Frases de Toni Morrison

Este suelo es malo para cierta clase de flores. No nutre ciertas simientes, no rinde determinados frutos, y cuando la tierra mata por propia voluntad, nosotros nos conformamos y decimos que la víctima no tenía derecho a vivir. Nos equivocamos, por supuesto, pero no importa. Ya es demasiado tarde. O al menos en el extrarradio de mi ciudad, entre los desechos urbanos y los girasoles, sí es demasiado, demasiado, demasiado tarde. Verano, Ojos azules

"Ojos azules" (1970) Frases de "Ojos azules" (1970) Frases de Víctima


El amor no es nunca mejor que el amante. La gente inicua ama inicuamente, los violentos aman violentamente, las personas débiles aman débilmente, las estúpidas aman estúpidamente, pero el amor de un hombre libre nunca es seguro. El ser amado nunca se ve recompensado. Sólo el amante posee su don de amor. El ser amado es arrancado de sus raíces, neutralizado, congelado en el brillo de la mirada que el amante tiene vuelta hacia su propio interior. Verano, Ojos azules

"Ojos azules" (1970) Frases de "Ojos azules" (1970) Frases de Amante


Una habitación de hotel es un lugar donde uno está mientras hace otra cosa. Por sí misma es marginal con respecto al esquema principal que uno se ha trazado. Una habitación de hotel es conveniente. Pero su conveniencia se limita al tiempo en que la necesitas mientras estás en una ciudad determinada y ocupado en determinado asunto; confías en que sea confortable, pero más bien preferirías que fuese, simplemente, anónima. No es, a fin de cuentas, el sitio donde uno vive. Primavera, Ojos azules

"Ojos azules" (1970) Frases de "Ojos azules" (1970) Frases de Habitación


Cualquier blanco podía apropiarse de toda tu persona si se le ocurría. No sólo hacerte trabajar, matarte o mutilarte, sino ensuciarte. Ensuciarte tanto como para que ni tú mismo pudieras volver a gustarte. Ensuciarte tanto como para que olvidaras quién eras y nunca pudieras recordarlo. Y aunque ella y otros lo habían soportado, no podía permitir que le ocurriera a los suyos. Lo mejor que tenía eran sus hijos. Los blancos podían ensuciarla a ella, pero no a lo mejor que tenía, lo más hermoso y mágico, la parte de ella que estaba limpia. Tres, Beloved

Frases de "Beloved" (1987) Frases de Hijos


Se metía en la cama con un hombre tan a menudo como podía. Era el único lugar donde podía encontrar lo que buscaba: sufrimiento y capacidad de sentir un profundo pesar. No siempre había sido consciente de que lo que anhelaba era la tristeza. Al principio, el acto del amor le parecía la creación de una forma especial de alegría. Creía que le gustaba la parte fuliginosa del acto sexual y su comedia; se reía mucho durante los rudos preliminares y rechazaba a los amantes que consideraban el sexo como algo sano o hermoso. La estética sexual la aburría. Aunque no creía que el acto sexual fuese feo (la fealdad también la aburría), le gustaba verlo como algo perverso. Pero, a medida que fueron multiplicándose sus experiencias, comprendió que no sólo no era perverso sino que tampoco tenía necesidad de invocar la idea de perversión para poder participar plenamente. 1939, Sula

Frases de "Sula" (1973) Frases de Perversión


Nosotros, en aquella colonia, nos apropiamos de las más espectaculares y las más obvias entre las características de nuestro patrono blanco, que eran, por supuesto, las peores. Aun conservando la identidad de nuestra raza, nos adherimos rápidamente a aquellas características cuyo soporte era más gratificante, y menos dificultoso su mantenimiento. En consecuencia, no éramos superiores pero sí presuntuosos, no éramos aristócratas pero sí teníamos conciencia de clase; creíamos que autoridad equivalía a crueldad con nuestros inferiores y que educación significaba ir a la escuela. Confundíamos la violencia con la pasión, la indolencia con el ocio, y asimilábamos la imprudencia a la libertad. Criábamos a nuestros hijos y cultivábamos nuestras propiedades; dejábamos que los hijos crecieran y las propiedades prosperasen. Nuestra virilidad la determinaban las adquisiciones; nuestra feminidad, las resignaciones. Primavera, Ojos azules

"Ojos azules" (1970) Frases de "Ojos azules" (1970) Frases de Identidad


Tiene un cierto regusto: en algún lugar, muy en su fondo, subyace la aversión. Ella la ha adivinado al acecho en los ojos de todas las personas blancas. Eso es. La aversión debe de ser hacia ella, hacia su negrura. Todo en ella es fluido y expectante. Salvo su negrura, que es pavorosamente estática. Y es la negrura lo que cuenta, lo que crea aquel vacío con regusto a aversión en los ojos de los blancos. Otoño, Ojos azules

"Ojos azules" (1970) Frases de "Ojos azules" (1970) Frases de Aversión


Era una niña, la vida no la había quemado aún, ¿Por qué no era feliz? La clara manifestación de su infelicidad era una acusación. Él habría querido partirle el cuello, pero tiernamente. La culpa y la impotencia se alzaron en un dúo bilioso. ¿Qué podía él hacer por ella? ¿Qué podía darle? ¿Qué podía decirle? ¿Qué podía un negro arruinado y consumido decirle a la espalda encorvada de su hija de once años? Primavera, Ojos azules

"Ojos azules" (1970) Frases de "Ojos azules" (1970) Frases de Infelicidad


La ternura fluía ascendente en su interior, y él se hincó de hinojos, prendida la mirada del pie de su hija. Avanzó a gatas hacia ella, levantó la mano y asió el pie cuando éste se movía hacia arriba. Pecola perdió el equilibrio y estuvo a punto de caer al suelo. Cholly levantó la otra mano hasta su cadera para que no se inclinara. Bajó la cabeza y mordisqueó la cara trasera de su pierna. Le tembló la boca al encontrar la firme dulzura de la carne. Cerró los ojos, dejando que los dedos se afanaran en su cintura. La rigidez de su cuerpo paralizado, el silencio de su garganta atontada eran mejores de lo que la risa fácil de Pauline había sido. La confusa mezcolanza entre los recuerdos que él tenía de Pauline y la comisión de un acto demente y prohibido le excitó, y un relámpago de deseo recorrió sus genitales dando magnitud a su pene y ablandando los labios de su ano. En torno a su apetito carnal parecía existir una frontera como de cortesía: quería joder, pero tiernamente. La ternura, sin embargo, no duraría. La estrechez de aquella vagina era mayor de lo que él podía soportar. Su alma pareció escurrirse vientre abajo y colarse en la angosta envoltura, y la gigantesca embestida con que él consumó su entrada provocó el único sonido que emitiría: una sorda succión de aire en el fondo de su garganta. Como la rápida pérdida de aire de un globo circense. Primavera, Ojos azules

"Ojos azules" (1970) Frases de "Ojos azules" (1970) Frases de Vagina


Y veinte años después yo me preguntaba todavía cómo se aprende semejante cosa. ¿Quién se la había inculcado? ¿Quién le había hecho creer que era mejor ser una monstruosidad que lo que era? ¿Quién la había mirado y la había encontrado tan deficiente, tan insignificante en la escala de la belleza? Epílogo, Ojos azules

"Ojos azules" (1970) Frases de "Ojos azules" (1970) Frases de Insignificante


Concentré mi atención en cómo algo tan grotesco como la demonización de toda una raza podía echar raíces dentro del miembro más delicado de la sociedad: una niña; El miembro más vulnerable: una criatura del sexo femenino. Epílogo, Ojos azules

"Ojos azules" (1970) Frases de "Ojos azules" (1970) Frases de Vulnerable


(...) Pero el desmembramiento de muñecas no era horror genuino. Lo genuinamente horrible era la transferencia de los mismos impulsos a las niñas blancas. La indiferencia con que las habría destrozado a hachazos cedía sólo ante mi deseo de hacerlo, de descubrir algo que eludía mi comprensión: el secreto de la magia que ellas ejercían sobre otras personas. Lo que hacía que la gente las mirase y dijera: "Oooh", y no lo dijese al mirarme a mí. La caída de ojos de las muñecas negras cuando se acercaban a ellas en la calle y la posesiva delicadeza de sus manos cuando las tocaban. Otoño, Ojos azules

"Ojos azules" (1970) Frases de "Ojos azules" (1970) Frases de Discriminación

Contexto histórico

Premio Nobel de Literatura

Influencia en las frases de Toni Morrison

Ocupación

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Estados Unidos

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Estados Unidos

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Estados Unidos

Profesores » Profesores siglo XX » Profesores de Estados Unidos

Toni Morrison


Frases de Toni Morrison: Escritora, dramaturga, novelista, profesora y activista a favor de los derechos civiles estadounidense, autora de "Ojos azules" (1970), "La canción de Salomón" (1977) y "Beloved" (1987), y ganadora del Premio Nobel de Literatura.

Nombres

RealChloe Anthony Wofford

Biografía Toni Morrison

(1993) Toni Morrison nació en el seno de una familia muy humilde, de madre Ramah Willis y padre George Wofford y fue bautizada como Chloe Anthony Wofford.

En 1949 ingresó en la Universidad de Howard (Washington D.

C.

), donde obtuvo una licenciatura en inglés en 1953 y continuó en la Universidad Cornell, donde obtuvo una maestría en Filología inglesa en 1955.

Entre 1955 y 1957 vivió en Houston (Texas), trabajando como profesora de inglés en la Texas Southern University (TSU) y tiempo después volvió a Washington D.

C.

El seudónimo literario por el que se la conoce nació con la unión del apodo familiar, Toni, y el apellido de marido, Harold Morrison, con el que estuvo casada desde 1958 hasta 1964 y tuvo dos hijos.

En 1964 se trasladó a Nueva York y comenzó a trabajar como editora literaria en la editorial Random House, y como profesora en la Universidad de Yale y en el Bard College.

En 1970 Toni Morrison publicó su primera novela, "Ojos azules" (The Bluest Eye), escrita mientras criaba a sus dos hijos y trabajaba como profesora en Howard.

En 1973 apareció "Sula", novela nominada para el Premio Nacional del Libro y "La canción de Salomón" (Song of Solomon) ganó el Premio del Círculo de Críticos Nacional del Libro.

En 1981 apareció "La isla de los caballeros" (Tar Baby), en la que la escritora profundiza en el tema de la identidad y del desarraigo a través de la historia mágica del amor entre dos jóvenes afroamericanos.

Obtuvo el premio Pulitzer en 1981 con la novela "Beloved", obra estremecedora que sintetiza varios siglos de dolor y desesperación del pueblo negro esclavo.

En 1993 recibió el Premio Nobel de Literatura, la Medalla Nacional de Humanidades en el año 2000 y la Medalla Presidencial de la Libertad en 2012.

Libros destacados

  • Ojos azules (1970)
  • La canción de Salomón (1977)
  • Beloved (1987)
  • Sula (1973)
  • La isla de los caballeros (1981)
  • Paraíso (1997)

Enlaces

Síguenos en