Frases de Stephen King - Página 7

Frases de Stephen King (página 7 de 10)

145. Finalmente, dio la vuelta a la página y tragó saliva con un chasquido en la garganta. "El resplandor" (1977)

Páginas


146. Venia persiguiéndolo, y de pronto le pareció que la escalera estaba muy lejos, que se alejaba un paso por cada paso que él, a la carrera, daba hacia ella. "El resplandor" (1977)

Escalera


147. Siempre seremos amigos, y si ahora te pongo un collar de perro siempre fingiremos no verlo por tácito acuerdo. "El resplandor" (1977)

Acuerdo


148. Lo único que te pido a cambio es el alma... "El resplandor" (1977)

Cambio


149. Tenso como las cuerdas de un piano, se quedó mirando la oscuridad. "El resplandor" (1977)

Piano


150. Este lugar inhumano hace monstruos humanos. Este lugar inhumano. "El resplandor" (1977)

Inhumano


151. Ahora, hasta le pareció ver forma de ojos entre el follaje. De ojos que lo miraban. "El resplandor" (1977)

Ojos


152. De un extraño te puedes apartar, pero de ti mismo no. "El resplandor" (1977)

Extraño


153. Por primera vez advirtió qué parecidas a ojos eran las ventanas: reflejaban la luz del sol mientras guardaba dentro su propia oscuridad. "El resplandor" (1977)

Ventana


154. Por favor sálvame y si no puedes salvarme por lo menos ven a jugar conmigo. "El resplandor" (1977)

Favor


155. El terror se apoderó de él cuando ella abrió los ojos. "El resplandor" (1977)

Terror


156. El viento aullaba y rugía. El faro perforaba la oscuridad. "El resplandor" (1977)

Faro


157. El aliento se le detuvo en la garganta, con un suspiro entrecortado. "El resplandor" (1977)

Suspiro


158. Ésa es tu misión en este mundo difícil, mantener vivo tu amor y salir adelante, no importa lo que pase. Rehacerse y seguir, nada más. "El resplandor" (1977)

Misión


159. El mundo no te quiere, pero tu mamá y yo sí te queremos. "El resplandor" (1977)

Mamá


160. Pero comprendió, vagamente, que aquel monstruo era real. Después de todo, lo estaba matando. "Eso" (1986)

Monstruo


161. Ya era bastante terrible que George hubiera muerto. Pero que él lo convirtiera en una especie de monstruo espeluznante, eso era todavía peor. "Eso" (1986)

Terrible


162. Era el Monstruo de la Laguna Negra. Tenía el hocico largo. Un fluido verde goteaba desde dos aberturas negras en sus mejillas, como bocas verticales. Sus ojos eran blancos y parecían de gelatina. "Eso" (1986)

Monstruo


163. Un segundo antes de que las manos callosas del monstruo, apestando a pescado, se cerraran alrededor de su cuello, tuvo una idea consoladora: "Esto es un sueño; no puede ser de otra manera. No hay ningún monstruo, no hay ninguna Laguna Negra... " "Eso" (1986)

Monstruo


164. Tal vez por eso Dios nos hizo niños para empezar cerca del suelo. "Eso" (1986)

Empezar


165. No, no eran reales. Los monstruos de la tele, los monstruos del cine, los monstruos de las historietas sólo eran reales cuando uno se iba a la cama y no podía dormir. "Eso" (1986)

Monstruo


166. Tal vez no existen los buenos y los malos amigos; tal vez sólo hay amigos, gente que nos apoya cuando sufrimos y que nos ayuda a no sentirnos tan solos. Tal vez siempre vale la pena sentir miedo por ellos, y esperanzas, y vivir por ellos. "Eso" (1986)

Buen amigo


167. No hay buenos amigos ni malos amigos, sólo personas con las que uno quiere estar, necesita estar; gente que ha construido su casa en nuestro corazón. "Eso" (1986)

Mejor amigo


168. El hogar es ese sitio donde, cuando tenemos que volver, están obligados a recibirnos. "Eso" (1986)

Hogar

Autores relacionados

Dean Koontz Joanne Kathleen Rowling Stanley Kubrick