Frases de Stephen Crane

En el desierto encontré a una criatura, desnuda, bestial, que, agachada en el suelo, sostenía entre las manos el corazón, y lo mordía. Le pregunté: "¿Está bueno, amigo?" "Está muy amargo", me respondió; "Pero me gusta Porque está amargo, Y porque es mi corazón".

Frases de Amargo


El panorama le dio seguridad. Era un campo dorado que poseía vida. Era la religión de la paz. Un campo que moriría, si sus tímidos ojos fueran obligados a contemplar la sangre. Imaginó a la naturaleza como una mujer que siente una honda aversión hacia la tragedia.

Frases de Aversión


Cuando un hombre llega a pensar que la naturaleza no lo considera importante y que, según ella, no sería una mutilación para el universo desprenderse de él, su primera intención es de arrojar ladrillos contra el templo, y aborrece profundamente el hecho de que no haya ni ladrillos ni templos.

Frases de Templo


Una de las peculiares desventajas que ofrece el mar está en el hecho de que, luego de haber logrado pasar una ola, se descubre que hay otra detrás, tan importante como la anterior y que posee la misma impaciencia nerviosa por hacer algo eficaz con relación a las embarcaciones a punto de naufragar.

Frases de Naufragar


El corresponsal se preguntaba sinceramente, en nombre del sano juicio, cómo era posible que hubiese gente que considerase divertido remar en un bote. No era una diversión; era un castigo diabólico, y hasta un genio en aberraciones mentales no podría inferir jamás que se tratase de otra cosa que de un horror para los músculos y un crimen contra la espalda.

Frases de Bote


La artillería resonaba por delante, por detrás y a ambos lados y destrozaba toda idea de dirección. Los mojones del camino habían desaparecido en la creciente oscuridad. El muchacho empezó a imaginar que había llegado al centro de la tremenda lucha y no podía ver la manera de salir de ella. De los labios de los hombres que huían surgían mil preguntas enloquecidas, pero nadie daba respuesta alguna.

Frases de Lucha


Resultaría difícil describir la sutil fraternidad humana que se había establecido allí sobre el mar. Nadie dijo que así fuera. Nadie la mencionó. Pero estaba presente en el bote, y cada uno de los hombres sentía que lo reconfortaba. Constituían, en su conjunto, un capitán, un engrasador, un cocinero y un corresponsal, y eran amigos, amigos hasta un punto más singularmente entrañable de lo que puede ser corriente.

Frases de Bote


Ninguno sabía qué color tenía el cielo. Sus ojos miraban horizontalmente y estaban fijos en las olas que se precipitaban hacia ellos. Éstas tenían un tinte de pizarra, excepto en la crestas que eran de un blanco espumoso, y cada uno de los hombres sabía que colores tenía el mar. El horizonte se estrechaba y se ampliaba, se sumergía y se elevaba, y en todo momento las olas, que parecían irrumpir en pico como peñascos, endentaban la línea del horizonte.

Frases de Horizonte


Ojalá tuviésemos una vela -comentó el capitán-. Podríamos probar con mi abrigo en la punta de un remo, y darles así a ustedes dos, muchachos, una oportunidad de descanso. De modo que el cocinero y el corresponsal sostuvieron el mástil y extendieron el abrigo bien abierto; el engrasador timoneaba; y la pequeña embarcación avanzó buen trecho con su nuevo aparejo. A veces, el engrasador tenía que espadillar bruscamente con el remo para evitar que alguna ola grande irrumpiese en el bote, pero, por lo demás, esta forma de navegar resultó un éxito.

Frases de Navegar

Influencias

Autores relacionados

Edith Wharton Harriet Beecher Stowe Herbert George Wells Herman Melville Joseph Conrad

Ocupación

Corresponsales de guerra » Corresponsales de guerra siglo XIX » Corresponsales de guerra de Estados Unidos

Escritores » Escritores siglo XIX » Escritores de Estados Unidos

Novelistas » Novelistas siglo XIX » Novelistas de Estados Unidos

Periodistas » Periodistas siglo XIX » Periodistas de Estados Unidos

Poetas » Poetas siglo XIX » Poetas de Estados Unidos

Stephen Crane

Frases de Stephen Crane

Escritor, novelista, poeta, periodista y corresponsal de guerra estadounidense dueño de obras notables, entre ellas "La Roja insignia del valor" (1895) y "El bote abierto" (1898).

Nombres

SeudónimoJohnston Smith

Biografía Stephen Crane

Stephen Crane nació en el seno de una familia religiosa, de padre reverendo Jonathan Crane Townley, ministro de la Iglesia Metodista y Mary Helen Peck, siendo el octavo hijo de matrimonio.

En 1876 la familia se trasladó a Port Jervis (Nueva York), donde realizó sus estudios primarios.

En 1880 fallece su padre y queda al cuidado de una de sus hermanas, cursando estudios en la "Pennington School", en el "Claverack College", en "Lafayette College" y en la Universidad de Siracusa.

En 1890 Stephen Crane se trasladó a Nueva York para trabajar como periodista por su cuenta como reportero de los barrios bajos, trabajo que junto a su pobreza le proporcionaría material para su primera novela, "Maggie, una chica de la calle" (1893).

En 1896 publicó "La Roja insignia del valor", un relato fuertemente lírico y realista sobre la guerra civil estadounidense, que sigue siendo reconocida internacionalmente como un estudio psicológico, certero y profundo de un soldado joven.

Tiempo después formó para de una expedición de Estados Unidos a Cuba, cuyo barco naufragó y estuvo cuatro días a la deriva, experiencia que plasmó luego en el libro de cuentos "El bote abierto" (1898).

En 1897 fue contratado como corresponsal de guerra para cubrir la Guerra de los Treinta Días (1897) y en la Guerra Hispano-Estadounidense (1898).

En 1898 se estableció en Inglaterra, donde afectado por la tuberculosos sufrió una hemorragia grave a principios de 1900 y tiempo después dos más que lo llevaron a la muerte.

Libros destacados

  • La Roja insignia del valor (1895)
  • El bote abierto (1898)
  • Maggie: una chica de la calle (1893)
  • Los jinetes negros (1895)
  • Servicio activo (1899)
  • Heridas en la lluvia (1900)

Enlaces

Síguenos en