Frases de Soren Kierkegaard - Página 4

01. Cualquier muchacha es una Ariadna para el laberinto de su amo: tiene en sus manos el hilo que puede conducirla, pero no sabe servirse de él. "Diario de un seductor" (1843)

+ Frases de Laberinto + Pensamientos de "Diario de un seductor"


02. No importa quien soy. En el olvido van desapareciendo lo finito y lo mortal, para quo sólo quede lo eterno: la fuerza del amor, el deseo infinito y la beatitud. "Diario de un seductor" (1843)

+ Frases de Eterno + Pensamientos de "Diario de un seductor"


03. Mi nostalgia es una perpetua impaciencia. "Diario de un seductor" (1843)

+ Frases de Impaciencia + Pensamientos de "Diario de un seductor"


04. Cuando se apacigua mi impaciencia y recupero la calma, casi me parece que sentimientos y recuerdos sólo me interesan delante de una imagen, su imagen. "Diario de un seductor" (1843)

+ Frases de Calma + Pensamientos de "Diario de un seductor"


05. Lo que más falta hace cuando se sufre un descarriamiento, es siempre aquello en lo que menos se piensa y esto es evidente, pues, pensar en eso, sería volverse a encontrar. "La enfermedad mortal" (1849)

+ Frases de Falta + Pensamientos de "La enfermedad mortal"


06. El hombre es una síntesis de infinito y finito, de temporal y eterno, de libertad y necesidad, en resumen, una síntesis. "La enfermedad mortal" (1849)

+ Frases de Temporal + Pensamientos de "La enfermedad mortal"


07. El hombre es espíritu. ¿Pero qué es el espíritu? Es el yo. Pero entonces, ¿Qué es el yo? El yo es una relación que se refiere a sí misma o, dicho de otro modo, es en la relación, la orientación interna de esa relación; el yo no es la relación, sino el retorno a sí misma de la relación. "La enfermedad mortal" (1849)

+ Frases de Yo + Pensamientos de "La enfermedad mortal"


08. Quien desespera quiere, en su desesperación, ser él mismo. "La enfermedad mortal" (1849)

+ Frases de Desesperación + Pensamientos de "La enfermedad mortal"


09. La personalidad es una síntesis de posible y de necesidad. "La enfermedad mortal" (1849)

+ Frases de Personalidad + Pensamientos de "La enfermedad mortal"


10. Morir quiere decir que todo ha terminado. "La enfermedad mortal" (1849)

+ Frases de Morir + Pensamientos de "La enfermedad mortal"


11. El común de la gente comete un gran error viendo la excepción en la desesperación, pues, por el contrario, es la regla. "La enfermedad mortal" (1849)

+ Frases de Excepción + Pensamientos de "La enfermedad mortal"


12. En lo posible, el creyente retiene el eterno y seguro antídoto de la desesperación, pues Dios lo puede todo en cualquier instante. Es ésta la salvación de la fe, que resuelve las contradicciones. "La enfermedad mortal" (1849)

+ Frases de Creyente + Pensamientos de "La enfermedad mortal"

Influencias

Autores relacionados

Friedrich Nietzsche Jean Paul Sartre Martin Heidegger

Soren Kierkegaard


Teólogo y filósofo danés, autor de "O lo uno o lo otro" (1843), "Temor y temblor" (1843), "Diario de un seductor" (1843), "El concepto de la angustia" (1844) y "La enfermedad mortal" (1849).

Sobre Soren Kierkegaard

Soren Kierkegaard nació en el seno de una familia de buena posición económica, de madre benévola y padre comerciante y estricto luterano, cuya tenebrosa piedad, dominada por un sentimiento de culpa, y fantasías morbosas influyeron y obsesionaron a su hijo.

En 1838, antes de fallecer, el padre le pidió como última voluntad que fuera pastor, por lo que Soren Kierkegaard asistió a la "Escuela de virtud cívica", sobresaliendo en latín e historia y luego continuó estudiando teología en la Universidad de Copenhague, donde se inclina por la filosofía y la literatura.

En 1840 se comprometió con Regine Olson, pero a causa de su naturaleza melancólica y de su vocación filosófica no puedo mantener el vínculo, rompiendo el compromiso un año después.

A mediados de 1941, Soren Kierkegaard se traslada a Berlín (Alemania) para asistir a las lecciones de Shelling, donde comienza su carrera como escritor, logrando el período de producción más prolífico que ningún escritor danés haya podido mostrar en vida.

De vuelta en Copenhague se entera de que Regina Olson es la prometida de otro hombre, hecho que movilizó mucho a Soren Kierkegaard que seguía estando enamorado de ella, aunque Olsen quedó para siempre resentida con él por la ruptura incomprensible.

Entre 1846 y 1853, sus estudios se centraron en la hipocresía de la Iglesia y la religión que ejercía en la práctica su sociedad, para terminar atacando a la Iglesia en su sus últimos años de vida (1854-1855).

La mayor parte de la obra de Soren Kierkegaard trata de cuestiones religiosas como la naturaleza de la fe, la institución de la iglesia cristiana, las emociones y sentimientos que experimentan los individuos al enfrentarse a las elecciones que plantea la vida y la ética cristiana, haciendo un puente entre la filosofía Hegeliana y lo que vino a ser el existencialismo.

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Ocupación

Filósofos » Filósofos siglo XIX » Filósofos de Dinamarca

Síguenos