Frases de Simone Weil

Si se desea solamente el bien, se está en oposición a la ley que une al bien real con el mal del mismo modo que al objeto iluminado con la sombra; y, estando en oposición a la ley universal del mundo, es inevitable que se caiga en la desgracia.

Frases de Oposición


Nada poseemos en el mundo –porque el azar puede quitárnoslo todo–, salvo el poder de decir yo. Eso es lo que hay que entregar a Dios, o sea destruir. No hay en absoluto ningún otro acto libre que nos esté permitido, salvo el de la destrucción del yo.

Frases de Destrucción


La belleza de un paisaje en el momento cuando nadie lo ve, absolutamente nadie...Ver un paisaje tal cual es cuando no estoy en él. Cuando estoy en algún lugar, enturbio el silencio del cielo y de la tierra con mi respiración y el latir de mi corazón.

Frases de Paisaje


Nada en el mundo puede quitarnos el poder de decir yo. Nada, salvo la desgracia extrema. Nada hay peor que la extrema desgracia que desde fuera destruye el yo, puesto que luego resulta ya imposible destruírselo uno mismo. ¿Qué les ocurre a aquéllos cuyo yo ha sido destruido desde fuera por la desgracia?

Frases de Desgracia


Lo que cuenta en una vida humana no son los sucesos que la dominan a través de los años -o incluso de los meses- o incluso de los días. Es el modo en que se encadena cada minuto con el siguiente, y lo que le cuesta a cada cual en su cuerpo, en su corazón, en su alma -y por encima de todo, en el ejercicio de su facultad de atención- para efectuar minuto por minuto este encadenamiento.

Frases de Minuto


Tratar, no de interpretar sino de mirar hasta que la luz se haga. En la percepción sensible, cuando uno no está seguro de lo que ve, se mueve de lugar sin dejar de seguir mirando. Con el tiempo va uno cambiando y si, a través de las modificaciones, se mantiene la mirada orientada hacia lo mismo, a fin de cuentas la ilusión se disipa y lo real aparece. La condición es que la atención sea una mirada y no un apego.

Frases de Percepción


Los valores auténticos y puros de lo verdadero, lo bello y lo bueno en la actividad de un ser humano se originan a partir de un único y mismo acto, por una determinada aplicación de la plenitud de la atención al objeto. La enseñanza no debería tener otro fin que el de hacer posible la existencia de un acto como ése mediante el ejercicio de la atención. Todos los demás beneficios de la instrucción carecen de interés.

Frases de Enseñanza


La verdad no es un objeto de amor. Lo que se ama es algo que existe, que se piensa, y que por tal motivo puede ser ocasión de verdad o de error. Una verdad es siempre la verdad de algo. La verdad es la luz de la realidad. El objeto del amor no es la verdad, sino la realidad. Desear un contacto con una realidad es amarla. No se desea la verdad sino para amar en la verdad. Se desea conocer la verdad de aquello que se ama. En lugar de hablar de "amor a la verdad" es preferible hablar de un espíritu de verdad en el amor.

Frases de Contacto


El trabajo físico constituye un contacto específico con la belleza del mundo e, incluso, en sus mejores momentos, un contacto de tal plenitud que ningún equivalente puede hallarse en otro lugar. El artista, el científico, el pensador, el contemplativo deben, para poder realmente admirar el universo, penetrar esta película de irrealidad que lo cubre y que hace de él, para casi todos los hombres, en casi todos los momentos de la vida, un sueño o una decoración teatral. Deben, pero casi nunca pueden. Aquél cuyos miembros se encuentran quebrados por el esfuerzo de una jornada de trabajo -es decir, una jornada durante la cual se ha visto sometido a la materia- lleva en su carne, como una espina, la realidad del universo. La dificultad para él consiste en mirar y en amar; si lo logra, ama lo real.

Frases de Admirar

Contexto histórico

Comunismo Existencialismo Pacifismo Segunda Guerra Mundial

Influencia en las frases de Simone Weil

Autores relacionados

Albert Camus Simone De Beauvoir

Ocupación

Filósofos » Filósofos siglo XX » Filósofos de Francia

Profesores » Profesores siglo XX » Profesores de Francia

Revolucionarios » Revolucionarios siglo XX » Revolucionarios de Francia

Simone Weil

Frases de Simone Weil

Frases de Simone Weil: Filósofa, profesora, mística, activista social y revolucionaria francesa de gran influencia en el pensamiento social europeo.

Biografía Simone Weil

Simone Weil nace en el seno de una familia hebrea intelectual y laica, de padre médico de renombre y madre abocada a la crianza de sus hijos.

Tras finalizar sus estudios iniciales, ingresó en la Escuela Normal Superior de París para estudiar filosofía y literatura clásica, graduándose en 1931 con 22 años de edad.

Comienza su carrera docente en diversos liceos, pero comienza a ser transferida por cuestiones políticas y de metodología docente hasta 1934, cuando decide marcharse a Francia.

Estando en París, Simone Weil trabaja como operaria de Renault entre 1934 y 1935 y tiempo después se traslada a Marsella (Francia), donde trabaja como obrera agrícola.

Desde 1932 participa en el Círculo comunista democrático de Boris Souvarine, forma parte de la huelga general de 1936 y trabaja como periodista voluntaria en Barcelona, donde escribe en contra de Francisco Franco.

En 1940 Simone Weil debe huir de París y refugiarse en Marsella por la persecución nazi en plena Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y tiempo después se traslada a Estados Unidos para reunirse con sus familiares.

A finales de 1942 se traslada a Inglaterra para incorporarse a la resistencia pero sólo consigue trabajar como redactora en los servicios de Francia Libre, liderada por el General Charles de Gaulle.

Enferma de tuberculosis, Simone Weil se deja morir en el sanatorio de Ashford (condado de Kent, Inglaterra) en 1943, siendo sus obras publicadas en forma póstuma por sus amigos.

Libros destacados

  • Reflexiones sobre las causas de la libertad y de la opresión social (1934)
  • La gravedad y la gracia (1947)
  • Echar raíces (1949)
  • Notas sobre la supresión general de los partidos políticos (1940)
  • A la espera de Dios (1950)
  • La fuente griega (1952)

Enlaces

Síguenos en