Frases de Simone Weil

La gruesa bestia tiene como fin la existencia. "Yo soy el que soy". Ella también lo dice. Le basta con existir, pero no puede concebir ni admitir que otra cosa exista. Siempre es totalitaria.

Frases de Bestia


En todo aquello que nos provoca una auténtica y pura sensación de lo bello existe realmente presencia de Dios. Hay como una especie de encarnación de Dios en el mundo, cuya marca es la belleza.

Frases de Presencia


Una sociedad bien hecha sería aquélla en la cual el Estado ejercería tan solo una acción negativa, del orden del timonel: una ligera presión del movimiento oportuno para compensar un comienzo de desequilibrio.

Frases de Estado


Dado que el pensamiento colectivo no puede existir como tal pensamiento, pasa a las cosas (signos, máquinas... ). De ahí la paradoja: es la cosa la que piensa y el hombre quien queda reducido al estado de cosa.

Frases de Existir


Dos prisioneros, en celdas vecinas, se comunican por medio de golpes contra el muro. El muro es lo que los separa, pero también lo que les permite comunicarse. Así nosotros con Dios. Toda separación es un nexo.

Frases de Muro


El espejismo constante de la Revolución consiste en creer que si a las víctimas de la fuerza, que son inocentes de las violencias que se producen, se les pone en las manos esa misma fuerza, la utilizarán justamente.

Frases de Revolución


Puesto que no se puede esperar de un hombre que no posee la gracia que sea justo, es preciso que la sociedad esté organizada de tal manera que las injusticias se vayan corrigiendo unas a otras en una perpetua oscilación.

Frases de Justo


El capitalismo ha consumado la liberación de la colectividad humana en relación con la naturaleza. Pero esa misma colectividad ha heredado inmediatamente frente al individuo la función opresiva que antes ejercía la naturaleza.

Frases de Colectividad


La Providencia divina no es un desarreglo, una anomalía en el orden del mundo. Es el orden del mundo en sí. O, más bien, es el principio ordenador de este universo, extendido a través de toda una red subterránea de relaciones.

Frases de Providencia


Lo enormemente doloroso del trabajo manual es que se está obligado a esforzarse durante largas horas simplemente para existir. El esclavo es aquél al que no se le propone bien alguno cómo objeto de sus fatigas, sino la mera existencia.

Frases de Existir


Dios y la creación son uno, Dios y la creación están infinitamente distantes; esta contradicción fundamental se refleja en la contradicción que existe entre lo que es necesario y el bien. Sentir la distancia, esta separación, es crucifixión.

Frases de Contradicción


Toda obra de arte tiene un autor, pero cuando es perfecta, sin embargo, tiene algo de anónima. Imita el anonimato del arte divino. La belleza del mundo, por ejemplo, es muestra de un Dios a la vez personal e impersonal, y ni lo uno ni lo otro.

Frases de Impersonal

Influencias

Autores relacionados

Albert Camus Simone De Beauvoir

Ocupación

Filósofos » Filósofos siglo XX » Filósofos de Francia

Profesores » Profesores siglo XX » Profesores de Francia

Revolucionarios » Revolucionarios siglo XX » Revolucionarios de Francia

Simone Weil

Frases de Simone Weil

Filósofa, profesora, mística, activista social y revolucionaria francesa de gran influencia en el pensamiento social europeo.

Biografía Simone Weil

Simone Weil nace en el seno de una familia hebrea intelectual y laica, de padre médico de renombre y madre abocada a la crianza de sus hijos.

Tras finalizar sus estudios iniciales, ingresó en la Escuela Normal Superior de París para estudiar filosofía y literatura clásica, graduándose en 1931 con 22 años de edad.

Comienza su carrera docente en diversos liceos, pero comienza a ser transferida por cuestiones políticas y de metodología docente hasta 1934, cuando decide marcharse a Francia.

Estando en París, Simone Weil trabaja como operaria de Renault entre 1934 y 1935 y tiempo después se traslada a Marsella (Francia), donde trabaja como obrera agrícola.

Desde 1932 participa en el Círculo comunista democrático de Boris Souvarine, forma parte de la huelga general de 1936 y trabaja como periodista voluntaria en Barcelona, donde escribe en contra de Francisco Franco.

En 1940 Simone Weil debe huir de París y refugiarse en Marsella por la persecución nazi en plena Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y tiempo después se traslada a Estados Unidos para reunirse con sus familiares.

A finales de 1942 se traslada a Inglaterra para incorporarse a la resistencia pero sólo consigue trabajar como redactora en los servicios de Francia Libre, liderada por el General Charles de Gaulle.

Enferma de tuberculosis, Simone Weil se deja morir en el sanatorio de Ashford (condado de Kent, Inglaterra) en 1943, siendo sus obras publicadas en forma póstuma por sus amigos.

Libros destacados

  • Reflexiones sobre las causas de la libertad y de la opresión social (1934)
  • La gravedad y la gracia (1947)
  • Echar raíces (1949)
  • Notas sobre la supresión general de los partidos políticos (1940)
  • A la espera de Dios (1950)
  • La fuente griega (1952)

Enlaces

Síguenos en