Frases de Simone Weil - Página 3

01. Amar a un extraño como a sí mismo entraña como contrapartida: amarse a sí mismo como a un extraño.

+ Frases de Extraño


02. Es preciso desarraigarse. Talar el árbol y hacer con él una cruz para luego llevarla todos los días.

+ Frases de Preciso


03. Al sucumbir bajo el peso de la cantidad, al espíritu no le queda otro criterio que el de la eficacia.

+ Frases de Criterio


04. Esa vulnerabilidad de las cosas valiosas es hermosa porque la vulnerabilidad es una marca de existencia.

+ Frases de Hermosa


05. Al igual que el poder, el dinero es puro medio. Tiene por único valor la posibilidad de procurarse cosas.

+ Frases de Dinero


06. Lo que en el criminal no es sensible, es el crimen. Lo que en el inocente no es sensible, es la inocencia.

+ Frases de Inocencia


07. El infierno es superficial. El infierno es una nada que tiene la pretensión y produce la ilusión de que existe.

+ Frases de Infierno


08. La desgracia extrema que acomete a los seres humanos no crea la miseria humana; simplemente la pone de manifiesto.

+ Frases de Miseria


09. Cuando una contradicción es imposible de resolver salvo por una mentira, entonces sabemos que se trata de una puerta.

+ Frases de Puerta


10. ¿Por qué he de preocuparme? No es asunto mío pensar en mí. Asunto mío es pensar en Dios. Es cosa de Dios pensar en mí.

+ Frases de Pensar en ti


11. La verdad se produce al contacto de dos proposiciones, ninguna de las cuales es cierta; la relación entre ambas es cierta.

+ Frases de Relación


12. Algunos crímenes que nos han hecho malditos hemos debido cometer para que ahora hayamos perdido toda la poesía del universo.

+ Frases de Hecho

Influencias

Autores relacionados

Albert Camus Simone De Beauvoir

Simone Weil

Simone Weil

Filósofa, profesora, mística, activista social y revolucionaria francesa de gran influencia en el pensamiento social europeo.

Sobre Simone Weil

Simone Weil nace en el seno de una familia hebrea intelectual y laica, de padre médico de renombre y madre abocada a la crianza de sus hijos.

Tras finalizar sus estudios iniciales, ingresó en la Escuela Normal Superior de París para estudiar filosofía y literatura clásica, graduándose en 1931 con 22 años de edad.

Comienza su carrera docente en diversos liceos, pero comienza a ser transferida por cuestiones políticas y de metodología docente hasta 1934, cuando decide marcharse a Francia.

Estando en París, Simone Weil trabaja como operaria de Renault entre 1934 y 1935 y tiempo después se traslada a Marsella (Francia), donde trabaja como obrera agrícola.

Desde 1932 participa en el Círculo comunista democrático de Boris Souvarine, forma parte de la huelga general de 1936 y trabaja como periodista voluntaria en Barcelona, donde escribe en contra de Francisco Franco.

En 1940 Simone Weil debe huir de París y refugiarse en Marsella por la persecución nazi en plena Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y tiempo después se traslada a Estados Unidos para reunirse con sus familiares.

A finales de 1942 se traslada a Inglaterra para incorporarse a la resistencia pero sólo consigue trabajar como redactora en los servicios de Francia Libre, liderada por el General Charles de Gaulle.

Enferma de tuberculosis, Simone Weil se deja morir en el sanatorio de Ashford (condado de Kent, Inglaterra) en 1943, siendo sus obras publicadas en forma póstuma por sus amigos.

Enlaces

Ocupación

Filósofos » Filósofos siglo XX » Filósofos de Francia

Profesores » Profesores siglo XX » Profesores de Francia

Revolucionarios » Revolucionarios siglo XX » Revolucionarios de Francia

Síguenos