Frases de Simone Weil - Página 2

01. La belleza seduce a la carne con el fin de obtener permiso para pasar al alma.

+ Frases de Carne


02. Ser inocente es soportar el peso del universo entero. Es arrojar el contrapeso.

+ Frases de Inocente


03. Todo crimen es una transferencia del mal de aquél que actúa sobre aquél que padece.

+ Frases de Crimen


04. No tratar de no sufrir ni de sufrir menos, sino de no alterarse por el sufrimiento.

+ Frases de Sufrimiento


05. Si en este mundo no hubiera desgracia, podríamos pensar que estábamos en el paraíso.

+ Frases de Paraíso


06. La relación pertenece al espíritu solitario. Ninguna muchedumbre concibe la relación.

+ Frases de Muchedumbre


07. De todos los seres humanos, sólo reconocemos la existencia de aquéllos a los que amamos.

+ Frases de Existencia


08. El pecado contra el Espíritu consiste en conocer algo como bueno y odiarlo en cuanto bueno.

+ Frases de Pecado


09. La obediencia a un hombre cuya autoridad no está alumbrada con legitimidad es una pesadilla.

+ Frases de Obediencia


10. Cuando se ha pecado por injusticia, no basta sufrir justamente, hay que sufrir la injusticia.

+ Frases de Injusticia


11. Para que tu mano derecha ignore lo que hace la izquierda, habrá que esconderla de la conciencia.

+ Frases de Conciencia


12. Dinero, maquinización, álgebra. Los tres monstruos de la civilización actual. Analogía perfecta.

+ Frases de Civilización

Influencias

Autores relacionados

Albert Camus Simone De Beauvoir

Simone Weil

Simone Weil

Filósofa, profesora, mística, activista social y revolucionaria francesa de gran influencia en el pensamiento social europeo.

Sobre Simone Weil

Simone Weil nace en el seno de una familia hebrea intelectual y laica, de padre médico de renombre y madre abocada a la crianza de sus hijos.

Tras finalizar sus estudios iniciales, ingresó en la Escuela Normal Superior de París para estudiar filosofía y literatura clásica, graduándose en 1931 con 22 años de edad.

Comienza su carrera docente en diversos liceos, pero comienza a ser transferida por cuestiones políticas y de metodología docente hasta 1934, cuando decide marcharse a Francia.

Estando en París, Simone Weil trabaja como operaria de Renault entre 1934 y 1935 y tiempo después se traslada a Marsella (Francia), donde trabaja como obrera agrícola.

Desde 1932 participa en el Círculo comunista democrático de Boris Souvarine, forma parte de la huelga general de 1936 y trabaja como periodista voluntaria en Barcelona, donde escribe en contra de Francisco Franco.

En 1940 Simone Weil debe huir de París y refugiarse en Marsella por la persecución nazi en plena Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y tiempo después se traslada a Estados Unidos para reunirse con sus familiares.

A finales de 1942 se traslada a Inglaterra para incorporarse a la resistencia pero sólo consigue trabajar como redactora en los servicios de Francia Libre, liderada por el General Charles de Gaulle.

Enferma de tuberculosis, Simone Weil se deja morir en el sanatorio de Ashford (condado de Kent, Inglaterra) en 1943, siendo sus obras publicadas en forma póstuma por sus amigos.

Enlaces

Ocupación

Filósofos » Filósofos siglo XX » Filósofos de Francia

Profesores » Profesores siglo XX » Profesores de Francia

Revolucionarios » Revolucionarios siglo XX » Revolucionarios de Francia

Síguenos