Frases de Shusaku Endo

(...) Supongo que en alguna parte del corazón de los hombres está el anhelo de que alguien nos acompañe durante toda nuestra vida, aunque sólo sea un perro sarnoso. Ese hombre se convirtió en un perro por el bien de la humanidad. El samurái repitió esas palabras como si hablara consigo mismo. El samurái

Frases de "El samurái" (1980) Frases de Samurái


El samurái no podía comprender por qué estaba tan obsesionado con ese hombre flaco que tenía ambos brazos clavados en una cruz. Si verdaderamente todo era una formalidad, no era necesario repetir una y otra vez las mismas palabras. No había ninguna razón para que tan amargas emociones brotaran en su interior. El samurái

Frases de "El samurái" (1980) Frases de Cruz


El mar hoy parecía oscuro y amenazador. Desde Fukuoka subían remolinos de polvo marrón que parecían manchar las nubes, que eran de color de algodón viejo, e incluso al pálido sol. Ganar la guerra o perderla. A Suguro le daba igual. El simple esfuerzo de pensar en estas cosas le oprimía como una losa de piedra. El mar y el veneno

Frases de "El mar y el veneno" (1958) Frases de Olas


No puedo entender la clara distinción que estos europeos hacen entre el bien y el mal. Les cuesta ver que también las cosas buenas pueden estar ocultas bajo el mal. Esa es la auténtica razón de que Dios pueda servirse de su magia. Se sirvió incluso de mis pecados y me puso en el camino de la salvación. El samurái

Frases de "El samurái" (1980) Frases de Salvación


¡Oh, venga ya! Matar a una paciente no es algo tan terrible. Desde luego, no es algo nuevo en el mundo de la medicina. ¡Así es como se progresa! Ahora mismo en la ciudad está muriendo un montón de gente en los bombardeos y a nadie le importa. Mejor matar una anciana aquí, en el hospital, a que muere en un bombardeo. ¡Al menos así su muerte valdrá para algo, chico! El mar y el veneno

Frases de "El mar y el veneno" (1958) Frases de Hospital


Durante mucho tiempo estos campesinos han estado trabajando como verdaderos animales y como animales han ido muriendo. Que nuestra religión se fuera extendiendo entre ellos como agua que todo lo penetra, se debe a esto y sólo a esto: estos hombres han experimentado por primera vez en su vida el calor del corazón humano. Han encontrado a alguien que los trate como a seres humanos. La bondad de los padres les ha tocado el corazón. Silencio

Frases de "Silencio" (1966) Frases de Campesino


"¿Qué diferencia hay entre la misericordia de Buda y la misericordia de Deus? La criatura nada puede contra su propia debilidad y se abandona a la misericordia de Buda. En ese abandono está la salvación. Eso es lo que en este país predica". Y entonces el padre me contestó con toda la claridad: "Pues sí, la salvación no se gana con sólo abandonarse a Dios; el creyente además tiene que ser fuerte de espíritu". Silencio

Frases de "Silencio" (1966) Frases de Misericordia


Lo más importante es escribir sobre la humanidad. -Su voz recitó las palabras como si se tratara de un diálogo aprendido de memoria-. Éste es el primer propósito de un escritor. Sondear en los límites más extremos de la humanidad: éste es, en mi opinión, su deber último. Ese objetivo y ese deber no cambian, se trate de un escritor izquierdista o de un cristiano ineficaz como yo. Al menos, jamás he tratado de idealizar la humanidad de mis personajes por acomodarlos a mi religión. Me he asomado a cosas horribles en toda su fealdad... Escándalo

Frases de "Escándalo" (1986) Frases de Diálogo

Influencias

Autores relacionados

Luigi Pirandello Yasunari Kawabata

Shusaku Endo


Escritor, novelista, dramaturgo, ensayista y crítico literario japonés, autor de "La gente blanca" (1955), "El mar y el veneno" (1958), "Silencio" (1966), "Escándalo" (1986), "El samurái" (1980) y "Río profundo" (1993).

Biografía Shusaku Endo

Shusaku Endo nace en Toshima (Tokio), pero su infancia transcurre en Manchuria (China), donde la familia se traslada luego de su nacimiento.

En 1933 los padres se divorcian y regresa a Japón con la madre, instalándose en Kobe (prefectura de Hyogo).

En 1943 Shusaku Endo ingresa a la universidad de Keio (Minato-ku, Tokio) para estudiar letras, terminando sus estudios en 1948.

Entre 1950 y 1953 vive en Francia, donde estudia Literatura Francesa en la Universidad de Lyon (Université de Lyon).

En 1958 Shusaku Endo publica "El mar y el veneno", considerada su primera gran obra, y tiempo después "Silencio" (1966), su obra maestra.

Entre los numerosos premios que recibe, destacan el "Premio Akutagawa" (1955) y el "Premio Manichi" (1958).

La particularidad que posee Shusaku Endo es la de ser japonés y católico, siendo la población cristiana en Japón menor al 1%.

Libros destacados

  • Silencio (1966)
  • Escándalo (1986)
  • Río profundo (1993)
  • La gente blanca (1955)
  • El mar y el veneno (1958)
  • El samurái (1980)

Libros de Shusaku Endo »

Enlaces

Ocupación

Críticos literarios » Críticos literarios siglo XX » Críticos literarios de Japón

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Japón

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Japón

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Japón

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Japón

Síguenos en