Frases de Sándor Márai

(...) Esa peculiar correspondencia de las vocaciones, de las simpatías, de los gustos, de los aprendizajes, de las emociones ata a dos personas y les asigna un mismo destino. El último encuentro

Frases de "El último encuentro" (1942) Frases de Almas gemelas


A veces pienso que sólo existen dos grupos en el mundo, con todas las variantes de su peculiaridad: las diferencias de clase social, de ideología, de grados de poder, todo se resume en esta peculiaridad. El último encuentro

Frases de "El último encuentro" (1942) Frases de Ideología


Para una pasión, es completamente indiferente lo que reciba de la otra persona: quiere mostrarse por completo, quiere hacer valer su voluntad, incluso aunque no reciba a cambio más que sentimientos tiernos, buenos modales, amistad y paciencia. Todas las grandes pasiones son desesperadas: no tienen ninguna esperanza, porque en ese caso no serían pasiones, sino acuerdos, negocios razonables, comercio de insignificancias. El último encuentro

Frases de "El último encuentro" (1942) Frases de Apasionado


¿Qué valor tiene una amistad si sólo amamos en la otra persona sus virtudes, su fidelidad, su firmeza? ¿Qué valor tiene cualquier amor que busca una recompensa? ¿No sería obligatorio aceptar al amigo desleal de la misma manera que aceptamos al abnegado y fiel? ¿No sería justamente la abnegación la verdadera esencia de cada relación humana, una abnegación que no pretende nada, que no espera nada del otro? El último encuentro

Frases de "El último encuentro" (1942) Frases de Fidelidad


Envejecemos así, por partes. Más tarde, de repente, empieza a envejecer el alma: porque por muy viejo y decrépito que sea ya tu cuerpo, tu alma sigue rebosante de deseos y de recuerdos, busca y se exalta, desea el placer. Cuando se acaba el deseo de placer, ya sólo quedan los recuerdos, las vanidades, y entonces sí que envejece uno, fatal y definitivamente. Un día te despiertas y te frotas los ojos, y ya no sabes para qué te has despertado. El último encuentro

Frases de "El último encuentro" (1942) Frases de Envejecer


¿Crees tú también que el sentido de la vida no es otro que la pasión, que un día colma nuestro corazón, nuestra alma y nuestro cuerpo, y que después arde para siempre, hasta la muerte, pase lo que pase? ¿Y que si hemos vivido esa pasión, quizás no hayamos vivido en vano? El último encuentro

Frases de "El último encuentro" (1942) Frases de Sentido de la vida


Tenemos que conformarnos con lo que somos, y ser conscientes de que a cambio de esta sabiduría no recibiremos ningún galardón de la vida: no nos pondrán ninguna condecoración por saber y aceptar que somos vanidosos, egoístas, calvos y tripudos; no, hemos de saber que por nada de eso recibiremos galardones ni condecoraciones. Tenemos que soportarlo, éste es el único secreto. El último encuentro

Frases de "El último encuentro" (1942) Frases de Vanidosos


Quien busca justicia con demasiado empeño y dedicación, en realidad no busca justicia sino venganza. ¡Tierra, tierra!

Frases de Venganza


Una Europa económicamente unida, sin conciencia de su misión, no puede convertirse en una potencia mundial como lo fue durante siglos, cuando sí creía en sí misma y en su tarea. ¡Tierra, tierra!

Frases de Europa


Cuando una cultura entra en decadencia, la civilización, es decir, el principio de utilidad, genera cierto sentimiento de pánico en el alma humana, y entonces empieza la preocupación por medir el tiempo con una exactitud extrema. ¡Tierra, tierra!

Frases de Decadencia


El solitario se vuelve más insociable, aunque también se hace más fuerte. La soledad es un destino...Pero es capaz de descubrir fuentes de energía que no salen a la luz en los tiempos de autoengaño del optimismo o en las épocas de falsas esperanzas. ¡Tierra, tierra!

Frases de Autoengaño

Influencia en las frases de Sándor Márai

Autores relacionados

Imre Kertész Stefan Zweig

Ocupación

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Hungría

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Hungría

Sándor Márai

Frases de Sándor Márai

Frases de Sándor Márai: Escritor, novelista, poeta, periodista y dramaturgo húngaro, autor de "Divorcio en Buda" (1935), "La herencia de Eszter" (1939) y "El último encuentro" (1942).

Nombres

RealGrosschmid Sándor Károly Henrik

Biografía Sándor Márai

Descendiente de una familia de origen sajón, la infancia y adolescencia de Sándor Márai fueron algo conflictivas, con numerosas fugas de su casa hasta ser ingresado en un internado religioso.

Una vez alcanzada la mayoría de edad, se asienta en Leipzig (Alemania) para estudiar periodismo, carrera que abandona tiempo después.

Tras un largo viaje por Europa, en 1928 se instala en Budapest (Hungría) y comienza una etapa muy prolífica, donde publica entre otras obras "Divorcio en Buda" (1935), "La herencia de Eszter" (1939) y "El último encuentro" (1942).

Si bien estuvo a favor de los Acuerdos de Viena, donde la Alemania nazi obligó a Checoslovaquia y a Rumanía a devolver a Hungría, Sándor Márai escribió contundentes artículos en contra del nazismo, donde dejaba ver su posición profundamente antifascista.

En 1945 fue designado miembro de la Academia Húngara de Ciencias, pero tras la ocupación soviética de Hungría y el establecimiento del régimen comunista, fue tildado de "burgués", hostigado y censurado, por lo que abandonó definitivamente su país en 1948.

Tras una breve estancia en Suiza e Italia, emigró a Estados Unidos en 1952, donde en 1989 se quita la vida con un arma de fuego que había comprado con ese fin.

Libros destacados

  • Divorcio en Buda (1935)
  • La herencia de Eszter (1939)
  • El último encuentro (1942)
  • La hermana (1946)
  • ¡Tierra, tierra! (1972)
  • Diarios 1984-1989 (1997)

Libros de Sándor Márai »

Enlaces

Síguenos en