Frases de Sándor Márai

(...) He amado Kaschau y los poemas, las mujeres, el vino y el honor, también la razón, cuando habla al corazón... No amo, por lo demás, ninguna otra cosa. Nadie conoce el resto. Ni ruegos ni súplicas, no os compadezcáis de mí.

Frases de Honor


Cuando evoco mi niñez me siento incapaz de decir que fue "buena" o "mala". Pero sé que no estaría dispuesto jamás y a ningún precio a volver a ella.

Frases de Niñez


Hay algo peor que la muerte, peor que el sufrimiento...Y es cuando uno pierde el amor propio. El último encuentro

Frases de "El último encuentro" (1942) Frases de Amor propio


El deseo de ser diferente de lo que eres es la mayor tragedia con que el destino puede castigar a una persona. El último encuentro

Frases de "El último encuentro" (1942) Frases de Tragedia


No existe ningún ser humano lo bastante fuerte e inteligente para evitar mediante palabras o acciones el destino fatal que le deparan las leyes inevitables de su propia naturaleza y carácter. El último encuentro

Frases de "El último encuentro" (1942) Frases de Carácter


Al igual que el enamorado, el amigo no espera ninguna recompensa por sus sentimientos. No espera ningún galardón, no idealiza a la persona que ha escogido como amiga, ya que conoce sus defectos y la acepta así, con todas sus consecuencias. Esto sería el ideal. Ahora hace falta saber si vale la pena vivir, si vale la pena ser hombre sin un ideal así. Y si un amigo nuestro se equivoca, si resulta que no es un amigo de verdad, ¿Podemos echarle la culpa por ello, por su carácter, por sus debilidades? ¿Qué valor tiene una amistad si sólo amamos en la otra persona sus virtudes, su fidelidad, su firmeza? El último encuentro

Frases de "El último encuentro" (1942) Frases de Ideal


En el fondo de todo amor, de todo cariño, de toda relación humana late el erotismo. El último encuentro

Frases de "El último encuentro" (1942) Frases de Erotismo


Hay algo peor que la muerte, peor que el sufrimiento...Y es cuando uno pierde el amor propio. Hay algo que duele, hiere y quema de tal manera que ni siquiera la muerte puede extinguirlo: y es cuando una persona, o dos, hieren ese amor propio sin el cual ya no podemos vivir una vida digna. Simple vanidad, dirás. Sí, simple vanidad...Y sin embargo, esa dignidad es el contenido más profundo de la vida humana. El último encuentro

Frases de "El último encuentro" (1942) Frases de Amor propio


Uno también construye lo que le ocurre. Lo construye, lo invoca, no deja escapar lo que le tiene que ocurrir. Así es el hombre. Obra así incluso sabiendo o sintiendo desde el principio, desde el primer instante, que lo que hace es algo fatal. Es como si se mantuviera unido a su destino, como si se llamaran y se crearan mutuamente. No es verdad que la fatalidad llegue ciega a nuestra vida, no. La fatalidad entra por la puerta que nosotros mismos hemos abierto, invitándola a pasar. El último encuentro

Frases de "El último encuentro" (1942) Frases de Fatalidad


Todo ocurre siempre porque sí, y de la manera que tiene que ocurrir, de la manera que puede ocurrir, ésa es la verdad. No vale la pena indagar los detalles, cuando ya todo ha terminado. Pero en lo esencial, en lo verdadero, sí que vale la pena indagar, porque si no, ¿Para qué he vivido? ¿Para qué he estado soportando estos cuarenta y un años? ¿Para qué te he estado esperando? El último encuentro

Frases de "El último encuentro" (1942) Frases de Detalles


Las preguntas son éstas: ¿Quién eres? ¿Qué has querido de verdad? ¿Qué has sabido de verdad? ¿A qué has sido fiel o infiel? ¿Con qué y con quién te has comportado con valentía o con cobardía? Estas son las preguntas. Uno responde como puede, diciendo la verdad o mintiendo: eso no importa. Lo que sí importa es que uno al final responde con su vida entera. El último encuentro

Frases de "El último encuentro" (1942) Frases de Preguntas


¿Qué significa la fidelidad, qué esperamos de la persona a quien amamos? Yo ya soy viejo, y he reflexionado mucho sobre esto. ¿Exigir fidelidad no sería acaso un grado extremo de la egolatría, del egoísmo y de la vanidad, como la mayoría de las cosas y de los deseos de los seres humanos? Cuando exigimos a alguien fidelidad, ¿Es acaso nuestro propósito que la otra persona sea feliz? Y si la otra persona no es feliz en la sutil esclavitud de la fidelidad, ¿Amamos a la persona a quien se la exigimos? El último encuentro

Frases de "El último encuentro" (1942) Frases de Fidelidad

Influencias

Autores relacionados

Imre Kertész Stefan Zweig

Sándor Márai

Sándor Márai

Escritor, novelista, poeta, periodista y dramaturgo húngaro, autor de "Divorcio en Buda" (1935), "La herencia de Eszter" (1939) y "El último encuentro" (1942).

Nombres

RealGrosschmid Sándor Károly Henrik

Biografía Sándor Márai

Descendiente de una familia de origen sajón, la infancia y adolescencia de Sándor Márai fueron algo conflictivas, con numerosas fugas de su casa hasta ser ingresado en un internado religioso.

Una vez alcanzada la mayoría de edad, se asienta en Leipzig (Alemania) para estudiar periodismo, carrera que abandona tiempo después.

Tras un largo viaje por Europa, en 1928 se instala en Budapest (Hungría) y comienza una etapa muy prolífica, donde publica entre otras obras "Divorcio en Buda" (1935), "La herencia de Eszter" (1939) y "El último encuentro" (1942).

Si bien estuvo a favor de los Acuerdos de Viena, donde la Alemania nazi obligó a Checoslovaquia y a Rumanía a devolver a Hungría, Sándor Márai escribió contundentes artículos en contra del nazismo, donde dejaba ver su posición profundamente antifascista.

En 1945 fue designado miembro de la Academia Húngara de Ciencias, pero tras la ocupación soviética de Hungría y el establecimiento del régimen comunista, fue tildado de "burgués", hostigado y censurado, por lo que abandonó definitivamente su país en 1948.

Tras una breve estancia en Suiza e Italia, emigró a Estados Unidos en 1952, donde en 1989 se quita la vida con un arma de fuego que había comprado con ese fin.

Libros destacados

  • Divorcio en Buda (1935)
  • La herencia de Eszter (1939)
  • El último encuentro (1942)
  • La hermana (1946)
  • ¡Tierra, tierra! (1972)
  • Diarios 1984-1989 (1997)

Libros de Sándor Márai »

Enlaces

Ocupación

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Hungría

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Hungría

Síguenos en