Frases de Rubén Darío

Sin mujer, la vida es pura prosa.

Frases de Mujer


El eterno femenino puede tornar humano lo divino.

Frases de Femenino


La mujer musa es la de carne y hueso.

Frases de Musa


Juventud, divino tesoro, ¡ya te vas para no volver!

Frases de Tesoro


¡Dejad al huracán mover mi corazón!

Frases de Corazón


Pero tu carne es pan, tu sangre es vino.

Frases de Carne


Si pequeña es la patria, uno grande la sueña.

Frases de Patria


El canto vuela, con sus alas: armonía y eternidad.

Frases de Canto


Para qué querré yo la vida cuando no tenga juventud.

Frases de Juventud


Cuando quiero llorar, no lloro... Y a veces lloro sin querer.

Frases de Llorar


Eres un universo de universos y tu alma una fuente de canciones.

Frases de Canciones


Un buen libro es el mejor de los amigos, lo mismo hoy que siempre.

Frases de Libro

Contexto histórico

Decadentismo Modernismo Pacifismo Primera Guerra Mundial Romanticismo Simbolismo

Influencia en las frases de Rubén Darío

Autores relacionados

Antonio Machado Gabriela Mistral Juan Ramón Jiménez Pablo Neruda

Ocupación

Poetas » Poetas siglo XIX » Poetas de Nicaragua

Periodistas » Periodistas siglo XIX » Periodistas de Nicaragua

Diplomáticos » Diplomáticos siglo XIX » Diplomáticos de Nicaragua

Rubén Darío

Frases, biografía y libros.


Rubén Darío: Poeta, periodista y diplomático nicaragüense, iniciador y máximo representante del Modernismo literario en lengua española.

Nombres

RealFélix Rubén García Sarmiento

Biografía Rubén Darío

Los padres de Rubén Darío (pseudónimo de Félix Rubén García Sarmiento) se separaron luego de su nacimiento y prácticamente no tuvieron contacto con él, por lo que fue criado por sus abuelos.

Durante su niñez asistió a varias escuelas de su ciudad natal, terminando sus estudios iniciales en una escuela jesuita (1879-1880).

Lector y escritor precoz, Rubén Darío comenzó a publicar poemas en 1880 en el diario "El Termómetro" y más tarde en la revista literaria "El Ensayo".

Luego de un breve paso por Managua, donde colabora como periodista en los diarios "El Ferrocarril" y "El Porvenir de Nicaragua", se traslada a El Salvador en 1882.

Luego de una intensa vida social pero poco redituable y viéndose enfermo de viruela, regresa a Nicaragua un año después.

En 1886, tras trabajar en la Biblioteca Nacional de Managua, Rubén Darío se traslada a Chile y comienza a trabajar en el diario "La Época" de Santiago de Chile y luego en "El Heraldo" (1887).

Tiempo después comienza a trabajar como corresponsal del diario "La nación" de Buenos Aires (Argentina) y se traslada a su país natal y luego a San Salvador, donde contrae matrimonio con Rafaela Contreras en 1890.

Luego de un período de flaqueza económica, el gobierno nicaragüense lo nombró miembro de la delegación que ese país iba a enviar a Madrid (España) con motivo del cuarto centenario del descubrimiento de América, por lo que Rubén Darío se embarcó hacia Europa, teniendo una intensa vida social.

En 1893, tras fallecer su esposa a causa de una enfermedad, contrae matrimonio con Rosario Murillo y es designado cónsul honorífico en Buenos Aires, haciendo escalas en Nueva York (Estados Unidos) y París (Francia), antes de trasladarse a Argentina.

En Buenos Aires, Rubén Darío fue bien recibido por los medios intelectuales y llevó una vida de desenfreno y excesos de alcohol.

Tras quedar sin el cargo de Cónsul Honorífico por Colombia, se traslada como corresponsal periodístico a Europa, alternando su residencia entre España y Francia, haciendo un trabajo como corresponsal impecable.

En 1899 conoció en España a Francisca Sánchez del Pozo, que sería su compañera el resto de su vida.

En 1907 estuvo muy delicado de salud debido a sus excesos con el alcohol, problema que lo seguiría aquejando hasta sus últimos días.

En 1910, Rubén Darío viajó a México como miembro de una delegación nicaragüense para conmemorar el centenario de la independencia del país azteca y tras no ser recibido por el dictador Porfidio Díaz, se trasladó a Cuba donde bajo los efectos del alcohol intentó suicidarse.

Tras estallar la Primera Guerra Mundial (1914-1918), viajó hacia América con la idea de defender el pacifismo y tras varias escalas en diferentes capitales, viajó a la ciudad donde se crió y falleció.

Libros destacados

  • Azul (1888)
  • Abrojos (1887)
  • Prosas profanas y otros poemas (1896)
  • Tierras solares (1904)
  • Los raros (1906)
  • El canto errante (1907)

Síguenos en

Frases y pensamiento en Facebook Frases y pensamiento en Twitter Frases y pensamiento en Google +