Frases de Robert Louis Stevenson

Escucha el sonido del remo al cortar sus aguas. Y en las tardes de invierno cuando la fantasía sueña en el crepitar de la chimenea, en sus oídos de viejos enamorados el río de su amor canta en los juncos. Oh amor mío, ama el pasado, pues en algún día fuimos felices y algún día nos amamos.

Frases de Invierno


Cuando no tienen que ir a la oficina, cuando no están hambrientos o sedientos, el mundo que respiran alrededor suyo está vacío. Si deben esperar una hora el tren, caen en un estúpido trance con los ojos abiertos. Al verlos, uno supone que no hay nada que mirar en el mundo, ni nadie con quién hablar. Apología de los ociosos y otras ociosidades

Frases de "Apología de los ociosos y otras ociosidades" (1877) Frases de Alienación


Encontrar un hombre feliz o una mujer feliz es mejor que encontrarnos con un billete de cinco libras. Él o ella son focos que irradian buenos sentimientos; y cuando entran a un salón, sucede algo así como si se hubiera encendido una vela de más. No nos importa si pueden o no demostrar la proposición cuarenta y siete; hacen algo más que eso: demuestran, prácticamente, el gran teorema de lo Vivible que es la Vida. Apología de los ociosos y otras ociosidades

Frases de "Apología de los ociosos y otras ociosidades" (1877) Frases de Pensamientos positivos


Hay un buen número de muertos-vivos, gentes gastadas, apenas conscientes de que están vivos, salvo por el ejercicio que les demanda una ocupación convencional. Lléveselos al campo, o embárqueselos, y se los verá cómo claman por su escritorio o sus estudios. Carecen de curiosidad; no pueden abandonarse a los excitantes imprevistos; y no derivan ningún placer en el ejercicio de sus facultades como tales; y a menos que la necesidad los espolee, no se moverán de su lugar. Apología de los ociosos y otras ociosidades

Frases de "Apología de los ociosos y otras ociosidades" (1877) Frases de Escritorio


Dio vueltas durante un rato a su propio pasado, buscando a tientas en todos los recovecos de su memoria, no fuera que por casualidad saltara como un resorte alguna antigua iniquidad y saliera a la luz. Su pasado era bastante irreprochable; pocos hombres podían consultar los anales de su vida con menos recelo; Sin embargo se sentía profundamente humillado por las muchas malas acciones que había cometido, y exaltado de nuevo hasta una sobria y temerosa gratitud por las otras muchas que había estado a punto de cometer y había evitado. En busca de Mr. Hyde, El extraño caso del doctor Jekyll y míster Hyde

Frases de "El extraño caso del doctor Jekyll y míster Hyde" (1886) Frases de Mirar atrás


(...) Me vi obligado a reflexionar profunda e inveteradamente sobre esa dura ley de la vida, que radica en el fondo de todas las religiones, y es una de las más abundantes fuentes de congoja. Y aunque aquella duplicidad fuese tan profunda, yo no era un hipócrita de ninguna manera; Mis dos facetas eran completamente sinceras; No era en mayor medida yo mismo cuando dejaba a un lado cualquier restricción y me sumía en el deshonor, que cuando me esforzaba, a la luz del día, para profundizar en el conocimiento o el alivio de las penas y los sufrimientos. Declaración completa de Henry Jekyll sobre el caso, El extraño caso del doctor Jekyll y míster Hyde

Frases de "El extraño caso del doctor Jekyll y míster Hyde" (1886) Frases de Restricción


(...) Se creerá que sufren de parálisis o de enajenación; y, sin embargo, se trata de gentes que trabajan duro en sus oficios, y que tienen una mirada rápida para descubrir un error en la escritura o un cambio en la bolsa. Han estado en el colegio y en la universidad, pero siempre han tenido los ojos fijos en las medallas; han recorrido el mundo y han tratado con gente de mérito, pero todo el tiempo han estado sumidos en sus propios asuntos. Como si el alma humana no fuera de por sí suficientemente pequeña, han empequeñecido y estrechado las suyas, mediante una vida dedicada al trabajo y carente en absoluto de juego. Apología de los ociosos y otras ociosidades

Frases de "Apología de los ociosos y otras ociosidades" (1877) Frases de Estrés


No voy a relatar todos los pormenores de nuestro viaje. Diré que, en su conjunto, fue satisfactorio. La goleta era un magnífico barco; la tripulación demostró su competencia y el capitán Smolett dio pruebas de su talento en el mando. Pero sucedieron dos o tres cosas, antes de alcanzar el término de nuestro viaje, que debo relatar. X. La travesía, La isla del tesoro

Frases de "La isla del tesoro" (1883) Frases de Tripulación


No eres más que un chiquillo, pero listo como el hambre. VIII. A la taberna "El Catalejo", La isla del tesoro

Frases de "La isla del tesoro" (1883) Frases de Genial


(...) Tampoco yo creía en sus palabras, pues la verdad es que era un hombre con la lengua muy suelta; pero, sin embargo, algo en el corazón me decía que al menos en esta ocasión decía la verdad y a nadie había confiado la situación de la isla. IX. Las municiones, La isla del tesoro

Frases de "La isla del tesoro" (1883) Frases de Isla


Lo que usted desea es que conservemos el secreto de nuestros propósitos y que astutamente convirtamos nuestros camarotes de popa en una especie de fortín, manteniendo bajo vigilancia la pólvora y las armas, y defendido por los criados de mi amigo, que son de toda nuestra confianza. En otras palabras: que teme usted la posibilidad de un motín. IX. Las municiones, La isla del tesoro

Frases de "La isla del tesoro" (1883) Frases de Motín


La canción de los piratas había terminado, finalmente, y toda aquella mermada pandilla, alrededor del fuego, entonaba ahora aquella otra que tantas veces yo había oído: "Quince hombres en el cofre del muerto, ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¡Y una botella de ron! El ron y Satanás se llevaron al resto. ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¡Y una botella de ron! ". XXIII. A la deriva, La isla del tesoro

Frases de "La isla del tesoro" (1883) Frases de Botella

Contexto histórico

Época victoriana

Influencia en las frases de Robert Louis Stevenson

Autores relacionados

Arthur Conan Doyle Charles Dickens Charlotte Brontë Herbert George Wells Herman Melville

Ocupación

Novelistas » Novelistas siglo XIX » Novelistas de Escocia

Ensayistas » Ensayistas siglo XIX » Ensayistas de Escocia

Poetas » Poetas siglo XIX » Poetas de Escocia

Abogados » Abogados siglo XIX » Abogados de Escocia

Escritores » Escritores siglo XIX » Escritores de Escocia

Robert Louis Stevenson

Frases de Robert Louis Stevenson

Frases de Robert Louis Stevenson: Escritor, novelista, ensayista, poeta y abogado escocés, autor de "Narraciones maravillosas" (1882), "La isla del tesoro" (1883), "El extraño caso del doctor Jekyll y míster Hyde" (1886) y "Secuestrado" (1886).

Nombres

RealRobert Louis Balfour Stevenson

Biografía Robert Louis Stevenson

Robert Louis Stevenson es el único hijo del del ingeniero y constructor de faros Thomas Stevenson y de Margaret Isabella Balfour.

En 1857 comienza su educación escolar en "Mr Hendersonís School", estudiando luego en la Edinburgh Academy y finalmente obteniendo una licenciatura en derecho en la Universidad de Edimburgo.

En uno de sus numerosos viajes, Robert Louis Stevenson conoce a Fanny Osbourne en California (Estados Unidos) y contrae matrimonio en 1879.

En 1882 publica "Narraciones maravillosas" y obtiene cierta notoriedad, luego ampliada con la publicación de "La isla del tesoro" (1883), "El extraño caso del doctor Jekyll y míster Hyde" (1886), "Secuestrado" (1886) y "La flecha negra" (1888).

En 1888 Robert Louis Stevenson inicia junto a su esposa un crucero de placer por el sur del Pacífico que los condujo hasta las islas Samoa, donde viviría hasta su muerte.

Libros destacados

  • La isla del tesoro (1883)
  • Secuestrado (1886)
  • El extraño caso del doctor Jekyll y míster Hyde (1886)
  • Apología de los ociosos y otras ociosidades (1877)
  • Narraciones maravillosas (1882)
  • Jardín de verso para niños (1885)

Enlaces

Síguenos en