Frases de Roald Dahl

Entonces, un día, la madre y el padre de james fueron de compras a londres, y allí sucedió una cosa terrible. Ambos fueron devorados en un santiamén (en pleno día, fíjate, y en una calle llena de gente) por un enorme rinoceronte furioso que había escapado del zoológico de londres. Esto, como podrás comprender, fue una experiencia de lo más desagradable para unos padres tan cariñosos. Pero a la larga aún fue más desagradable para james que para ellos. Pues sus problemas se acabaron en un periquete. Ellos murieron y se fueron en treinta y cinco segundos escasos. Y el pobre james, por su parte, seguía vivo y de pronto se encontró solo y asustado en un mundo inmenso y hostil. La hermosa casa a orillas del mar tuvo que ser vendida inmediatamente, y el niño, sin más posesiones que una pequeña maleta en la que llevaba un par de pijamas y un cepillo de dientes, fue enviado a vivir con sus dos tías. James y el melocotón gigante

Frases de "James y el melocotón gigante" (1961) Frases de Zoológico


(...) Se quedó a oscuras con los ojos inmensamente abiertos, escuchando los extraños sonidos que hacían, en sueños, aquellas criaturas que le rodeaban, y preguntándose lo que le reservaría la mañana siguiente. Empezaban a gustarle mucho sus nuevos amigos. No eran tan terribles como parecían. En realidad, ni tan siquiera eran terribles. Parecían ser de lo más cariñoso y atento, a pesar de todos los gritos e insultos que se decían entre ellos. James y el melocotón gigante

Frases de "James y el melocotón gigante" (1961) Frases de Criatura


No es tan difícil enseñar a un ratón inteligente a andar sobre la cuerda floja como un experto, siempre y cuando sepas exactamente cómo hay que hacerlo. Primero, hay que tener un trozo de cuerda. Yo lo tenía. Luego, hay que tener un poco de bizcocho bueno. La comida favorita de los ratones blancos es un buen bizcocho con pasas. Se vuelven locos por él. Yo había traído un bizcocho que me había guardado en el bolsillo el día anterior, cuando estaba merendando con mi abuela. Así es como se hace. Sostienes la cuerda tirante entre las dos manos, pero empiezas poniéndola muy corta, sólo de unos siete centímetros. Te pones al ratón en la mano derecha y un pedacito de bizcocho en la mano izquierda. Por lo tanto, el ratón está solamente a siete centímetros del bizcocho. Puede verlo y oler lo. Sus bigotes se estremecen por la excitación. Casi puede alcanzar el bizcocho inclinándose hacia delante, pero no llega del todo. Únicamente tiene que dar dos pasitos para alcanzar su sabroso manjar. Se aventura hacia delante, una patita en la cuerda, después la otra. Si el ratón tiene un buen sentido del equilibrio, y la mayoría lo tienen, cruzará fácilmente. Las brujas

Frases de Ratón


Hay veces en las que algo es tan espantoso que te fascina y no puedes apartar la vista de ello. Eso me pasó a mí en ese momento. Me quedé traspuesto, alelado. Estaba hipnotizado por el absoluto horror de las facciones de aquella mujer. Las brujas

Frases de Horror


(...) Lo único que han hecho es encogeros y poneros cuatro patitas y una piel peluda, pero no han podido transformaros en un ratón cien por cien. Sigues siendo tú mismo en todo menos en el aspecto. Sigues teniendo tu propia mente, tu propio cerebro y tu propia voz, gracias a dios. Las brujas

Frases de Aspecto


Las ranas se metieron debajo de la cama otra vez de un rápido salto. Yo las seguí como una flecha, sin soltar el frasquito, y corrí hacia la pared y me oculté detrás de una pata de la cama. Oí pasos sobre la alfombra. Asomé la cabeza y vi que las ranas estaban apiñadas debajo del centro de la cama. Las ranas no pueden esconderse como los ratones. Ni correr como los ratones. Lo único que saben hacer, las pobres, es saltar torpemente. Las brujas

Frases de Rana

Contexto histórico

Segunda Guerra Mundial

Influencia en las frases de Roald Dahl

Autores relacionados

Joanne Kathleen Rowling

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Gales

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Gales

Militares » Militares siglo XX » Militares de Gales

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Gales

Roald Dahl


Frases de Roald Dahl: Escritor, novelista, poeta y militar galés, autor de "Los gremlins" (1943), "James y el melocotón gigante" (1961), "Charlie y la fábrica de chocolate" (1964), "Relatos de lo inesperado" (1979), "El gran gigante bonachón" (1982) y "Matilda" (1990).

Biografía Roald Dahl

Roald Dahl nace en una familia noruega, de padre Harald Dahl que fallece cuatro años después de su nacimiento y madre Sofie Magdalene Hesselberg.

Estudia en la Escuela de la Catedral de Llandaff, en la "St. Peter's School" (Weston-super-Mare) y en la "Repton School" (Derbyshire).

En 1939 Roald Dahl se une a la Real Fuerza Aérea Británica (Royal Air Force, RAF) y realiza misiones en Egipto, Libia, Grecia y el Mar Mediterráneo durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

En 1943 publica su primera obra, "Los gremlins", seguida por "James y el melocotón gigante" (1961) y "Charlie y la fábrica de chocolate" (1964) entre otras.

Roald Dahl contraer matrimonio en 1953 con la actriz estadounidense Patricia Neal y tienen cinco hijos, uno de los cuales fallece de encefalitis por el virus de sarampión a la edad de siete años (1962).

En 1983 se divorcia y tiempo después se casa con Felicity Ann d'Abreu Crosland, la mejor amiga de su primera esposa.

Muere de leucemia en su casa "Gipsy House" y los compromisos solidarios que mantuvo el autor en los campos de la neurología, la hematología y la alfabetización han sido continuados tras su muerte a través de la "Roald Dahl Foundation".

Libros destacados

  • James y el melocotón gigante (1961)
  • Charlie y la fábrica de chocolate (1964)
  • El gran gigante bonachón (1982)
  • Matilda (1990)
  • Los gremlins (1943)
  • Danny el campeón del mundo (1975)

Enlaces

Síguenos en