Frases de Richard Bach - Página 4

Frases de Richard Bach (página 4 de 4)

73. A veces nos volvemos locos porque olvidamos que somos diferentes, porque el amor no es una competencia para que cada uno supere la fuerza del otro, sino una cooperación que necesita de esas diferencias. "El puente hacia el infinito" (1984)

Cooperación


74. No temas ni te espantes ante la apariencia que es la oscuridad, ante el disfraz que es el mal, ante el manto vacío que es la muerte, porque tú los has elegido como desafíos. "Uno" (1988)

Elegido


75. Si haces la experiencia de ser ficticio durante un tiempo, comprenderás que a veces los personajes de ficción son más auténticos que los individuos de carne y hueso y de corazón palpitante. "Ilusiones" (1977)

Ficción


76. Apasionadamente obsesos por cualquier cosa que amemos (barcos de vela, aviones, ideas) una avalancha de magia aplana el camino hacia el frente, nivela reglas, razona, disiente, nos lleva consigo por sobre los abismos, los miedos, las dudas. "El puente hacia el infinito" (1984)

Fuerza de voluntad


77. Cualquier cosa que necesitemos saber se puede aprender en un libro. Leer, estudiar con cuidado, practicar un poco, y somos expertos en arrojar cuchillos, podemos desmontar motores o hablamos el esperanto como si fuera nuestra lengua materna. "El puente hacia el infinito" (1984)

Expertos


78. Cuando comenzamos una vida, a cada uno se le da un bloque de mármol y las herramientas necesarias para convertirla en escultura. Podremos arrastrarlo tras nosotros, intacto; podemos reducirlo a grava; podemos darle una forma maravillosa. "Uno" (1988)

Escultura


79. Tu cuerpo entero, de extremo a extremo del ala (...), No es más que tu propio pensamiento, en una forma que puedes ver. Rompe las cadenas de tu pensamiento, y romperás también las cadenas de tu cuerpo. "Juan Salvador Gaviota" (1970)

Restricción


80. Uno de los desafíos en nuestra aventura en la tierra consiste en elevarnos por encima de los sistemas muertos (guerras, religiones, naciones, destrucciones), negarnos a formar parte de ellos y expresar, en cambio, el yo más alto que sepamos ser. "Uno" (1988)

Sistemas


81. Los semejantes se atraen. Limítate a ser quien eres: sereno, transparente y brillante. Cuando irradiamos lo que somos, cuando sólo hacemos lo que deseamos hacer, esto aparta automáticamente a quienes sí tienen algo que aprender y también algo que enseñarnos. "Ilusiones" (1977)

Brillante


82. Y a Estados Unidos no le importará, ni le importará a la Fuerza Aérea, ni tampoco al general que te de las ordenes. Al único que le importarán las personas que hayas matado será a ti. A ti, a ellos, a sus familias. Vaya gloria... "Uno" (1988)

Fuerza aérea


83. (...) Después de todo, esto es aprender, pensé, no el hecho de perder el juego, sino cómo lo perdemos, cómo nos cambia el perder, qué obtenemos de eso que no teníamos antes, para aplicarlo a otras partidas. Perder, de un modo extraño, es ganar. "El puente hacia el infinito" (1984)

Partidas


84. Eres la vida, inventando la forma. No puedes morir a espada o por vejez, así como no puedes morir al flanquear una puerta para pasar de un cuarto a otro. Cada cuarto te da su palabra para que la pronuncies; cada pasaje, su canción para que la cantes. "Uno" (1988)

Canción


85. Una parte de nosotros es siempre el observador; pase lo que pase, él observa. Nos observa a nosotros. No le importa si somos felices o desgraciados, si nos sentimos bien o descompuestos, si vivimos o morimos. Su única función es estarse ahí, sentado en nuestro hombro, y juzgar si somos o no seres humanos que valgan la pena. "El puente hacia el infinito" (1984)

Observar


86. La nube ignora por qué se desplaza en una determinada dirección, y a una velocidad específica. Siente un impulso... Ese es el rumbo del momento. Pero el cielo conoce las razones y las configuraciones que hay detrás de todas las nubes, y tu también las conocerás cuando te eleves a la altura indispensable para ver más allá de los horizontes. "Ilusiones" (1977)

Altura


87. A nadie había conocido yo, salvo a ella, con quien me atreviera a mostrarme tan infantil como a veces me sentía, tan tonto, experimentado, sexual, íntimo y conmovedor. Si el amor no era una palabra torcida y mutilada por la posesión y la hipocresía, si era una palabra cuyo significado era el que yo deseaba, bien podía estar al borde de pensar que estaba enamorado de ella. "El puente hacia el infinito" (1984)

Enamorado


88. ¿Tienes idea de cuántas vidas debimos cruzar antes de que lográramos la primera idea de que hay más en la vida que comer, luchar o alcanzar poder en la bandada? ¡Mil vidas, Juan, diez mil! Y luego cien vidas más hasta que empezamos a aprender que hay algo llamado perfección, y otras cien para comprender que la meta de la vida es encontrar esa perfección y reflejarla. "Juan Salvador Gaviota" (1970)

Perfección


89. El odio es el amor sin los datos suficientes.

Odio


90. Si nace el amor entre dos personas que ya se han descubierto a sí mismas, ¡qué maravillosa aventura se inicia, con huracanes y todo!

Huracanes


91. ¿Y qué harías si Dios hablara directamente a la cara y os dijera: "Os ordeno que sean felices en el mundo mientras vivan"? ¿Qué harías entonces?

Cara


92. Sin duda, tu coraza te protege de la persona que quiere destruirte. Pero si no la dejas caer, te aislará también de la única que puede amarte.

Caer


93. No es el desafío lo que define quienes somos ni qué somos capaces de ser, sino cómo afrontamos ese desafío: podemos prender fuego a las ruinas o construir un camino, a través de ellas, paso a paso, hacia la libertad.

Desafío

Autores relacionados

Antoine De Saint-Exupéry Carlos Castaneda Gibran Jalil Gibran Paulo Coelho

Síguenos