Frases de Peter Hoeg

Es la soledad de estar encerrado en la habitación que se llama uno mismo, ahora por fin lo entiendo. Que uno mismo es una celda dentro de la cárcel, y que esta celda siempre será distinta de las demás celdas, y por eso siempre estará sola, y siempre estará dentro del edificio de la cárcel, pues forma parte de él. Los niños de los cuidadores de elefantes

Frases de "Los niños de los cuidadores de elefantes" (2010) Frases de Cárcel


Si uno reflexiona se atasca. Entonces uno llegará a la conclusión de que no tiene sentido, pues la infancia ha quedado atrás, y lo que ha terminado fue como fue, ya es demasiado tarde para cambiar nada. En su lugar hay que dejar que las palabras se asienten en tu interior: Nunca es demasiado tarde para tener una infancia feliz. Los niños de los cuidadores de elefantes

Frases de "Los niños de los cuidadores de elefantes" (2010) Frases de Demasiado tarde


Los enamoramientos están enormemente sobrevalorados. El enamoramiento se compone de un cuarenta y cinco por ciento de miedo a no ser aceptado, de otro cuarenta y cinco por ciento de esperanzas maníacas de que, en esta ocasión, semejante miedo será desmentido; y, finalmente, de un diez por ciento de una frágil confianza en las posibilidades del amor. La señorita Smila y su especial percepción de la nieve

Frases de "La señorita Smila y su especial percepción de la nieve" (1992) Frases de Posibilidades


Comemos en silencio. Sólo cuando como con extraños o cuando tengo mucha hambre, como ahora, soy consciente del significado ritual de la comida. Entonces recuerdo la fusión entre la solemnidad de la reunión de diferentes gentes y las experiencias gustativas fuertes. La grasa de ballena rosada y ligeramente espumeante que comíamos en un solo recipiente. La sensación de que casi todo en esta vida existe para ser compartido. La señorita Smila y su especial percepción de la nieve

Frases de "La señorita Smila y su especial percepción de la nieve" (1992) Frases de Reunión


No soy perfecta. Prefiero la nieve y el hielo al amor. Me es más fácil interesarme por las matemáticas que amar a mis semejantes. Pero dispongo de un anclaje que me sujeta a la vida, algo que es inamovible. Puede llamársele sentido de la orientación, intuición femenina, o lo que a uno se le antoje. Yo reposo sobre un fundamento y no puedo caer más bajo. Puede ser que no haya sido capaz de ordenar mi vida de la manera más astuta y eficaz del mundo. La señorita Smila y su especial percepción de la nieve

Frases de "La señorita Smila y su especial percepción de la nieve" (1992) Frases de Ordenar


Se puede intentar ocultar una depresión de varias maneras. Por ejemplo, pueden escucharse las obras para órgano de Bach en la iglesia del Redentor. Puede depositarse una raya de buen humor en polvo sobre un espejo de bolsillo con una hoja de afeitar y esnifarla con una pajita. Se puede pedir ayuda a gritos. Y puede hacerse por teléfono, para, de esta manera, estar segura de que lo ha oído quien debía. Este es el modelo europeo: confiar en salirse de los problemas mediante la acción. Yo elijo el camino groenlandés. Este consiste en refugiarse en el humor negro. En colocar la derrota bajo el microscopio y recrearse en su imagen. La señorita Smila y su especial percepción de la nieve

Frases de "La señorita Smila y su especial percepción de la nieve" (1992) Frases de Depresión


Entonces, ¿De qué se queja este chaval? , te preguntarás tal vez, ¿Cómo cree que se sienten los demás adolescentes de catorce años? Para eso tengo dos respuestas. La primera es que tienes razón, no debería quejarme. Pero cuando papá y mamá desaparecieron y todo se complicó aún más y era difícil encontrar una explicación, descubrí que había algo que había olvidado: mientras todo era felicidad, había olvidado tratar de descubrir en qué puedes confiar realmente cuando la oscuridad empieza a cernirse sobre ti. La segunda respuesta ya es más dura: intenta echar un vistazo a tu alrededor y dime cuántas personas crees que son realmente felices. (...) ¿Cuánta gente tiene realmente algo de lo que alegrarse? Y siendo así, ¿No es lícito preguntarse por aquello que podría liberar a un ser humano? Los niños de los cuidadores de elefantes

Frases de "Los niños de los cuidadores de elefantes" (2010) Frases de Queja


De repente, tampoco es importante para mí si vive o deja de vivir. De repente, se ha convertido en un símbolo. A su alrededor se cristaliza, en este mismo instante, la postura de las ciencias naturales occidentales ante el mundo que les rodea. El espíritu calculador, el odio, la esperanza, el intento de instrumentalizarlo todo. Y por encima de todo lo demás, más fuerte que cualquier sentimiento que pueda llegar a sentirse por algo vivo: la codicia. La señorita Smila y su especial percepción de la nieve

Frases de "La señorita Smila y su especial percepción de la nieve" (1992) Frases de Ciencias naturales


¿Sabes cuál es la representación matemática del ansia? (...) Los números negativos. La formalización de aquello que sentimos que nos falta. La señorita Smila y su especial percepción de la nieve

Frases de "La señorita Smila y su especial percepción de la nieve" (1992) Frases de Ansia


Los copos son grandes como pequeñas plumas y, de hecho, así es la nieve; no tiene por qué ser fría. La señorita Smila y su especial percepción de la nieve

Frases de "La señorita Smila y su especial percepción de la nieve" (1992) Frases de Copos


Es uno de los rasgos más bonitos de la vida. El futuro nos depara nuevas amistades. Los niños de los cuidadores de elefantes

Frases de "Los niños de los cuidadores de elefantes" (2010) Frases de Amistad


No sé si tú tienes novia. Si no la tienes, hay algo que quiero decirte. Y es que la tendrás. Toda mi experiencia acumulada en estos quince años me dice que el mundo está dispuesto de manera que todo el mundo acaba teniendo un novio o una novia. A no ser que se opongan activamente a ello. Así pues, si no tienes novia y te gustaría tener una, deberías intentar averiguar en qué punto de tu interior te resistes activamente a tenerla. Los niños de los cuidadores de elefantes

Frases de "Los niños de los cuidadores de elefantes" (2010) Frases de Novia

Influencias

Autores relacionados

Henning Mankell Jo Nesbo Karen Blixen

Peter Hoeg

Peter Hoeg

Escritor y novelista danés, autor de "La señorita Smila y su especial percepción de la nieve" (1992), "La mujer y el mono" (1996), "La muchacha tranquila" (2006) y "Los niños de los cuidadores de elefantes" (2010).

Biografía Peter Hoeg

Peter Hoeg nació en el seno de una familia de clase media y su infancia transcurrió en la poblada capital de Dinamarca.

Finalizados sus estudios primarios, ingresó en el "Frederiksberg Gymnasium" y tiempo después en la Universidad de Copenhague (1976), donde se graduó en literatura comparada en 1984.

Antes de dedicarse a escribir novelas a tiempo completo, Peter Hoeg ejerció diversas actividades, siendo actor, bailarín, marinero, montañista y esgrimista, todas experiencias que posteriormente volcó en sus libros.

Tras cursar estudios de posgrado, en 1984 recibió el grado académico de "Magister" por la Universidad de Copenhague.

En 1988 publicó su primera novela, "El siglo de los sueños", obteniendo comentarios favorables y gran éxito comercial.

Cuatro años después, la novela "La señorita Smila y su especial percepción de la nieve" (1992), traducida en el mundo entero y llevada a la pantalla por el director Bille August (1997), se consagró definitivamente.

Al año siguiente, abordó el tema de la adolescencia perturbada en la novela "Los fronterizos" (1993), donde también habla al lector de la fuerza de los sentimientos, del peso de los recuerdos y a la vez de las sinrazones de la razón.

Libros destacados

  • La señorita Smila y su especial percepción de la nieve (1992)
  • El siglo de los sueños (1988)
  • Los fronterizos (1993)
  • La mujer y el mono (1996)
  • Los niños de los cuidadores de elefantes (2010)
  • Cuentos de la noche (1990)

Libros de Peter Hoeg »

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Dinamarca

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Dinamarca

Síguenos