Frases de Pedro Juan Gutiérrez

Escribo sobre mi vida, soy un escritor impúdico y utilizo a Pedro Juan como un personaje de ficción borracho y mujeriego. Yo no soy así, soy una persona decente.

Frases de Decente


Parece que tendré que acostumbrarme a vivir con estos ataques intermitentes de melancolía y tristeza. Es igual que vivir con una vieja herida de bala, que duele cuando hay humedad. Tal vez tengo unos cuantos motivos para la pesadumbre. Pero no debe ser. La vida puede ser una fiesta o un velorio. Uno es quien decide. Por eso la congoja es una mierda en mi vida. Y la espanto. Así estoy siempre: espantando la congoja, la pesadumbre y todo eso...

Frases de Melancolía


Después pinto un poco. Hay tranquilidad y silencio en estos días y aprovecho que puedo concentrarme. La soledad. Quizás uno escribe y pinta no solo para crear un espacio de libertad alrededor, sino también para sentirse acompañado. No exactamente para romper la soledad. No se trata de eso. La soledad siempre esta ahí. La siento, la toco, hablo con ella. Forma parte de mi vida. La soledad es inevitable. Y ayuda. Me concentro más. Soy más yo cuando convivimos bien apretaditos: la soledad y yo. Nos adoramos. No podría viví sin la soledad.

Frases de Acompañado


Todos tenemos miedos y fobias. Más o menos ocultos. Debemos organizar nuestro pequeño inventario. Y guardarlo. Acariciar esos miedos. Mimarlos. Nada de rechazarlos o de hacer como si no existieran e ignorarlos. No. Todo lo contrario. Amarlos, acariciarlos. De ese modo, poco a poco de disuelven dentro de nosotros. Igual que aceptamos nuestras luces y sombras. Nuestro lado angelical y el lado diabólico. Nuestra parte de macho y el pedazo de hembra. Niños y adultos. De ese modo hay que aceptar que somos valientes y miedosos. Al mismo tiempo. Y así fluimos.

Frases de Fuerza de voluntad


La libertad tiene que construirla uno mismo. ¿Cómo? Cada quien tiene que descubrirlo por sí mismo. Mi libertad la construyo escribiendo, pintando, sosteniendo mi visión simple del mundo, acechando en la jungla como un animal, impidiendo intromisiones en mi vida privada. Lo esencial para el hombre es la libertad. Interior y exterior. Atreverse a ser uno mismo en cualquier circunstancia y lugar. La libertad es como la felicidad: nunca se llega. Nunca se tiene como completa. Sólo es el camino. Uno camina en pos de la libertad y la felicidad. Y así se vive. Es a lo único que podemos aspirar.

Frases de Ser uno mismo


En un bar varios hombres bebían ron y fumaban tranquilamente, mirando a las mujeres que pasaban por la acera: negras, mulatas, blancas. Provocativas, con buenos culos, alegres, sudando, mostrando el ombligo y las barriguitas con sus blusas muy cortas y los bollos bien marcados por las licras. La lujuria, el deseo, la sensualidad, el sudor corriéndoles por la espalda, el suave caminar moviendo bien las nalgas, con la mirada retadora. Aquel era un buen lugar. Sucio, derruido, arruinado, todo hecho trizas, pero la gente parecía invulnerable. Vivían y agradecían a los santos cada día de vida y gozaban. Entre escombros y cochambre, pero gozando.

Frases de Escombros


Soy un seductor. Lo sé. Igual que existen los alcohólicos irredentos, los ludópatas, los adictos a la cafeína, a la nicotina, a la mariguana, los cleptómanos, etcétera, yo soy un adicto a la seducción. A veces el angelito que llevo dentro intenta controlarme y me dice: "-No seas tan hijo de puta, Pedrito. ¿No te das cuenta de que haces sufrir a esas mujeres? " Pero entonces salta el diablito, y lo contradice: "Sigue adelante. Así son felices, aunque sea por un tiempo. Y tú también eres feliz. No te sientas culpable. Es un vicio. Yo sé que la seducción es un vicio igual que otro cualquiera.

Frases de Seductor


Este hombre estropajoso me recuerda algo que yo hacía con frecuencia cuando era niño: cerraba fuertemente los ojos y todo se volvía negro. Yo creía que de ese modo me hacía invisible y nadie podía verme. Yo era un niño metafísico. Y me gustaba. Perderme. Que no me vieran. Que no supieran nada de mí. Desparecer en vida. Creo que todavía hoy sigo deseando ser invisible. El problema es que ahora ya sé demasiado. Existo. Es un hecho. Y tengo que asumirlo. No queda más remedio que seguir siendo un hombre visible, sólido, pesado, de carne y hueso.

Frases de Invisible


(...) El amor nace de los gestos del amor. Creo que es un proverbio francés. Es lo que sucede con Gloria. Todo comenzó con un deseo erótico. Un poquito de lujuria simplemente. Al principio lo manejé con cuidado para evitar la entrada del amor. Pero comenzaron aquellos pequeños gestos: unas flores, unos libros para el niño, una comida juntos, unas varillas de incienso para los santos, una conversación sobre religión. Y, sobre todo, la libertad. Eso es lo más importante. Ella me deja en libertad y yo la dejo en libertad. Dejar en libertad al ser amado es un gesto de grandeza espiritual. Y todo fue cambiando poco a poco. Ahora tengo soledad, distancia, silencio y mucho tiempo para reflexionar. No hay problemas alrededor.

Frases de Voluptuosidad


El tipo era un retorcido con alma de esbirro. Le habían inyectado bien en el cerebro la ilusión de su poder. Es el único método para fabricar mercenarios: convencerlos de que forman parte del poder. En realidad ni siquiera pueden acercarse al trono. Por eso los escogen entre los más rústicos. O entre los más retorcidos y enrevesados. Al final, cuando los años ya les pasaron por arriba, tienen una estupenda sensación de fracaso y derrota y de haber perdido el tiempo. Disfrutaron del poder, de las armas de fuego, de tener un palo en la mano, de decidir sobre los demás ciudadanos y humillarlos y darles golpes y empujarlos a la celda. Algunos comprendieron entonces, con el hígado hecho pedazos, que son unos brutos infelices con el garrote en la mano. Pero ya tienen tanto temor que no pueden soltarlo.

Frases de Mercenarios

Influencias

Autores relacionados

Abilio Estévez Charles Bukowski Leonardo Padura

Pedro Juan Gutiérrez


Escritor, novelista, ensayista, poeta, periodista y pintor cubano, autor de la "Trilogía sucia de La Habana" (1998), "El Rey de La Habana" (1999), "Animal tropical" (2000) y "Carne de perro" (2003).

Biografía Pedro Juan Gutiérrez

Pedro Juan Gutiérrez nació en Matanzas, "La Atenas de Cuba", ciudad con gran actividad comercial y cultural y su infancia transcurrió en diferentes ciudades.

En 1961 todo fue nacionalizado por el Gobierno Revolucionario sin compensación, su familia perdió una helada y sus ahorros, y el país entró en crisis.

Entre 1966 y 1970 realizó el Servicio Militar Obligatorio, y luego trabajó en diversos oficios, como obrero agrícola y de la construcción, profesor de dibujo técnico y constructor.

En 1978 Pedro Juan Gutiérrez obtuvo el título de Licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana, mediante un curso especial para trabajadores.

En 1998 publicó "Trilogía sucia de La Habana", que contiene "Anclado en tierra de nadie", "Nada que hacer" y "Sabor a mí".

Tiempo después publicó cuatro libros más que en conjunto conforman el "Ciclo de Centro Habana": "El Rey de La Habana" (1999), "Animal tropical" (2000), "El insaciable hombre araña" (2002), "Carne de perro" (2003).

Pedro Juan Gutiérrez publicó además libros de poesía: "Fuego contra los herejes" (1998), "Yo y una lujuriosa negra vieja" (2006) y una novela policial, "Nuestro GG en La Habana" (2004).

Libros destacados

  • Trilogía sucia de La Habana (1998)
  • Animal tropical (2000)
  • Carne de perro (2003)
  • El Rey de La Habana (1999)
  • Nuestro GG en La Habana (2004)
  • Corazón mestizo (2007)

Enlaces

Ocupación

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Cuba

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Cuba

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Cuba

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Cuba

Pintores » Pintores siglo XX » Pintores de Cuba

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Cuba

Síguenos en