Frases de Pablo Palacio

Y la soledad trae la amargura, de cara estirada, rectangular, con un raro mechón de cabellos sobre la frente.

Frases de Cara


Porque la amaba estrepitosamente y la amo todavía, como se ama el retrato desteñido de la madre desconocida o el cacharro roto.

Frases de Amar


Es un ser vivo a quien busco aquí, en las tinieblas. La idea de encontrarlo me hace correr el frío de espanto y batir el corazón de alegría.

Frases de Correr


El naranjo, este naranjo sentimental, bajo la luna quería llorar las noches como los remos al ser levantados sobre el agua: exquisita y romántica sentimentalidad.

Frases de Sentimental


Con guantes de operar, hago un pequeño bolo de lodo suburbano. Lo echo a rodar por esas calles: los que se tapen las narices le habrán encontrado carne de su carne.

Frases de Carne


Lo malo está en que nuestra admiración es improductiva y en que si nos dedicamos a revocar lo que se cae, a hacer la limpieza de lo que construyeron, seremos ridículos ante nuestros hijos.

Frases de Admiración


He visto también la imprescindible complicación amorosa de un tercero; pero no estando mi espíritu apto para la intriga, me imagino este principio de amor un final de film que prolongará en los buenos espíritus la idea de la felicidad.

Frases de Intriga


Hay que salir y gozar del buen tiempo: gargarismos musicales de los canarios; sombras de las figuras geométricas de Picasso que ensamblan en los cuerpos como una vida en otra vida; muchacha estilo Chagall, que se escarba las narices con el índice.

Frases de Estilo


Me han dicho que la deducción es un modo de investigar que parte de lo más conocido a lo menos conocido. Buen método: lo confieso. Pero yo sabía muy poco del asunto y había que pasar la hoja. La inducción es algo maravilloso. Parte de lo menos conocido a lo más conocido...

Frases de Método


Aquí, colgado en el bosque. El mundo va haciendo el tiempo: su corteza se arruga como piel de elefante: sobre la piel, gusanillos y gusanillos. Los gusanillos van haciendo el tiempo: es su espíritu el que se encoge como una uva que se seca. Amor, odio, risa. He perdido la medida: ya no soy un hombre: soy un muerto.

Frases de Medida


Tú eres la única mujer a quien amo. Tú estás aquí dentro de mi pensamiento a todas horas. Tu recuerdo es un volumen que está constantemente deteniéndolo todo para ser lo único o es un perfume penetrante que tiene todas las afinidades y que se escurre y vuela y se introduce en los más escondidos reductos y anega cada uno de mis sentimientos.

Frases de Perfume


En los de la alcoba: a cada uno una punzada en el coxis y vehemente deseo de mirarse el coxis, de lamerse el coxis. Una contorsión del cuello y el seguir vertiginoso de la cabeza a la curva del cuerpo, sobre manos y pies, en movimiento centrípeto, mientras los vestidos se esfumaban y una curiosa prolongación, arqueada y móvil, les nacía del coxis.

Frases de Trasero

Contexto histórico

Socialismo Vanguardismo

Ocupación

Abogados » Abogados siglo XX » Abogados de Ecuador

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Ecuador

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Ecuador

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Ecuador

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Ecuador

Profesores » Profesores siglo XX » Profesores de Ecuador

Pablo Palacio

Frases, biografía y libros.


Pablo Palacio: Escritor, novelista, cuentista, ensayista, dramaturgo, Profesor y Abogado ecuatoriano cuya obra se adscribe a las vanguardias por su naturaleza absurda, grotesca e irreverente.

Biografía Pablo Palacio

Pablo Palacio tuvo una infancia difícil, marcada por la ausencia del padre y la muerte de la madre a los 6 años (1912), fue criado por uno de sus tíos.

Estudió en la escuela de los Hermanos Cristianos y en el colegio Bernardo Valdivieso de su ciudad natal, donde obtuvo en 1921 el primer premio con "El huerfanito", su autobiografía.

Se trasladó a la ciudad de Quito (Pichincha) para ingresar en la Universidad Central de Ecuador, donde se recibió de abogado en 1925 con excelente promedio.

Durante su estadía en Quito, Pablo Palacio se convirtió en poco tiempo en uno de los referentes del Partido Socialista Ecuatoriano.

Tiempo después ejerció como profesor de Filosofía y Literatura en la Universidad Central, como subsecretario del ministerio de Educación y como subsecretario de la Asamblea Nacional Constituyente en 1938.

En 1939 comenzó a sentir ciertos trastornos mentales que pronto se declararían en locura, pasando los últimos siete años de su vida en una clínica psiquiátrica acompañado y cuidado por su esposa, la destacada artista Carmita Palacios.

Libros destacados

  • Débora (1927)
  • Vida del ahorcado (1932)
  • El huerfanito (1921)
  • Luz lateral (1926)
  • Comedia inmortal (1926)
  • Un hombre muerto a puntapiés (1927)

Enlaces

Síguenos en

Frases y pensamiento en Facebook Frases y pensamiento en Twitter Frases y pensamiento en Google +