Frases de Oscar Wilde - Página 8

Frases de Oscar Wilde (página 8 de 12)

169. Todos estamos en la cloaca, pero algunos miramos hacia las estrellas. "El abanico de Lady Windermere" (1892)

Quimera


170. En este mundo hay sólo dos tragedias. Una es no conseguir lo que uno quiere; y otra, conseguirlo. Esta última es la peor; ¡Esta última es una verdadera tragedia! "El abanico de Lady Windermere" (1892)

Hacer que suceda


171. Experiencia es el nombre que da todo el mundo a sus errores. "El abanico de Lady Windermere" (1892)

Formación


172. ¡Oh, qué lección! ¡Y qué lástima que recibamos en la vida únicamente estas lecciones cuando ya no nos son útiles! "El abanico de Lady Windermere" (1892)

Lección


173. La moderación es una cosa fatal... No hay nada como el exceso. "Una mujer sin importancia" (1893)

Moderación


174. Siempre me asombro de mí mismo. Es lo único que hace la vida digna de ser vivida. "Una mujer sin importancia" (1893)

Asombro


175. Los hombres se casan porque están cansados; las mujeres, por curiosidad. Ambos se llevan una desilusión. "Una mujer sin importancia" (1893)

Desilusión


176. El descontento es el primer paso en el progreso de un hombre o de una nación. "Una mujer sin importancia" (1893)

Descontento


177. Cualquier preocupación sobre lo correcto o acertado de nuestro comportamiento demuestra un desarrollo intelectual interrumpido. "Frases y filosofías para uso de la juventud" (1894)

Correcto


178. El primer deber en la vida es ser tan artificial como sea posible. El segundo aún no lo ha descubierto nadie. "Frases y filosofías para uso de la juventud" (1894)

Artificial


179. La maldad es un mito inventado por las buenas personas para explicar el peculiar atractivo de los demás. "Frases y filosofías para uso de la juventud" (1894)

Atractivo


180. Quienes no ven la diferencia entre el alma y el cuerpo carecen tanto de una cosa como de otra. "Frases y filosofías para uso de la juventud" (1894)

Diferencia


181. Los bien educados contradicen a los demás. Los sabios se contradicen a sí mismos. "Frases y filosofías para uso de la juventud" (1894)

Educado


182. Nada que ocurra en realidad tiene la menor importancia. "Frases y filosofías para uso de la juventud" (1894)

Importancia


183. El aburrimiento señala la llegada de la época de la seriedad. "Frases y filosofías para uso de la juventud" (1894)

Seriedad


184. La única esperanza de vivir en el recuerdo de las clases comerciales es no pagar las facturas. "Frases y filosofías para uso de la juventud" (1894)

Comerciantes


185. Ningún crimen es vulgar, pero la vulgaridad siempre es un crimen. La vulgaridad es la conducta de los demás. "Frases y filosofías para uso de la juventud" (1894)

Vulgaridad


186. Uno debería ser siempre un poco improbable. "Frases y filosofías para uso de la juventud" (1894)

Improbable


187. Hay cierta fatalidad en las buenas resoluciones. Invariablemente se toman demasiado pronto. "Frases y filosofías para uso de la juventud" (1894)

Fatalidad


188. Una verdad deja de ser cierta cuando más de una persona cree en ella. "Frases y filosofías para uso de la juventud" (1894)

Inverosímil


189. Ser prematuro es ser perfecto. "Frases y filosofías para uso de la juventud" (1894)

Perfecto


190. La vestimenta de los griegos carecía, en esencia, de talento estético. Nada debería revelar el cuerpo salvo el cuerpo. "Frases y filosofías para uso de la juventud" (1894)

Estética


191. La industria es la raíz de toda fealdad. "Frases y filosofías para uso de la juventud" (1894)

Industria


192. ¡Oh, la diversión, la diversión! ¿Qué otra cosa trae a la gente? "La importancia de llamarse Ernesto" (1895)

Diversión

Autores relacionados

Charles Dickens George Bernard Shaw Mark Twain William Shakespeare