Frases de Orhan Pamuk

Sólo hizo una cosa que me conmovió el corazón: a mitad de la cena, de repente me dijo que intuía que un día sería muy feliz. Y aquellas palabras me hicieron sentir con mayor claridad que se me había cerrado la posibilidad de ser feliz en la vida. 80. Después del accidente, El museo de la inocencia

Frases de "El museo de la inocencia" (2008) Frases de Claridad


(...) Luego íbamos a un café para leer de nuevo el libro y hablábamos de él sin parar, sin parar durante horas. Aquello era amor y a veces pensaba que, como en las películas, el amor era el único medio de traer un universo lejano hasta el nuestro. 5, La vida nueva

Frases de "La vida nueva" (1995) Frases de Café


(...) No era una inquietud política, sino la de un hombre cuyo único entretenimiento en la vida es discutir todas las noches durante horas con sus hijas y sus invitados sobre política y sobre la existencia o no de Dios y que teme perder su lugar a la cabecera de la mesa. 14. ¿Cómo escribe poesía?, Nieve

Frases de "Nieve" (2001) Frases de Entretenimiento


Fuera lucía ese cielo resplandeciente tan característico de Estambul en los días de primavera. En las calles el calor hacía sudar a los estambulíes, que aún no se habían librado de los hábitos del invierno, pero en el interior de las casas, en las tiendas y a la sombra de los tilos y los castaños seguía haciendo fresco. 1. El momento más feliz de mi vida, El museo de la inocencia

Frases de "El museo de la inocencia" (2008) Frases de Estambul


Al hacer el amor en cada encuentro de una manera más franca y libre, me daba cuenta de que consideraba una fuente de felicidad no sólo ese mundo real y los detalles sexuales, extremadamente atractivos, sino también las extensiones más raras del cuerpo de Füsun, las verrugas, los granos, los pelos, las manchas oscuras y terribles. 24. La petición de mano, El museo de la inocencia

Frases de "El museo de la inocencia" (2008) Frases de Vello


(...) Y eché una última mirada a los hermosos pechos medio visibles, a los maravillosos hombros y a los brazos infantiles. Mientras regresaba a mi mesa sentía en lo más hondo con una sensación de victoria que, como una ola gigantesca que golpea la orilla, la felicidad crecía dentro de mí a cámara lenta a punto de arribar a mi futuro. 24. La petición de mano, El museo de la inocencia

Frases de "El museo de la inocencia" (2008) Frases de Brazos


Hasta la petición de mano todos los días nos vimos a la misma hora en el edificio Compasión y nos amamos intensamente. De la misma forma que nunca hablábamos de nuestra situación, del hecho de que yo fuera a comprometerme, ni tampoco de qué pasaría con nosotros después, nos manteníamos alejados de cualquier cosa que pudiera recordárnoslo. 23. Silencio, El museo de la inocencia

Frases de "El museo de la inocencia" (2008) Frases de Situación


(...) ver el Bósforo siempre me ha sentado bien. Frente a la derrota, al desplome, a la opresión, a la amargura y a la pobreza que pudren por dentro la ciudad, el Bósforo está unido en lo más profundo de mi mente a sensaciones de unión a la vida, de entusiasmo por vivir y de felicidad. El espíritu y la fuerza de Estambul le vienen del Bósforo. Estambul: Ciudad y recuerdos

Frases de "Estambul: Ciudad y recuerdos" (2005) Frases de Estambul


Siento como si la oscuridad de la noche fuera a cubrir la pobreza de la vida, las calles y los objetos, y que, mientras respiramos tranquilos por fin en casa, en nuestros cuartos, en nuestras camas, nos entregaremos a sueños y fantasías hechos de las antiguas riquezas, las construcciones desaparecidas y las leyendas de ese Estambul ahora tan lejos. Estambul: Ciudad y recuerdos

Frases de "Estambul: Ciudad y recuerdos" (2005) Frases de Estambul


Hay dos tipos de hombres -dijo Ka con tono pedagógico-. Los primeros, antes de enamorarse, tienen que saber cómo la mujer se come un bocadillo, cómo se peina, qué tonterías le preocupan, por qué se enfada con su padre y todas las historias y leyendas que se cuentan sobre ella. Los segundos, y yo soy de ésos, necesitan saber muy poco para poder enamorarse. 14. ¿Cómo escribe poesía?, Nieve

Frases de "Nieve" (2001) Frases de Enamorarse


El pueblo turco no debe contemplar en sus museos malas imitaciones de la pintura occidental sino su propia vida. Nuestros museos no deben mostrar las aspiraciones de nuestros millonarios de sentirse occidentales, sino nuestra vida. Mi museo es toda nuestra vida, la de Füsun y la mía, todo lo que hemos vivido, y todo lo que le he contado es verdad, Orhan Bey. 83. Felicidad, El museo de la inocencia

Frases de "El museo de la inocencia" (2008) Frases de Nuestra vida


Me gustaba leer libros de la misma manera que me gustaba ir al cine u hojear revistas y periódicos. No lo hacía porque esperara que me sirviera para algo ni porque persiguiera un objetivo como, qué sé yo, sentirme superior a los demás, más sabio o más profundo. Incluso me atrevo a afirmar que el hecho de convertirme en un ratón de biblioteca me enseñó a ser modesto. 14, La vida nueva

Frases de "La vida nueva" (1995) Frases de Modesto

Contexto histórico

Premio Nobel de Literatura

Influencia en las frases de Orhan Pamuk

Autores relacionados

Elif Shafak

Ocupación

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Turquía

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Turquía

Guionistas » Guionistas siglo XX » Guionistas de Turquía

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Turquía

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Turquía

Profesores » Profesores siglo XX » Profesores de Turquía

Orhan Pamuk

Frases de Orhan Pamuk

Frases de Orhan Pamuk: Escritor, novelista, ensayista, guionista, profesor y periodista turco, merecedor de numerosas distinciones, entre ellas el Premio Grinzane Cavour (2002) y el Premio Nobel de Literatura (2006).

Nombres

RealFerit Orhan Pamuk

Biografía Orhan Pamuk

Orhan Pamuk nace en el seno de una familia de clase media que vivía en el occidentalizado barrio de Nisantasi (Estambul), donde estudió en el "Robert College" y luego ingresó en la carrera de Arquitectura en la Universidad Técnica de Estambul.

Tres años después abandonó arquitectura para dedicarse a la literatura a tiempo completo, recibiéndose de periodista en 1977 (aunque nunca ejerció como tal).

En 1985 se trasladó a Estados Unidos, residiendo en Nueva York y trabajando como profesor visitante en la Universidad de Columbia hasta 1988, año en que volvió a Turquía.

En 1982 publicó su primera novela, "El astrólogo y el sultán", con la cual obtuvo reconocimiento internacional que luego consolidó con "El libro negro" (1990) y "Me llamo rojo" (1998).

En 2005 Orhan Pamuk fue llevado a juicio por una declaración sobre el genocidio armenio (también conocido como holocausto armenio o masacre armenia), sucedido entre 1915 y 1923.

Su mirada crítica sobre dicha matanza, sumado a su férrea defensa de los derechos humanos y varias amenazas e intentos de asesinato, hicieron que debiera exiliarse varias veces.

Libros destacados

  • Me llamo rojo (1998)
  • Nieve (2001)
  • Cevdet Bey y sus hijos (1982)
  • El castillo blanco (1985)
  • El libro negro (1990)
  • La vida nueva (1995)

Libros de Orhan Pamuk »

Enlaces

Síguenos en