Frases de Nikolái Gógol

El general pertenecía a esa clase de personas que, aunque hacían de él lo que querían (por supuesto sin que él lo advirtiera), si se le metía una idea en la cabeza, en ella se quedaba como un clavo, sin que existiera ninguna posibilidad de sacársela.

Frases de Idea


Quedó claramente de manifiesto cómo es el ser humano: es inteligente, sabio, sensato en todo cuanto se relaciona con los demás, pero no en lo que atañe a su propia persona. ¡Qué firmeza y prudencia hay en los consejos que da en los momentos difíciles!

Frases de Prudencia


Esas acciones tan poco nobles no me producen más que pesadumbre. Cuando veo que hay personas que engañan ante los mismos ojos de todos y que no son castigadas con el desprecio general, no sé lo que me ocurre, me pongo mala. Pienso, pienso...-y poco faltó para que rompiera a llorar.

Frases de Disgusto


Pushkin, tan aficionado a reír, a medida que yo leía se iba poniendo cada vez más sombrío, y al acabarse la lectura exclamó con desesperación: "¡Dios mío, qué triste es nuestra Rusia!" En aquel momento me di cuenta de la importancia que podía tener todo cuanto saliera directamente del alma, y, en general, todo cuanto poseyera una verdad interior.

Frases de Rusia


En él no había nada ni de bueno ni de malo, y la carencia de todo dejaba un espantoso vacío. Su rostro duro como el mármol, sin ninguna imperfección notable, no se semejaba a nada; sus rasgos mantenían entre sí una fría proporción. Sólo las diminutas picaduras de viruela y las arrugas que surcaban aquel rostro lo incluían entre esa categoría de personas a las que, como dice la expresión popular, el diablo acude por la noche a fin de moler guisantes en su cara.

Frases de Arrugas


Difícilmente se encontraría un hombre que viviera cumpliendo tan celosamente con sus deberes...Y, ¡Es poco decir! , que trabajara con tanta afición y esmero. Allí, copiando documentos, se abría ante él un mundo más pintoresco y placentero. En su cara se reflejaba el gozo que experimentaba. Algunas letras eran sus favoritas, y cuando daba con ellas estaba como fuera de sí: sonreía, parpadeaba y se ayudaba con los labios, de manera que resultaba hasta posible leer en su rostro cada letra que trazaba su pluma.

Frases de Gozo


¡Feliz el escritor que abandona los caracteres poco gratos y aburridos que asombran por la tristeza que infunden en el alma y se aproxima a caracteres en los que se manifiestan las elevadas cualidades del ser humano, que de la gran multitud de personajes que se le presentan a diario, se limita a escoger las contadas excepciones, que nunca traiciona la excelsa canción de su lira, no desciende de la cima en que se halla hasta sus hermanos mezquinos y míseros, y, alejado del suelo, se entrega en cuerpo y alma a sus sublimes imágenes!

Frases de Ser humano

Influencias

Autores relacionados

Antón Pávlovich Chéjov Fiódor Mijáilovich Dostoyevski Iván Turguénev León Tolstói

Nikolái Gógol

Nikolái Gógol

Escritor, novelista y dramaturgo ruso cuya obra se encuentra entre las más representativas de la literatura realista rusa del siglo XIX.

Nombres

RealNikolái Vasílievich Gógo
SeudónimoV. Alov

Biografía Nikolái Gógol

Nikolái Gógol nace en el seno de una familia de la baja nobleza rutena, de padre Vasily Gogol Yanovsky, descendiente de cosacos ucranianos y madre descendiente de polacos terratenientes.

Entre 1820 y 1828 estudio en una escuela superior de arte en la ciudad de Nizhyn, donde comenzó a escribir y durante este periodo lo sorprendió la muerte de su padre, en 1824.

A mediados de 1828 Nikolái Gógol se trasladó a San Petersburgo, donde trabaja como administrativo en la administración zarista y tiempo después comienza a dar clases de historia en la Universidad de San Petersburgo (1834-1835).

En 1836 publica la comedia "El inspector", una sátira de la corrupción de la burocracia que lo obligó a exiliarse a Roma (Italia), viajando luego por Alemania, Suiza y Francia.

En 1842 Nikolái Gógol publica "Almas muertas", considerada una obra maestra del siglo XIX de la literatura rusa y "El capote", un relato corto acerca de un ocupado funcionario, víctima de la injusticia social.

En 1848 una profunda crisis espiritual llevo a Nikolái Gógol a realizar una peregrinación a Jerusalén (Israel), impulsado por sus profundas creencias cristianas ortodoxas.

A su regreso cayó bajo la influencia del sacerdote ultra ortodoxo Padre Konstantínovskii, quien lo convenció de que sus obras narrativas eran pecaminosas, por lo que Nikolái Gógol destruyó gran cantidad de manuscritos inéditos, entre ellos la segunda parte de "Almas muertas".

Murió al borde de la locura y con un gran deterioro físico.

Libros destacados

  • El inspector (1836)
  • Las almas muertas (1842)
  • Oda a Italia (1829)
  • Las veladas en Dikanka (1831)
  • Mirgorod (1835)
  • Historias de San Petersburgo (1835)

Enlaces

Ocupación

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XIX » Dramaturgos de Rusia

Escritores » Escritores siglo XIX » Escritores de Rusia

Novelistas » Novelistas siglo XIX » Novelistas de Rusia

Síguenos en