Frases de Nicolás Maquiavelo

Los hombres, en general, juzgan más con los ojos que con las manos, porque todos pueden ver, pero pocos tocar. Todos ven lo que pareces ser, mas pocos saben lo que eres; y estos pocos no se atreven a oponerse a la opinión de la mayoría. El príncipe

Frases de "El príncipe" (1513) Frases de Apariencia


Hay dos maneras de combatir: una, con las leyes; otra, con la fuerza. La primera es distintiva del hombre; la segunda, de la bestia. Pero como a menudo la primera no basta, es forzoso recurrir a la segunda. Un príncipe debe saber entonces comportarse como bestia y como hombre. El príncipe

Frases de "El príncipe" (1513) Frases de Combatir


No hay manera de evitar la adulación que hacer entender a los hombres que no existe ofensa al decir la verdad; y resulta que, cuando todos pueden decir la verdad, faltan al respeto. Por lo tanto, un príncipe prudente debe preferir una tercera vía: rodearse de los hombres de buen juicio. El príncipe

Frases de "El príncipe" (1513) Frases de Adulación


El odio se gana tanto con las buenas acciones como con las malas. Un príncipe, para conservar el poder, es a menudo obligado a ser perverso, porque cuando el grupo (ya sea pueblo, soldados o nobles) del que juzga necesario para mantenerse, está corrompido, es conveniente seguir su capricho para satisfacerlo, pues las buenas acciones serían tus enemigas. El príncipe

Frases de "El príncipe" (1513) Frases de Perverso


Nadie se asombre de que, al hablar de los principados de nueva creación y de aquellos en los que sólo es nuevo el príncipe, traiga yo a colación ejemplos ilustres. Los hombres siguen casi siempre cl canino abierto por otros y se empeñan en imitar las acciones de los demás. Y aunque no es posible seguir exactamente el mismo camino ni alcanzar la perfección del modelo, todo hombre prudente debe entrar en el camino seguido por los grandes e imitar a los que han sido excelsos, para que, si no los iguala en virtud, por lo menos se les acerque. El príncipe

Frases de "El príncipe" (1513) Frases de Imitar


(...) Surge de esto una cuestión: si vale más ser amado que temido, o temido que amado. Nada mejor que ser ambas cosas a la vez; pero puesto que es difícil reunirlas y que siempre ha de faltar una, declaro que es más seguro ser temido que amado. Porque de la generalidad de los hombres se puede decir esto: que son ingratos, volubles, simuladores, cobardes ante el peligro y ávidos de lucro. Mientras les haces bien, son completamente tuyos: te ofrecen su sangre, sus bienes, su vida y sus hijos, pues -como antes expliqué- ninguna necesidad tienes de ello; pero cuando la necesidad se presenta se rebelan. El príncipe

Frases de "El príncipe" (1513) Frases de Peligro


Siendo mi propósito escribir cosa útil para quien la entiende, me ha parecido más conveniente ir tras la verdad efectiva de la cosa que tras su apariencia. Porque muchos se han imaginado como existentes de veras a repúblicas y principados que nunca han sido vistos ni conocidos; porque hay tanta diferencia entre cómo se vive y cómo se debería vivir, que aquel que deja lo que se hace por lo que debería hacerse marcha a su ruina en vez de beneficiarse. , pues un hombre que en todas partes quiera hacer profesión de bueno es inevitable que se pierda entre tantos que no lo son. Por lo cual es necesario que todo príncipe que quiera mantenerse aprenda a no ser bueno, y a practicarlo o no de acuerdo con la necesidad. El príncipe

Frases de "El príncipe" (1513) Frases de Príncipe


En nuestros tiempos sólo hemos visto hacer grandes cosas a los hombres considerados tacaños; los demás siempre han fracasado. El papa Julio II, después de servirse del nombre de pródigo para llegar al Pontificado, no se cuidó a fin de poder hacer la guerra, de conservar semejante fama. El actual rey de Francia ha sostenido tantas guerras sin imponer tributos extraordinarios a sus súbditos porque, con su extremada economía, proveyó a los superfluos. El actual rey España, si hubiera sido espléndido, no habría realizado ni vencido en tantas empresas. En consecuencia, (...) debe reparar poco -con tal de que ello le permita defenderse, no robar a los súbditos, no volverse pobre y despreciable, no mostrarse expoliador- en incurrir en el vicio de tacaño; porque éste es uno de los vicios que hacen posible reinar. El príncipe

Frases de "El príncipe" (1513) Frases de Mezquindad


Roma y Esparta se conservaron libres durante muchos siglos porque estaban armadas. Los suizos son muy libres porque disponen de armas propias. De las armas mercenarias de la antigüedad son un ejemplo los cartagineses, los cuales estuvieron a punto de ser sometidos por sus tropas mercenarias, después de la primera guerra con los romanos, a pesar de que los cartagineses tenían por jefes a sus mismos conciudadanos. Filipo de Macedonia, nombrado capitán de los tebanos a la muerte de Epaminondas, les quitó la libertad después de la victoria. Los milaneses, muerto el duque Felipe, tomaron a sueldo a Francisco Sforza para combatir a los venecianos; y Sforza venció al enemigo en Caravaggio y se alió después con él para sojuzgar a los milaneses, sus amos. El padre de Francisco Sforza, estando al servicio de la reina Juana de Nápoles, la abandonó inesperadamente; y ella, al quedar sin tropas que la defendiesen, se vio obligada, para no perder el reino, a entregarse en manos del rey de Aragón. El príncipe

Frases de "El príncipe" (1513) Frases de Armamento


Trate el príncipe de huir de las cosas que lo hagan odioso o despreciable, y una vez logrado, habrá cumplido con su deber y no tendrá nada que temer de los otros vicios. Hace odioso, sobre todo, como ya he dicho antes, el ser expoliador y el apoderarse de los bienes y de las mujeres de los súbditos, de todo lo cual convendrá abstenerse. Porque la mayoría de los hombres, mientras no se ven privados de sus bienes y de su honor, viven contentos; y el príncipe queda libre para combatir la ambición de los menos que puede cortar fácilmente y de mil maneras distintas. Hace despreciable el ser considerado voluble, frívolo, afeminado, pusilánime e irresoluto, defectos de los cuales debe alejarse como una nave de un escollo, e ingeniarse para que en sus actos se reconozca grandeza, valentía, seriedad y fuerza. Y con respecto a los asuntos privados de los súbditos, debe procurar que sus fallos sean irrevocables y empeñarse en adquirir tal autoridad que nadie piense en engañarlo ni envolverlo con intrigas. El príncipe

Frases de "El príncipe" (1513) Frases de Frívolo

Contexto histórico

Renacimiento

Influencia en las frases de Nicolás Maquiavelo

Autores relacionados

Aristóteles Jean-Jacques Rousseau Leonardo Da Vinci Platón Thomas Hobbes

Ocupación

Filósofos » Filósofos siglo XV » Filósofos de Italia

Políticos » Políticos siglo XV » Políticos de Italia

Diplomáticos » Diplomáticos siglo XV » Diplomáticos de Italia

Poetas » Poetas siglo XV » Poetas de Italia

Historiadores » Historiadores siglo XV » Historiadores de Italia

Nicolás Maquiavelo


Frases de Nicolás Maquiavelo: Filósofo, político, diplomático, poeta e historiador italiano, autor de "El príncipe" (1513), "La Mandrágora" (1518), "Clizia" (1525) y "Historia florentina" (1525).

Nombres

RealNiccolo di Bernardo dei Machiavelli

Biografía Nicolás Maquiavelo

Nicolás Maquiavelo nace en el seno de una familia noble empobrecida, de padre abogado y madre descendiente de una influyente familia.

En 1494 es nombrado secretario de la segunda cancillería encargada de los Asuntos Exteriores y de la Guerra de la ciudad, cargo que ocupa hasta 1512 y que le lleva a realizar importantes misiones diplomáticas en varias ciudades de Italia, Francia y Alemania.

Nicolás Maquiavelo Intentó sin éxito propiciar el acercamiento de posiciones entre Luis XII de Francia y el papa Julio II, fue acusado de traición y encarcelado por un breve período en Florencia en 1512 y después exiliado a San Casciano, donde permanece varios años, dedicándose a la redacción de sus obras.

En 1520 el cardenal Julio de Médicis le confió varias misiones y, cuando se convirtió en Papa, con el nombre de Clemente VII (1523), pasó a ocupar el cargo de superintendente de fortificaciones (1526).

En 1527 las tropas de Carlos I de España tomaron y saquearon Roma (Italia), lo que trajo consigo la caída de los Médicis en Florencia y la marginación política de Nicolás Maquiavelo, quien murió poco después de ser apartado de todos sus cargos.

Es considerado el fundador de la filosofía política moderna y uno de sus principales exponentes, además de ser uno de los que mejor develó la naturaleza del poder en forma realista y desnuda.

Libros destacados

  • El príncipe (1513)
  • La Mandrágora (1518)
  • Historia florentina (1525)
  • Clizia (1525)
  • Las decenales (1509)
  • Discursos sobre la primera década de Tito Livio (1519)

Enlaces

Síguenos en