Frases de Naguib Mahfuz

Amor y admiración que brotaban de lo más profundo del ser, y se imbricaban en sus raíces primeras o, más aún, como si ambos no fueran más que uno sólo, unidos en el amor y la admiración a sí mismos. El hombre ya no era un ser lejano, inaccesible, encerrado, sino alguien muy próximo y cercano, como una parte de su alma y de su corazón. Un padre y un hijo, un solo espíritu.

Frases de Raíces


No hagas caso de lo que dice tu padre, no le creas. Está enfermo. Es una suerte para ti que pases solo la mayor parte del tiempo. Que Dios te acompañe, con eso es suficiente. Sé un ángel y deja que los profesores, los libros y el teatro sean tus amigos. Sé mi hijo y el hijo de otra gente buena. Eres la única luz de esta vieja casa sumida en la oscuridad. Sé único en todo.

Frases de Suerte


El amor realmente maravilloso es mi amor por ti. Es un acto de fe en el universo, frente a sus pesimistas enemigos; un amor que me enseñó que la muerte no es lo más horrible que podemos temer y que la vida no es lo más alegre que podemos desear, pues en la vida hay cosas que la vuelven dura y la empobrecen hasta el punto de hacer buscar la muerte, y cosas que la vuelven tierna y la enriquecen hasta hacer anhelar la eternidad.

Frases de Desear


Mira el árbol con abundantes hojas, cuyas ramas se extienden en el aire, y observa cómo la gente se refugia en su sombra de los abrasadores rayos de sol y recoge los frutos que están a su alcance. Luego mira ese mismo árbol en invierno y observa como el frío viento ha hecho caer sus hojas, dejando sus ramas desnudas y débiles, como un cadáver sin embalsamar. Fíjate en cómo la gente sólo se acerca a él para cortarle las ramas y arrojarlas al fuego.

Frases de Cadáver


Los hay que creen que las tragedias que afligen a las personas aparentemente inocentes son señales de una justicia vengativa, de una sabiduría incomprensible para los humanos. Dirán, por ejemplo, que un padre que ha perdido un hijo, si reflexiona seriamente, descubrirá que la muerte del hijo es el castigo de una antigua falta, cometida por él o por sus antepasados. Sin embargo, Dios es demasiado justo y compasivo para tratar como culpables a personas inocentes.

Frases de Culpabilidad


Hazme caso, el sufrimiento tiene su parte alegre, la desesperación también es dulce y la muerte no carece de sentido. Todas las cosas son hermosas, todo sabe bien. ¿Cómo podemos aburrirnos con el cielo azul, la hierba verde, las flores perfumadas, con la maravillosa capacidad de amar que tiene el corazón y ante la infinita fuerza del espíritu para creer? ¿Cómo es posible aburrirse en un mundo en que están los seres que amamos, que admiramos, que nos aman y que nos admiran?

Frases de Sufrimiento


Me sumergí en los sopores de la fiebre, con la cabeza dándome vueltas. Mi lengua decía cosas sin sentido y sentí la mano de la muerte explorando mi corazón. ¡Qué cruel eres, muerte! Te veo avanzar hacia tu objetivo con paso firme y corazón de piedra, sin cansarte, aburrirte, apiadarte, verter lágrimas ni infundir esperanzas. Pisoteas nuestros diminutos corazones destruyendo nuestros deseos y nuestros sueños, y no cambias tus métodos ni aunque la presa esté en la flor de la edad.

Frases de Corazón de piedra


Sus palabras provocaban una especie de magia, a la que no se resistían ni siquiera los hombres de edad avanzada, y en un breve espacio de tiempo consiguió conquistar los oídos de todos, encantar su corazón, provocar sus buenos sentimientos y dirigirlos por donde él quería. Los pobres le seguían, los ricos le obedecían y los rebeldes se sometían a él. La base de su llamamiento era la belleza y la moderación, bajo cuya sombra el pobre podía vivir satisfecho y el rico, sólo con lo que necesitaba.

Frases de Moderación


El escribe mucho sobre viejas realidades: el alma..., el absoluto..., la teoría del conocimiento...Es bonito...Pero excepto al placer intelectual y al conformismo ideológico, eso no conduce a ningún lugar. Quiero decir que la escritura es un medio destinado a un fin. Este fin último radica en la transformación de este mundo y el progreso del hombre en el camino del adelanto y la liberación. La humanidad se halla en un combate permanente y un escritor realmente digno de ese nombre debe estar a la cabeza de los que luchan.

Frases de Liberación


Ni tampoco olvido mi desolación al recibir el anuncio de tu partida de esa boca iluminada por la alegría, como quien recibe un veneno escondido en un ramo de flores de agradable perfume. No puedo olvidar tampoco mi envidia de las cosas que habían podido hacerte feliz, habiendo sido yo incapaz de conseguirlo, cosas que habían logrado tu amor, estando yo privado de él. ¿No notaste mi desolación en el momento de la despedida? ¡Claro que no! No notaste nada. No porque yo estuviera solo entre la multitud, sino porque tú, amada mía, no veías nada.

Frases de Despedida


Éste era un rostro apacible, de cuyas facciones, relajadas y suavizadas por la devoción, el afecto y la solicitud de perdón, emanaban la piedad, el amor y la esperanza. Él no rezaba de forma mecánica: recitación, puesta en pie y prosternación, sino que su oración era hecha con gran sentimiento y llevada a cabo con el mismo entusiasmo que lo sacudía al volcarse en todos los demás aspectos de la vida, como el trabajo, sacrificándose por él; la amistad, excediéndose en ella; el amor, derritiéndose de pasión, y la bebida, emborrachándose y ahogándose en ella, fiel y sinceramente en toda ocasión.

Frases de Bebida


No tenía la suerte de ver a mis padres más que un momento al final de la tarde, e incluso entonces no me prestaban atención, porque estaban preparándose para salir. Quizá debido a que apenas recibí afecto y atención, estaba más unido a ellos. Los echaba de menos. La belleza de mi madre me fascinaba, así como su dulzura y su cariño; me sentía atraído por su aspecto angelical. Mi padre me parecía un ser maravilloso por la forma tierna en que jugaba conmigo y su risa cordial. Nunca estropeaba el escaso tiempo que estábamos juntos con sermones, órdenes o amenazas. Siempre estaba contento, gastando bromas.

Frases de Bromas

Influencias

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Egipto

Filósofos » Filósofos siglo XX » Filósofos de Egipto

Guionistas » Guionistas siglo XX » Guionistas de Egipto

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Egipto

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Egipto

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Egipto

Naguib Mahfuz

Frases de Naguib Mahfuz

Filósofo, periodista, escritor, novelista, poeta y guionista egipcio, primer escritor en lengua árabe galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1988.

Biografía Naguib Mahfuz

Naguib Mahfuz nace en el seno de una familia numerosa, siendo el último de siete hijos, y pasa sus primeros años de vida en el barrio "Al-Gamaliyya", una de las zonas históricas más antiguas de la capital egipcia.

Desde pequeño se interesó por la literatura, adquiriendo un profundo conocimiento de la literatura medieval y arábiga mientras aún estudiaba en la escuela secundaria.

En 1919 la revolución egipcia contra la ocupación británica marcó profundamente a Naguib Mahfuz, siendo éste tema recurrente en numerosas obras.

Finalizada su educación inicial, ingresó en la Universidad de Fuad (actual Universidad de El Cairo), donde estudió y se graduó en la carrera de filosofía en 1934 y formó parte del partido nacionalista anti británico Wafd.

Tras haber cursado una maestría, comenzó a trabajar como periodista en el periódico "er-Risala", y contribuir con artículos en los diarios "el-Hilal" y "Al-Ahram".

Tiempo después abandonó parcialmente su actividad periodística para desempeñarse como funcionario en diversos organismos administrativos de Egipto, fue director del departamento técnico del Instituto de Artes y presidente del Instituto Nacional de Cine.

Tras sus primeros escarceos con la novela histórica, con títulos como "Caprichos del destino" (1939) o "Lucha de Tebas" (1943), hizo un cambio al realismo, publicando "Jan al-Jalilí" (1946) y "El callejón de los milagros" (1947), una de sus obras más conocidas e importantes.

En el clima de cambio político que siguió al derrocamiento de la monarquía egipcia en 1952, su "Trilogía de El Cairo", integrada por "Entre dos palacios" (1956), "Palacio del deseo" (1957) y "La azucarera" (1957), obtuvo un gran éxito y le valió el Premio Nacional de las Letras Egipcias (1957).

A partir de 1960, las obras de Naguib Mahfuz abordaron cuestiones políticas y sociales, como es el caso de "El ladrón y los perros" (1961), una crítica del régimen naserista, y "Miramar" (1967).

Ferviente defensor de la paz, Naguib Mahfuz apoyó los Acuerdos de Camp David, mediante los cuales Egipto e Israel firmaron la paz en los conflictos territoriales entre ambos países.

La concesión en 1988 del Premio Nobel de Literatura le dio fama mundial y la consideración de "padre de la prosa árabe" y "mayor cronista del Egipto moderno".

En 1994 fue atacado por extremistas islámicos, quienes le infligieron una grave herida al considerar su obra como una blasfemia contra la religión musulmana.

Tras su recuperación y con numerosas secuelas en su salud, Naguib Mahfuz fue amenazado de muerte debió tener protección policial el resto de su vida.

En julio de 2006 debió ser internado por un accidente doméstico y su salud se deterioró rápidamente, debiendo ser operado el 26 de agosto y falleciendo días después.

Libros destacados

  • El callejón de los milagros (1947)
  • Entre dos palacios (1956)
  • Miramar (1967)
  • La batalla de Tebas (1943)
  • La azucarera (1957)
  • El palacio del deseo (1957)

Enlaces

Síguenos en