Frases de Naguib Mahfuz

Inocencia en la aldea, patriotismo en la ciudad, revolución en la oscuridad, un sillón con poder ilimitado, un ojo mágico que desnuda la verdad, un órgano vital que muere, un germen latente en el que se insinúa la vida.

Frases de Vital


Las lágrimas se han secado, pero nos queda la risa. La risa es más fuerte que las lágrimas, y su resultado más positivo. Reíros desde el fondo del corazón, reíros hasta que nos oigan los dueños de las tiendas de nuestra calle feliz.

Frases de Risa


Y si en algún momento quería sacar a la luz los recuerdos de su vida, sólo aparecían ante ella el bien y la felicidad, y cuando surgían los miedos y las tristezas eran como siluetas vacías que no merecían más que una sonrisa compasiva.

Frases de Momento


Lo impulsaban a luchar el deseo de saber y el amor a la verdad, el espíritu de aventura teórica, y el anhelo de consolarse y atenuar la atmósfera de aflicción que lo cubría y la sensación de soledad que se ocultaba en lo hondo de su alma.

Frases de Luchar


No pretendas haber explorado la esencia de la vida si no has amado. El oído, la vista, el gusto, la seriedad, la diversión, el amor y el triunfo son alegrías que se elevan en aquel cuyo corazón está colmado de amor, desde la primera mirada.

Frases de Esencia


La vida es todo eso a la vez: lucha e intriga, sabiduría y belleza. Y si ignoras alguno de esos aspectos, pierdes la oportunidad de comprenderla de forma global, y tu capacidad de influir en ella con algo que la oriente hacia un camino mejor.

Frases de Intriga


Lo extraordinario del virus del tifus, como del resto de los virus, es su increíble insignificancia; los ojos no pueden verlo, pero él puede detener el curso de la vida, decidir el destino del hombre, y hacer pedazos, si lo desea, una familia.

Frases de Sida


Era el sueño de su vida súbitamente convertido en realidad, la riqueza y el lujo que siempre había deseado. Su ambición de fasto y poder era capaz de hacerla enfermar, era un instinto devorador que seguramente sólo la riqueza lograría apaciguar.

Frases de Lujo


¿Cómo puede vivir una minoría en el seno de una mayoría que la reprime? El mérito de los mensajes celestiales se mide ordinariamente por la prosperidad que le proporcionan al hombre, teniendo como primera misión el tender la mano a los oprimidos.

Frases de Oprimidos


Me explicaba que ser un ángel significaba amar lo bueno, no hacer daño a los demás y llevar el cuerpo y la ropa limpios. Mis verdaderos maestros fueron el teatro, los libros, en su momento, y por último personas que no tenían relación con mis padres.

Frases de Ángel


(... ) ¿Qué valor tiene la nostalgia del pasado? Quizás el pasado siga siendo el opio de los sentimentales. Lo peor que te puede pasar es tener un corazón nostálgico y una mente escéptica. Así que digamos cualquier cosa, mientras sigamos sin creer en nada.

Frases de Nostalgia


A la desgracia hay que enfrentarse con amor: él nos consolará y nos devolverá la alegría. El amor es el mejor remedio. En los pliegues del infortunio se esconde la felicidad, como el diamante en la grieta de la mina. Dejémonos instruir por la sabiduría del amor.

Frases de Desgracia

Contexto histórico

Existencialismo Realismo Socialismo

Influencia en las frases de Naguib Mahfuz

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Egipto

Filósofos » Filósofos siglo XX » Filósofos de Egipto

Guionistas » Guionistas siglo XX » Guionistas de Egipto

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Egipto

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Egipto

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Egipto

Naguib Mahfuz

Frases de Naguib Mahfuz

Frases de Naguib Mahfuz: Filósofo, periodista, escritor, novelista, poeta y guionista egipcio, primer escritor en lengua árabe galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1988.

Biografía Naguib Mahfuz

Naguib Mahfuz nace en el seno de una familia numerosa, siendo el último de siete hijos, y pasa sus primeros años de vida en el barrio "Al-Gamaliyya", una de las zonas históricas más antiguas de la capital egipcia.

Desde pequeño se interesó por la literatura, adquiriendo un profundo conocimiento de la literatura medieval y arábiga mientras aún estudiaba en la escuela secundaria.

En 1919 la revolución egipcia contra la ocupación británica marcó profundamente a Naguib Mahfuz, siendo éste tema recurrente en numerosas obras.

Finalizada su educación inicial, ingresó en la Universidad de Fuad (actual Universidad de El Cairo), donde estudió y se graduó en la carrera de filosofía en 1934 y formó parte del partido nacionalista anti británico Wafd.

Tras haber cursado una maestría, comenzó a trabajar como periodista en el periódico "er-Risala", y contribuir con artículos en los diarios "el-Hilal" y "Al-Ahram".

Tiempo después abandonó parcialmente su actividad periodística para desempeñarse como funcionario en diversos organismos administrativos de Egipto, fue director del departamento técnico del Instituto de Artes y presidente del Instituto Nacional de Cine.

Tras sus primeros escarceos con la novela histórica, con títulos como "Caprichos del destino" (1939) o "Lucha de Tebas" (1943), hizo un cambio al realismo, publicando "Jan al-Jalilí" (1946) y "El callejón de los milagros" (1947), una de sus obras más conocidas e importantes.

En el clima de cambio político que siguió al derrocamiento de la monarquía egipcia en 1952, su "Trilogía de El Cairo", integrada por "Entre dos palacios" (1956), "Palacio del deseo" (1957) y "La azucarera" (1957), obtuvo un gran éxito y le valió el Premio Nacional de las Letras Egipcias (1957).

A partir de 1960, las obras de Naguib Mahfuz abordaron cuestiones políticas y sociales, como es el caso de "El ladrón y los perros" (1961), una crítica del régimen naserista, y "Miramar" (1967).

Ferviente defensor de la paz, Naguib Mahfuz apoyó los Acuerdos de Camp David, mediante los cuales Egipto e Israel firmaron la paz en los conflictos territoriales entre ambos países.

La concesión en 1988 del Premio Nobel de Literatura le dio fama mundial y la consideración de "padre de la prosa árabe" y "mayor cronista del Egipto moderno".

En 1994 fue atacado por extremistas islámicos, quienes le infligieron una grave herida al considerar su obra como una blasfemia contra la religión musulmana.

Tras su recuperación y con numerosas secuelas en su salud, Naguib Mahfuz fue amenazado de muerte debió tener protección policial el resto de su vida.

En julio de 2006 debió ser internado por un accidente doméstico y su salud se deterioró rápidamente, debiendo ser operado el 26 de agosto y falleciendo días después.

Libros destacados

  • El callejón de los milagros (1947)
  • Entre dos palacios (1956)
  • Miramar (1967)
  • La batalla de Tebas (1943)
  • La azucarera (1957)
  • El palacio del deseo (1957)

Enlaces

Síguenos en