Frases de Morris West

Que Dios me conceda la luz suficiente para percibir el sentido divino de este mundo loco, y fe suficiente para seguir esa luz. Porque es ahí donde reside la raíz misma de todo el problema. Fe para mover montañas. Los bufones de Dios

Frases de "Los bufones de Dios" (1981) Frases de Creyente


Hasta un infiel sabe que esperar milagros sin tratar de hacer algo es pecado. No pueden tirar los remedios y esperar que los santos los curen. El abogado del diablo

Frases de "El abogado del diablo" (1959) Frases de Divinidad


Designar bienaventurado a un hombre es declararlo siervo heroico de Dios, alzarlo como un ejemplo y un intercesor de los fieles. Aceptar sus milagros es admitir más allá de toda duda el Poder Divino que ha operado por su intermedio para suspender o abolir las leyes de la naturaleza. Un error en tal materia es inconcebible. La maquinaria maciza de la Congregación de Ritos ha sido proyectada para impedirlo. Pero una acción prematura, una investigación torpe, podrían causar un escándalo grave y debilitar la fe de millones en una Iglesia infalible que reclama para sí la guía directa del Espíritu Santo. El abogado del diablo

Frases de "El abogado del diablo" (1959) Frases de Escándalo


Creo en los santos y en la santidad. Creo en los milagros y creo en Dios, que puede suspender sus propias leyes. Pero también creo que la mano de Dios escribe claramente y con sencillez, para que lo lean todos los hombres de buena voluntad. El abogado del diablo

Frases de "El abogado del diablo" (1959) Frases de Santidad


Usted ha llegado a mi vida en un momento de crisis. Yo soy un obispo de la Iglesia, pero me opongo a mucho de lo que dicen y hacen mis colegas de Roma, no en materia de fe, sino de disciplina, de política, de actitudes. Creo que tengo la razón, pero sé que es peligroso seguir el propio camino: puedo tropezar con el orgullo y arruinar todo lo que espero hacer. El abogado del diablo

Frases de "El abogado del diablo" (1959) Frases de Crisis


El sueño había sido fresco y hermoso doce años antes. Ahora sabía que era una tétrica ilusión. Su error fue el de todos los liberales: creer que los hombres están preparados para reformarse, que la buena voluntad atrae a la buena voluntad, que la verdad se basta a sí misma. Sus planes naufragaron en la venalidad de los funcionarios, en el espíritu conservador de una Iglesia feudal, en la rapiña y la desconfianza de un pueblo ignorante y primitivo. El abogado del diablo

Frases de "El abogado del diablo" (1959) Frases de Rapiña


Aun a través de los vapores espesos del licor lo veía todo con demasiada claridad. Le habían vencido. Se había derrotado a sí mismo. Y ya era tarde para enmendarlo. El abogado del diablo

Frases de "El abogado del diablo" (1959) Frases de Derrota


Cuando llega el dolor, grito, pero en eso no hay oración, sólo miedo. Me arrodillo y recito el oficio y el rosario, pero las palabras están vacías; son calabazas secas que hacen ruido en el silencio. La oscuridad es terrible y me siento muy solo. No veo signos, sino símbolos de contradicción. Trato de disponerme a la fe, la esperanza y la caridad, pero mi voluntad es una caña sacudida por los vientos de la desesperación... El abogado del diablo

Frases de "El abogado del diablo" (1959) Frases de Suplicio


Pero aun en el pecado, el acto de amor, hecho con amor, tiene una sombra de divinidad. Su conformidad puede estar errada, pero su naturaleza no se altera, y su naturaleza es creadora, comunicativa, espléndida en la entrega...Fue en este esplendor de mi entrega a Nina y de ella a mí, cuando empecé a comprender cómo puede un hombre entregarse a Dios, si existe un Dios. El momento del amor es un momento de unión, el acto de fe es mutuo e implícito. El abogado del diablo

Frases de "El abogado del diablo" (1959) Frases de Divinidad


Hay una gran cantidad de rumores circulando. Algunos están basados en hechos, pero los hechos no siempre pueden ser claramente comprendidos. Si se calcula que una simple bomba atómica matará a un millón de personas y contaminará al mismo tiempo una periferia mucho mayor que el lugar destruido por la bomba misma, entonces es preciso pensar en alguna forma de muerte misericordiosa para los sobrevivientes sin esperanza... En el caos general ¿Quién trazará las líneas divisorias entre el bien y el mal? Los bufones de Dios

Frases de "Los bufones de Dios" (1981) Frases de Bomba atómica


¡Cáncer! -El dedo romo del cirujano se había detenido un momento en el centro de la mancha gris y después había continuado hacia fuera, delineando la difusión del tumor-. Un carcinoma de crecimiento lento, pero bien establecido. He visto demasiados para equivocarme con éste. El abogado del diablo

Frases de "El abogado del diablo" (1959) Frases de Cirujano


Usted es un hombre fuerte y anclado como una roca... Y sólo usted es capaz de construir un pequeño lugar habitable para mi pueblo. Los bufones de Dios

Frases de "Los bufones de Dios" (1981) Frases de Construir

Influencias

Autores relacionados

Giordano Bruno

Morris West

Morris West

Escritor, novelista, dramaturgo y maestro australiano, autor de "El abogado del diablo" (1959), "Las sandalias del pescador" (1963), "Los bufones de Dios" (1981) y "Eminencia" (1998).

Nombres

RealMorris Langlo West
SeudónimoJulian Morris, Michael East

Biografía Morris West

Morris West nace en San Kilda (Melbourne, Victoria), donde transcurre su infancia y adolescencia.

Estudia en el colegio "Hermanos de la Doctrina Cristiana" (Christian Brothers' College) y luego ingresa en la Universidad de Melbourne en 1937 para estudiar Idiomas Modernos y Matemáticas.

Durante un tiempo Morris West trabaja como maestro en Nueva Gales del Sur y Tasmania, pero al comienzos de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), es reclutado por el ejército y se desempeña en el Servicio de Inteligencia hasta 1943.

En 1944 se convierte en secretario de William Morris "Billy" Hughes, en ese momento ex Primer ministro de Australia (1915–1923).

En 1955 Morris West deja Australia para vivir en Austria, Italia, Inglaterra y los Estados Unidos hasta 1980, año en que regresa a su país natal.

Entre sus obras destacan "El abogado del diablo" (1959), "Las sandalias del pescador" (1963), "La salamandra" (1973), "Los bufones de Dios" (1981), "Dios salve su alma" (1986), "Lázaro" (1990) y "Eminencia" (1998).

Libros destacados

  • El abogado del diablo (1959)
  • Las sandalias del pescador (1963)
  • Los bufones de Dios (1981)
  • Eminencia (1998)
  • La salamandra (1973)
  • Dios salve su alma (1986)

Enlaces

Ocupación

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Australia

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Australia

Maestros » Maestros siglo XX » Maestros de Australia

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Australia

Síguenos en