Frases de Miguel Hernández

Rosario, dinamitera, puedes ser varón y eres la nata de las mujeres, la espuma de la trinchera. Digna como una bandera de triunfos y resplandores, dinamiteros pastores, vedla agitando su aliento y dad las bombas al viento del alma de los traidores. Viento del pueblo

Frases de "Viento del pueblo" (1937) Frases de Bandera


Mira, parece mentira que nos hayamos criado yo a tu lado y tú a mi lado y estés tan extraña. Mira: sabrás que toda persona que en la mentira se emplaza, y disimula o disfraza la verdad, me desazona. ¡Y encuentro tanta que cuida de hacer disimulación la verdad del corazón y la verdad de su vida! El labrador de más aire

Frases de "El labrador de más aire" (1937) Frases de Disimular


A la sombra del sombrero me ha mirado, y he sentido que mi corazón herido de un solo dardo certero dejaba como al descuido. El labrador de más aire

Frases de "El labrador de más aire" (1937) Frases de Descuido


Sus ojos sólo un momento en mi cuerpo han reparado, pero con tanto ardimiento que atravesada me siento por sus ojos de venado. El labrador de más aire

Frases de "El labrador de más aire" (1937) Frases de Mirada


Pasó el amor, la luna, entre nosotros y devoró los cuerpos solitarios. Y somos dos fantasmas que se buscan y se encuentran lejanos. Cancionero y romancero de ausencias

Frases de Solitario


Tu puerta tiene una llave que para todos rechina. Cancionero y romancero de ausencias

Frases de Llave


Rumorosas pestañas de los cañaverales. Cayendo sobre el sueño del hombre hasta dejarle el pecho apaciguado y la cabeza suave. Ahogad la voz del arma, que no despierte y salte con el cuchillo de odio que entre sus dientes late. Así, dormido, el hombre toda la tierra vale. Cancionero y romancero de ausencias

Frases de Pestañas


Detened ese tren agonizante que nunca acaba de cruzar la noche. El hombre acecha

Frases de "El hombre acecha" (1939) Frases de Tren


Eso sí: somos algo. Nuestros cinco sentido en todo arraigan, piden posesión y locura. Agredimos al tiempo con la feliz cigarra, con el terrestre sueño que alentamos. El hombre acecha

Frases de "El hombre acecha" (1939) Frases de Cinco sentidos


Que nadie os haga nunca prisioneros, si no es tierra triunfante y española aconsejada por los limoneros, la libertad, un sueño de amapola. No vea entre nosotros ni un vencido, y que por vuestro arrojo constelado llevéis al pecho un cielo anochecido con todos los luceros del soldado. El hombre acecha

Frases de "El hombre acecha" (1939) Frases de Prisionero

Contexto histórico

Comunismo Generación del 27 Guerra Civil Española Surrealismo

Influencia en las frases de Miguel Hernández

Autores relacionados

Blas de Otero Joan Manuel Serrat Jorge Guillén Luis Cernuda Pedro Salinas

Ocupación

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de España

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de España

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de España

Miguel Hernández


Frases de Miguel Hernández: Escritor, poeta y dramaturgo español, autor de "El rayo que no cesa" (1936), "Viento del pueblo" (1937), "El labrador de más aire" (1937) y "El hombre acecha" (1939).

Nombres

RealMiguel Hernández Gilabert

Biografía Miguel Hernández

Miguel Hernández nació en el seno de una familia humilde de Orihuela, Levante español, dedicada al pastoreo.

Su niñez y adolescencia transcurren por la aireada y luminosa sierra oriolana, ayudando a su padre en la crianza y cuidado de cabras.

Entre 1915 y 1916, Miguel Hernández estudia en el centro de enseñanza "Nuestra Señora de Monserrate", luego asiste a la Escuela del Ave María.

En 1925 abandona sus estudios ante una crisis económica que atraviesa la familia, ayudando a su padre a tiempo completo.

En este contexto, Miguel Hernández aprovechó sus horas de pastoreo para seguir estudiando de manera autodidacta, convirtiéndose en un lector apasionado.

En 1930 comienza a publicar poemas en el semanario "El Pueblo de Orihuela" y en el diario "El Día de Alicante".

Un año más tarde realiza su primer viaje a Madrid con un puñado de poemas y la abnegada ayuda económica de sus amigos oriolanos, pero debe volverse al poco tiempo.

Nuevamente en su ciudad natal, Miguel Hernández continúa sus intensas lecturas y sigue escribiendo poesía, mientras sus amigos le preparan algunas actuaciones en público.

En la primavera de 1934 realiza su segundo viaje a Madrid, obteniendo rápidamente empleo como colaborador en las Misiones Pedagógicas y más tarde secretario y redactor de la enciclopedia "Los toros".

Miguel Hernández colabora además con la "Revista de Occidente" y entabla amistad con Vicente Aleixandre y Pablo Neruda.

Su poesía por entonces se hace más social y manifiesta a las claras un compromiso político con los más pobres y desheredados.

En diciembre de 1935 muere su fraternal amigo de toda la vida, Ramón Sijé, y Miguel Hernández le dedica su extraordinaria Elegía.

El estallido de la Guerra Civil Española (1936-1939) hace que se aliste en el Quinto Regimiento del bando republicano, donde va pasando por diversos frentes: Boadilla del Monte, Pozuelo, Alcalá.

En marzo de 1937, Miguel Hernández contrae matrimonio en Orihuela con el amor de su vida, Josefina Manresa, volviendo al frente rápidamente.

En 1939, ante la desbandada general del frente republicano, intenta cruzar la frontera portuguesa y es devuelto a las autoridades españolas.

Comienza así la peregrinación de Miguel Hernández por diversas cárceles, hasta ser trasladado al penal de Torrijos (Toledo), de donde, gracias a las gestiones que realiza Pablo Neruda, sale en libertad inesperadamente, sin ser procesado, en septiembre de 1939.

Se traslada entonces a su pueblo natal, donde es encarcelado nuevamente en el seminario de San Miguel, convertido en prisión.

En 1942 se le declara una "tuberculosis pulmonar aguda" y la vida de Miguel Hernández se va consumiendo inexorablemente hasta fallecer a los treinta y un años de edad.

Libros destacados

  • El rayo que no cesa (1936)
  • El labrador de más aire (1937)
  • Viento del pueblo (1937)
  • Cancionero y romancero de ausencias (1938)
  • El hombre acecha (1939)
  • Perito en lunas (1933)

Enlaces

Síguenos en