Frases de Michel Tournier

Ahora sé que ya sólo volveré a tener la luz y el reposo el día en que vea fundirse en la misma imagen la efímera y conmovedora verdad humana y la divina grandeza de la eternidad. Gaspar, Mechor y Baltasar

Frases de "Gaspar, Mechor y Baltasar" (1980) Frases de Luz


(...) Me llené los ojos, el corazón, el alma con aquel espectáculo de tanta serenidad, para poder volver a él con el pensamiento, y obtener así un consuelo si la pasión llamaba un día a mí puerta. Gaspar, Mechor y Baltasar

Frases de "Gaspar, Mechor y Baltasar" (1980) Frases de Espectáculo


Hay que seguir andando. Ir a ver. Abrir los ojos y el corazón a verdades desconocidas, prestar oído a palabras inauditas. Andan, presintiendo con conmovido gozo que tal vez una era nueva va a abrirse ante sus pasos. Gaspar, Mechor y Baltasar

Frases de "Gaspar, Mechor y Baltasar" (1980) Frases de Gozo


Frente a la pasión amorosa el vínculo amistoso parece ligero, insulso y poco serio. Y el amor se beneficia de varios milenios de celebración teatral, poética y novelesca. ¿Cómo podría la amistad evitar quedar mal en la comparación? El espejo de las ideas

Frases de "El espejo de las ideas" (1994) Frases de Amorosa


Conocí a un viejo ebanista gruñón y minucioso. Un día, entre las palabrotas que mascaba entre dientes, le oí decir: "Todos los que no trabajan la madera son unos cabrones". Yo diría: todos los que trabajan la madera son unos señores. Celebraciones

Frases de "Celebraciones" (1999) Frases de Madera


El hombre venal sabe hacer callar a sus instintos asesinos y asociales -sentimiento del honor, amor propio, patriotismo, ambición política, fanatismo religioso, racismo- para no dejar hablar más que a su tendencia a la cooperación, su gusto por los intercambios fructíferos, su sentido de la solidaridad humana. Viernes o los limbos del Pacífico

Frases de "Viernes o los limbos del Pacífico" (1967) Frases de Cooperación


La desgracia de los trabajadores, y también su ardiente necesidad de reposo, no empezó hasta la industrialización y la formación de grandes ciudades. Entonces ya no es el individuo y su vida cotidiana, ni las estaciones, lo que marca el ritmo del trabajo, sino la ley implacable del rendimiento máximo. Celebraciones

Frases de "Celebraciones" (1999) Frases de Vida cotidiana


El supremo jardinero separa las buenas plantas de las malas hierbas. Y así como los elegidos se dirigen en cortejo hacia el Paraíso y los réprobos se precipitan al Infierno, la rosa, el lirio y la dalia florecen en los arriates, mientras que el muraje y la grama se marchitan en el montón de abono escondido detrás del seto. Celebraciones

Frases de "Celebraciones" (1999) Frases de Plantas


Procrear es provocar la siguiente generación que inocente, pero inexorablemente, lanza a la anterior hacia la nada. Apenas los padres dejan de ser indispensables, se hacen ya inoportunos. El niño arrumba a sus genitores con la misma naturalidad con la que aceptó de ellos todo lo que necesitaba para desarrollarse. A partir de todo esto resulta verdad que el instinto que inclina a los sexos, el uno hacia el otro, es un instinto de muerte. Viernes o los limbos del Pacífico

Frases de "Viernes o los limbos del Pacífico" (1967) Frases de Descendientes


Los preparativos de nuestra marcha obraron en mí como una cura de juventud y de vigor. El poeta lo dijo: el agua que se estanca inmóvil y sin vida se vuelve salobre y fangosa. Por el contrario, el agua viva y cantarina permanece pura y límpida. Así, el alma del hombre sedentario es una vasija en la que fermentan tristezas en las que no deja de pensar. De la del viajero brotan chorros puros de ideas nuevas y de acciones imprevistas. Gaspar, Mechor y Baltasar

Frases de "Gaspar, Mechor y Baltasar" (1980) Frases de Vigor


Si esperas de otro que te dé placer o alegría, ¿Le amas? No. Sólo te amas a ti mismo. Le pides que se ponga al servicio del amor que sientes por ti mismo. El amor verdadero es el placer que nos proporciona el placer del otro, la alegría que nace en mí ante el espectáculo de su alegría, la felicidad que siento al saber que es feliz. Placer del placer, alegría de la alegría, felicidad de la felicidad, eso es el amor, nada más. Gaspar, Mechor y Baltasar

Frases de "Gaspar, Mechor y Baltasar" (1980) Frases de Amor incondicional


(...) Hay otra diferencia aún más grave entre amor y amistad. Es que no puede haber amistad sin estima. Si nuestro amigo comete un acto que consideramos vil, deja de ser nuestro amigo. A la amistad la mata el desprecio. Mientras que el furor amoroso puede ser indiferente a la estupidez, a la cobardía, a la bajeza del ser amado. ¿Indiferente? Incluso a veces se alimenta de toda esa abyección, como ávido, goloso de los peores defectos de la persona amada. Pues el amor también puede ser coprófago. El espejo de las ideas

Frases de "El espejo de las ideas" (1994) Frases de Estima

Contexto histórico

Segunda Guerra Mundial

Influencia en las frases de Michel Tournier

Autores relacionados

Gastón Bachelard Gilles Deleuze J. M. Coetzee

Ocupación

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Francia

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Francia

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Francia

Traductores » Traductores siglo XX » Traductores de Francia

Michel Tournier


Frases de Michel Tournier: Escritor, novelista, ensayista y traductor francés, autor de "Viernes o los limbos del Pacífico" (1967), "El rey de los alisos" (1970), "Viernes o la vida salvaje" (1971), "Los meteoros" (1975), "Gaspar, Mechor y Baltasar" (1980) y "El espejo de las ideas" (1994).

Biografía Michel Tournier

Michel Tournier nace en la ciudad de París y su infancia transcurre en la cuidad de Saint-Germain-en-Laye, realizando numerosos viajes a Berlín (Alemania).

Cursa estudios de filosofía en La Sorbona (Universidad de París) y luego en la Universisad de Tubingen (República Federal Alemana).

En 1967 Michel Tournier publica su primera obra, "Viernes o los limbos del Pacífico", obteniendo el primer premio de novela de la Academia Francesa y gran éxito por parte del público.

Luego aparecieron, entre otras obras, "El rey de los alisos" (1970), "Viernes o la vida salvaje" (1971), "Los meteoros" (1975), "Gaspar, Mechor y Baltasar" (1980) y "El espejo de las ideas" (1994).

Libros destacados

  • Viernes o los limbos del Pacífico (1967)
  • El rey de los alisos (1970)
  • Viernes o la vida salvaje (1971)
  • Los meteoros (1975)
  • Gaspar, Mechor y Baltasar (1980)
  • El espejo de las ideas (1994)

Libros de Michel Tournier »

Enlaces

Síguenos en