Frases de Michel de Montaigne

La dicha y la desdicha son, a mi entender, dos potencias soberanas. Es imprudente considerar que la humana previsión pueda desempeñar el papel de la fortuna, y vana es la empresa de quien presume abarcar las causas y consecuencias, y conducir por la mano el desarrollo de su obra: vana sobre todo en las deliberaciones de la guerra. Jamás hubo mayor circunspección y prudencia militar de las que se ven a veces entre nosotros; ¿Será la causa que se tenía extraviarse en el camino, reservándose para la catástrofe de ese juego? Más diré: nuestra prudencia misma y nuestra consultación siguen casi siempre la dirección de lo imprevisto: mi voluntad y mi discurso se remueven ya de un lado ya de otro, y hay muchos de estos movimientos que se gobiernan sin mi concurso; mi razón experimenta impulsiones y agitaciones diarias y casuales. Ensayos

Frases de "Ensayos" (1580) Frases de Previsión


La manera en que nuestras leyes intentan regular los gastos insensatos y vanos en mesas y vestidos parece ser contraria a su fin. El verdadero medio consistiría en engendrar en los hombres desdén por el oro y la seda como cosas vanas e inútiles; Pero acrecentamos su honor y valía, lo cual es una manera muy inepta de quitar el deseo a los hombres. En efecto, decir que sólo los príncipes comerán rodaballo, y podrán llevar terciopelo y cordón de oro, y prohibirlo al pueblo, ¿Qué es sino dar crédito a estas cosas, y avivar el ansia de todos por usarlas? Que los reyes osen renunciar a estos signos de grandeza, ya tienen otros suficientes. Tales excesos son más excusables en cualquiera que en un príncipe. Del ejemplo de muchas naciones podemos aprender bastantes maneras mejores de distinguirnos exteriormente, y de distinguir nuestros grados -cosa que estimo en verdad muy necesario en un estado-, sin alimentar para ello esta corrupción e inconveniencia tan evidentes. Ensayos

Frases de "Ensayos" (1580) Frases de Ostentación


No debe compadecerse al enfermo que tiene la curación en el bolsillo. En la experiencia y el uso de esta sentencia, que es muy cierta, reside todo el provecho que extraigo de los libros. En efecto, casi no los utilizo más que quienes no los conocen. Me deleito con ellos como los avaros con sus tesoros, por saber que los gozaré cuando se me antoje. Mi alma se sacia y satisface con este derecho de posesión. No viajo sin libros ni en la paz ni en la guerra. Con todo, pueden transcurrir muchos días, y meses, sin que los emplee. Lo haré enseguida, me digo, o mañana, o cuando me plazca. El tiempo pasa y se va, mientras tanto, sin infligirme ninguna herida. Porque no puede decirse hasta qué punto me tranquiliza y descansa la consideración de que los tengo a mi lado para que me brinden placer cuando llegue el momento, y reconocer cuánta ayuda prestan a mi vida. No he encontrado mejor provisión para el viaje humano, y compadezco en extremo a los hombres de entendimiento que carecen de ella. Prefiero aceptar cualquier otra suerte de ocupación, por ligera que sea, dado que ésta no puede faltarme. Ensayos

Frases de "Ensayos" (1580) Frases de Provecho

Influencias

Autores relacionados

Étienne De La Boétie Jean-Jacques Rousseau Nicolás Maquiavelo René Descartes

Michel de Montaigne

Michel de Montaigne

Escritor y ensayista francés que introdujo por primera vez el ensayo como forma literaria, autor de "Ensayos" (1580).

Nombres

RealMichel Eyquem de Montaigne

Biografía Michel de Montaigne

Michel de Montaigne nace en en el seno de una familia de comerciantes bordeleses que accedió a la nobleza al comprar la tierra de Montaigne en 1477.

Tras estudiar latín ingresa en una escuela de Guyena (hoy Aquitania), donde estudia poesía latina y griega, y en 1549 comienza a estudiar derecho en la Universidad de Tolosa.

A comienzos de 1954 Michel de Montaigne sustituyó a su padre como consejero en La Cour des Aides de Périgueux, y cuando ésta se disolvió, pasó a formar parte del Parlamento de Burdeos.

En 1565 se casa con Françoise de La Chassagne y tras la muerte de su padre tres años después, hereda la propiedad y el título de señor de Montaigne, lo que le permite vender su cargo en 1570.

En 1571 Michel de Montaigne comienza a dedicarse al estudio y la meditación a tiempo completo, emprendiendo la redacción de "Ensayos".

Durante la época de las guerras de religión (1565-1598), conflicto bélico entre católicos (liderados por los de Guisa) y hugonotes (calvinistas), presta sus servicios como diplomático, viajando por por Francia, Alemania, Austria, Suiza e Italia entre 1580 y 1581.

Tras rechazar el ofrecimiento de Enrique IV para formar parte de la Corte como consejero, Michel de Montaigne continúa extendiendo y revisando sus "Ensayos" hasta su muerte.

Libros destacados

  • Ensayos (1580)

Libros de Michel de Montaigne »

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XVI » Escritores de Francia

Ensayistas » Ensayistas siglo XVI » Ensayistas de Francia

Políticos » Políticos siglo XVI » Políticos de Francia

Síguenos en