Frases de Mary Shelley

Todo su empeño se concentraba ahora en camuflar su conflicto interior. Debía representar el papel de la anfitriona atenta; departir con todos los presentes; brillar como llama de alegría y gracia.

Frases de Papel


Inglaterra, alzada en medio del turbulento océano, muy al norte, visita ahora mis sueños adoptando la forma de un buque inmenso, bien comandado, que dominaba los vientos y navegaba orgulloso sobre las olas.

Frases de Inglaterra


Cuando la mentira se parece tanto a la verdad, ¿Quién puede creer en la felicidad? Me parece estar andando por el borde de un precipicio, hacia el cual se dirigen miles de seres que intentan arrojarme al vacío.

Frases de Precipicio


Así, soltamos el timón al que tan largo tiempo nos habíamos aferrado y la barca frágil en la que flotábamos pareció, una vez libre de todo gobierno, apresurarse y encarar la proa hacia el oscuro abismo de las olas.

Frases de Barca


Varios sucesos de la misma índole terminaron por avivar la naturaleza fiera de los irlandeses, que atacaron a los invasores. Algunos murieron, pero en su mayor parte escaparon gracias a acciones rápidas y ordenadas.

Frases de Irlandeses


No puedo expresar la alegría que sentí cuándo comprendí las ideas correspondientes a estos sonidos Y pude pronunciarlos. Distinguía otras palabras, que ni entendía ni podía emplear, tales como bueno, querido, triste.

Frases de Alegría


Nos impulsaban las olas livianas, y el viejo océano sonreía con el peso del amor y la esperanza puestos a su recaudo; amansando con delicadas caricias sus llanuras tempestuosas, el sendero se allanaba apara nosotros.

Frases de Océano


Nadie puede concebir la angustia que sufrí durante el resto de la noche, que pasé, frío y mojado, a la intemperie. Más no notaba la inclemencia del tiempo. Tenía la imaginación asaltada por escenas de horror y desesperación.

Frases de Intemperie


Entre la raza de los hombres independientes, generosos y cultivados, en un país en que la imaginación es emperatriz de las mentes de los hombres, no ha de temerse que queramos una sucesión perpetua de nobles y personas de alcurnia.

Frases de Raza


¿Acaso piensas que puedes ser feliz mientras yo me arrastro bajo el peso de mi desdicha? Podrás destrozar mis otras pasiones; pero queda mi venganza, una venganza que a partir de ahora me será más querida que la luz o los alimentos.

Frases de Desdicha


Los puertos de las desoladas villas marineras del oeste de Irlanda estaban llenos de naves de todos los tamaños, desde el buque de guerra hasta la pequeña barca de pescadores, que, varada sin tripulación, se pudría a la orilla del mar.

Frases de Tripulación


Yo, como el archidemonio, llevaba un infierno en mis entrañas; y, no encontrando a nadie que me comprendiera, quería arrancar los árboles, sembrar el caos y la destrucción a mi alrededor, y sentarme después a disfrutar de los destrozos.

Frases de Caos

Contexto histórico

Ciencia ficción Feminismo Liberalismo

Influencia en las frases de Mary Shelley

Autores relacionados

Lord Byron

Ocupación

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XIX » Dramaturgos de Inglaterra

Ensayistas » Ensayistas siglo XIX » Ensayistas de Inglaterra

Novelistas » Novelistas siglo XIX » Novelistas de Inglaterra

Mary Shelley


Frases de Mary Shelley: Dramaturga, ensayista, novelista y biógrafa inglesa, célebre por su novela Frankenstein.

Biografía Mary Shelley

Única hija del filósofo político William Godwin y la filósofa feminista Mary Wollstonecraft, Mary Shelley quedo huérfana de madre, siendo criada por su padre y su hermanastra.

Mary creció y se educó en un ambiente intelectual y progresista que marcó fuertemente su personalidad.

En 1814 conoció al joven poeta Percy Bysshe Shelley, un seguidor político de su padre y dos meses más tarde huyeron a Francia.

Tiempo más tarde, cuando se suicida la esposa de Percy Bysshe, en diciembre de 1816, la pareja se casa.

El matrimonio que duró 8 años, se trasladó a distintos países, frecuentando a los intelectuales de cada uno de ellos.

En 1818 publicó la primera y más famosa de sus obras, la novela "Frankenstein", que se convirtió en un éxito de crítica y público.

Los tres primeros hijos de Mary Shelley murieron, sólo sobrevivió su cuarto hijo, Percy Florence, nacido en 1819.

Tres años más tarde, en 1822, su esposo se ahogó al hundirse el velero en el que navegaba, durante una tormenta en la Bahía de La Spezia (Italia).

Mary Shelley regresó a Inglaterra y se dedicó a criar a su hijo y a su carrera profesional, además de difundir la obra de su difunto esposo.

En 1926 publica "El último hombre", considerada la mejor de sus obras.

La obra de Mary Shelley se centró en el papel de la familia en la sociedad y el rol de la mujer dentro de esa familia, alentando los valores morales y la compasión, comprensión y generosidad.

Durante la última década de su vida transitó diversas enfermedades, hasta que un tumor cerebral acabó con su vida a los 53 años.

Libros destacados

  • El último hombre (1826)
  • Frankenstein (1818)
  • Perkin Warbeck (1830)
  • Lodore (1835)
  • Falkner (1837)
  • Matilda (1850)

Síguenos en