Frases de Marqués De Sade - Página 3

01. El infortunado al que la suerte persigue, tiene su corazón como consuelo, y los goces interiores que le procuran sus virtudes le compensan muy pronto de la injusticia de los hombres. "Justina o los infortunios de la virtud" (1791)

+ Frases de Consuelo + Pensamientos de "Justina o los infortunios de la virtud"


02. La dureza de los ricos legitima el mal comportamiento de los pobres. "Justina o los infortunios de la virtud" (1791)

+ Frases de Dureza + Pensamientos de "Justina o los infortunios de la virtud"


03. La verdadera sabiduría consistía infinitamente más en doblar la suma de los placeres que en multiplicar la de las penas... "Justina o los infortunios de la virtud" (1791)

+ Frases de Sabiduría + Pensamientos de "Justina o los infortunios de la virtud"


04. Si todo lo que produce la naturaleza es el resultado de las leyes que la dominan; si su acción y su reacción perpetuas suponen el movimiento necesario para su existencia, ¿En qué queda el soberano dueño que le atribuyen gratuitamente los necios? "Justina o los infortunios de la virtud" (1791)

+ Frases de Resultado + Pensamientos de "Justina o los infortunios de la virtud"


05. La sociedad sólo se sostiene mediante intercambios perpetuos de favores, que son los vínculos que la cimentan. "Justina o los infortunios de la virtud" (1791)

+ Frases de Sociedad + Pensamientos de "Justina o los infortunios de la virtud"


06. La razón del más fuerte siempre es la mejor, como dijo hace tiempo La Fontaine. "Justina o los infortunios de la virtud" (1791)

+ Frases de Fuerte + Pensamientos de "Justina o los infortunios de la virtud"


07. ¡Hasta un animal salvaje hubiera sido menos cruel! ¡Oh hombre, así eres cuando sólo atiendes a tus pasiones! Los tigres en el fondo de los desiertos más salvajes se horrorizarían de tus fechorías. "Justina o los infortunios de la virtud" (1791)

+ Frases de Cruel + Pensamientos de "Justina o los infortunios de la virtud"


08. ¿Qué son las religiones, (...), sino el freno con que la tiranía del más fuerte quiso someter al más débil? "Justina o los infortunios de la virtud" (1791)

+ Frases de Someter + Pensamientos de "Justina o los infortunios de la virtud"


09. La primera y más hermosa cualidad de la naturaleza es el movimiento que la agita incesantemente, pero este movimiento no es más que una serie perpetua de crímenes, sólo mediante crímenes lo conserva. "Justina o los infortunios de la virtud" (1791)

+ Frases de Crímenes + Pensamientos de "Justina o los infortunios de la virtud"


10. Tú te acostumbrarás como yo he hecho. Los comienzos son terribles. No es únicamente la necesidad de satisfacer las pasiones de esos depravados lo que constituye el suplicio de nuestra vida, es la pérdida de nuestra libertad, la manera cruel con que se nos trata en esta espantosa casa. "Justina o los infortunios de la virtud" (1791)

+ Frases de Suplicio + Pensamientos de "Justina o los infortunios de la virtud"


11. Los infelices se consuelan al ver a otros a su lado. "Justina o los infortunios de la virtud" (1791)

+ Frases de Infeliz + Pensamientos de "Justina o los infortunios de la virtud"


12. ¿Somos los dueños de nuestros gustos? ¿No debemos ceder al dominio de los que hemos recibido de la naturaleza de igual manera que la orgullosa cabeza del roble se dobla bajo la tempestad que la azota? "Justina o los infortunios de la virtud" (1791)

+ Frases de Ceder + Pensamientos de "Justina o los infortunios de la virtud"

Influencias

Autores relacionados

Georges Bataille Jean-Jacques Rousseau Leopold Von Sacher-Masoch Pier Paolo Pasolini

Marqués De Sade

Marqués De Sade

Escritor, militar y filósofo francés, conocido principalmente por sus obras eróticas, prohibidas durante mucho tiempo.

Sobre Marqués De Sade

El Marqués De Sade, nacido como Donatien Alphonse François de Sade, fue el único hijo que tuvieron sus padres, naciendo y pasando su infancia en el palacio de los príncipes de Condé, ya que su madre era dama de compañía de la princesa.

En 1744, debido a viajes que deben realizar los padres queda a cargo de sus abuelos, quien unos meses después y por encargo de su padre, le asigna como tutor al abad Jaques Francois Amblet.

Marqués De Sade vuelve a París en 1750 con su tutor e ingresa a un colegio jesuita y cuatro años más tarde a la academia militar.

En 1755 pasa a integrar el "Regimiento de Caballería Ligera de La Guardia del Rey", un grupo de élite del ejército francés y tiene su bautismo de fuego al año siguiente en la Guerra de los Siete Años, logrando en sucesivos combates el grado de teniente y capitán (1757).

Tras la firma del Tratado de París en 1763, donde se pone fin a la guerra, el Marqués De Sade es licenciado y se traslada a Lacoste y tiempo después se casa por intereses de los padres con Renee-Pélagie Cordier de Launay de Montreuil, con quien tiene dos hijos.

En 1763 viaja a París y es encarcelado en la fortaleza de Vincennes por orden del Rey, acusado de libertinaje y liberado gracias a la intervención de la familia de su mujer.

A finales de 1764, toda la familia de traslada a París, donde el Marqués De Sade comienza a tener amantes, llegando a irse varios meses con una de ellas a la casa que la familia de su esposa tiene en Lacoste.

En 1767 muere su padre y lega el título de conde, aunque prefirió seguir utilizando el de marqués y ese mismo año lo ascienden a comandante en el regimiento del maestre de campo de Caballería.

En 1768, el Marqués De Sade protagoniza el escándalo de Arcueil, donde es denunciado por una prostituta y encarcelado por siete meses.

Tras obtener su libertad, se traslada con la familia a Lacoste, viajando a Holanda a fines de 1769 y publicando un manuscrito.

En 1772 es acusado en el famoso "caso de Marsella" de envenenar a varias prostitutas y condenado pero huye a Italia.

En 1777, tras enterarse de que su madre está agonizando, vuelve a París y es arrestado y encarcelado en Vincennes, compartiendo cárcel con el conde de Mirabeau.

En 1784 fue trasladado a la Bastilla y en 1789 al manicomio de Charenton.

Tras la Revolución Francesa (1789-1799), el Marqués De Sade fue liberado en 1790, ocupando varios cargos públicos.

En 1801 volvió a ser encarcelado y declarado demente a instancias de su familia en 1803, viviendo en el manicomio de Charenton hasta su muerte.

Libros destacados

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XVIII » Escritores de Francia

Militares » Militares siglo XVIII » Militares de Francia

Filósofos » Filósofos siglo XVIII » Filósofos de Francia

Síguenos