Frases de Mark Twain

Para lograr todo el valor de una alegría has de tener con quien repetirla.

Frases de Alegría


Si dices la verdad, no tendrás que acordarte de nada.

Frases de Verdad


La palabra precisa tal vez sea efectiva, pero ninguna palabra jamás ha sido tan efectiva como un silencio preciso.

Frases de Silencio


El hombre es un experimento; el tiempo demostrará si valía la pena.

Frases de Experimento


Teníamos el cielo allá arriba, todo tachonado de estrellas, y solíamos tumbarnos en el suelo y mirar hacia arriba, y discutir si las hicieron o si acontecieron sin más.

Frases de Cielo estrellado


A los generosos les hace felices ver a otros felices; los avaros no proceden igual, porque pueden conseguir una felicidad mil veces mayor no haciéndolo. No existe otra razón.

Frases de Avaro


Cumplamos la tarea de vivir de tal modo que cuando muramos, incluso el de la funeraria lo sienta.

Frases de Vivir


De todas las cosas que he perdido la que más extraño es mi cordura.

Frases de Cordura


La música de Wagner es mejor de lo que suena.

Frases de Música


Compra tierra. Han dejado de producirla.

Frases de Compra


Yo no pregunto de qué raza es un hombre, basta que sea un ser humano, nadie puede ser nada peor.

Frases de Raza


Pocas cosas son más difíciles de soportar que la molestia de un buen ejemplo.

Frases de Ejemplo

Contexto histórico

Guerra de Secesión Independencia de los Estados Unidos Realismo

Influencia en las frases de Mark Twain

Autores relacionados

Arthur Conan Doyle Harriet Beecher Stowe Herbert George Wells Herman Melville

Ocupación

Humoristas » Humoristas siglo XIX » Humoristas de Estados Unidos

Escritores » Escritores siglo XIX » Escritores de Estados Unidos

Mark Twain

Frases de Mark Twain

Frases de Mark Twain: Humorista y escritor estadounidense, cuyo nombre real era Samuel Langhorne Clemens, autor de novelas convertidas en clásicos, entre ellas "Las aventuras de Tom Sawyer".

Nombres

RealSamuel Langhorne Clemens

Biografía Mark Twain

Mark Twain nace en una pequeña aldea de Missouri donde su tío era un próspero comerciante, trasladándose junto a su familia cuatro años después a Hannibal, donde realiza sus primeros estudios.

Al fallecer su padre de neumonía, en 1847, abandona la escuela y comienza a trabajar como aprendiz en una imprenta, llegando a ser tipógrafo.

En 1851 Mark Twain publica notas en el periódico de su hermano mayor, el "Hannibal Journal" y más tarde fue piloto de un barco de vapor, experiencia que lo marca profundamente y luego reflejaría en sus novelas.

Durante la Guerra de Secesión (1861-1865), integra la caballería del ejército Confederado y luego prueba fortuna siendo minero sin suerte.

En 1862 trabajar como periodista y al año siguiente comienza a firmar sus artículos con el seudónimo "Mark Twain" (expresión utilizada en el río Mississippi que significa dos brazas de profundidad e indica el calado mínimo para navegar).

En 1864 viaja a San Francisco (California) y publica una historia que escuchó cuando era minero: "La célebre rana saltarina del condado de las Calaveras", obteniendo enorme fama en todo el país.

En 1870 se casa con Olivia Langdon, hija de un capitalista antiesclavista de activa participación en la liberación de esclavos.

En 1884, Mark Twain crea su propia editorial, ya abocado enteramente a la escritura y los viajes.

En 1893 realiza una inversión en un nuevo tipo de máquina que mecaniza el proceso de composición de texto, la "linotipia Paige" y pierde mucho dinero, dando conferencias en todo Estados Unidos para solventar las pérdidas.

Con una hija fallecida por meningitis, un hijo muerto por descuido suyo y su mujer inválida, Mark Twain se tornó sumamente pesimista, siempre acompañado por dificultades económicas.

En reconocimiento a su obra, en 1907 se le otorgan el "Doctorado Honoris Causa por la Universidad de Oxford" (Inglaterra).

Libros destacados

  • Las aventuras de Tom Sawyer (1876)
  • Las aventuras de Huckleberry Finn (1884)
  • Cuentos humorísticos originales de Mark Twain (1872)
  • Príncipe y mendigo (1882)
  • Un yanqui en la corte del Rey Arturo (1889)
  • A la persona sentada en la oscuridad (1901)

Enlaces

Síguenos en