Frases de Mario Vargas Llosa - Página 10

01. Estoy en las orillas de la locura. Un ser humano normal no puede sumergirse por tantos meses en este infierno sin perder la sanidad, sin sucumbir a algún trastorno mental. Algunas noches, en mi desvelo, siento que me está ocurriendo. Algo se está desintegrando en mi mente. Vivo con una angustia constante. Si sigo codeándome con lo que ocurre aquí terminaré yo también impartiendo chicotazos, cortando manos y asesinando congoleses entre el almuerzo y la cena sin que ello me produzca el menor malestar de conciencia ni me quite el apetito. Porque eso es lo que les ocurre a los europeos en este condenado país. "El sueño del celta" (2010)

+ Frases de Sucumbir + Pensamientos de "El sueño del celta"


02. Los domingos en la mañana, después del desayuno, hay misa. El capellán del colegio es un cura rubio y jovial que pronuncia sermones patrióticos donde cuenta la vida intachable de los próceres, su amor a Dios y al Perú y exalta la disciplina y el orden y compara a los militares con los misioneros, a los héroes con los mártires, a la Iglesia con el Ejército. Los cadetes estiman al capellán porque piensan que es un hombre de verdad: lo han visto, muchas veces, vestido de civil, merodeando por los bajos fondos del Callao, con aliento a alcohol y ojos viciosos. "La ciudad y los perros" (1963)

+ Frases de Sermones + Pensamientos de "La ciudad y los perros"


03. La maldad la llevamos en el alma, mi amigo -decía, medio en broma, medio en serio-. No nos libraremos de ella tan fácilmente. En los países europeos y en el mío está más disimulada, sólo se manifiesta a plena luz cuando hay una guerra, una revolución, un motín. Necesita pretextos para hacerse pública y colectiva. En la Amazonia, en cambio, puede mostrarse a cara descubierta y perpetrar las peores monstruosidades sin las justificaciones del patriotismo o la religión. Sólo la codicia pura y dura. La maldad que nos emponzoña está en todas partes donde hay seres humanos, con las raíces bien hundidas en nuestros corazones. "El sueño del celta" (2010)

+ Frases de Crueldad + Pensamientos de "El sueño del celta"


04. Poco a poco, compensando su falta de estudios -sólo unos pocos años de instrucción primaria- con una capacidad de trabajo sobrehumana, una intuición genial para los negocios y una absoluta falta de escrúpulos, fue escalando la pirámide social. De vendedor ambulante de sombreros por la vasta Amazonia, pasó a ser habilitador de esos caucheros misérrimos que se aventuraban por su cuenta y riesgo en la selva, a los que proveía de machetes, carabinas, redes de pescar, cuchillos, latas para el jebe, conservas, harina de yuca y utensilios domésticos, a cambio de parte del caucho que recogían y que él se encargaba de vender en Iquitos y Manaos a las compañías exportadoras. Hasta que, con el dinero ganado, pudo pasar de habilitador y comisionista a productor y exportador. "El sueño del celta" (2010)

+ Frases de Ambicioso + Pensamientos de "El sueño del celta"


05. - ¿Usted es un perro o un ser humano? -preguntó la voz. -Un perro, mi cadete. -Entonces, ¿Qué hace de pie? Los perros andan a cuatro patas. Él se inclinó, al asentar las manos en el suelo, surgió el ardor en los brazos, muy intenso. Sus ojos descubrieron junto a él a otro muchacho, también a gatas. -Bueno -dijo la voz-. Cuando dos perros se encuentran en la calle, ¿Qué hacen? Responda, cadete. A usted le hablo. El Esclavo recibió un puntapié en el trasero y al instante contestó: -No sé, mi cadete. -Pelean -dijo la voz-. Ladran y se lanzan uno encima de otro. Y se muerden. El Esclavo no recuerda la cara del muchacho que fue bautizado con él. Debía ser de una de las últimas secciones, porque era pequeño. Estaba con el rostro desfigurado por el miedo y, apenas calló la voz, se vino contra él, ladrando y echando espuma por la boca y de pronto el Esclavo sintió en el hombro un mordisco de perro rabioso y entonces todo su cuerpo reaccionó y mientras ladraba y mordía, tenía la certeza de que su piel se había cubierto de una pelambre dura, que su boca era un hocico puntiagudo y que, sobre su lomo, su cola chasqueaba como un látigo. "La ciudad y los perros" (1963)

+ Frases de Humillación + Pensamientos de "La ciudad y los perros"


06. Sólo un idiota puede ser totalmente feliz.

+ Frases de Idiota


07. La democracia y la felicidad no producen gran literatura.

+ Frases de Literatura


08. Un escritor no escoge sus temas, son los temas quienes lo escogen.

+ Frases de Escritor


09. La incertidumbre es una margarita cuyos pétalos no se terminan jamás de deshojar.

+ Frases de Incertidumbre


10. Se escribe para llenar vacíos, para tomarse desquites contra la realidad, contra las circunstancias.

+ Frases de Realidad


11. Las amenazas a la democracia en América Latina: terrorismo, debilidad del estado de derecho y neopopulismo.

+ Frases de Estado de derecho


12. La política es una forma de la maldad. El mayor error que he cometido en mi vida.

+ Frases de Maldad

Influencias

Autores relacionados

Carlos Fuentes Jorge Luis Borges Julio Cortázar Mario Benedetti

Mario Vargas Llosa


Escritor, novelista y ensayista peruano, autor de "La ciudad y los perros" (1963), "Pantaleón y las visitadoras" (1973), "La tía Julia y el escribidor" (1977), "¿Quién mató a Palomino Molero?" (1986), "La Fiesta del Chivo" (2000) y "El sueño del celta" (2010).

Sobre Mario Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa nació en el seno de una familia de clase media, cuyos padres se separaron unos meses antes de su nacimiento.

Vivió un tiempo en la casa de la familia materna hasta que su abuelo fue nombrado cónsul honorario del Perú en Bolivia, trasladándose a Cochabamba.

En 1945 regresaron a Perú, donde Mario Vargas Llosa cursó la escuela primaria en el Colegio Salesiano de Piura.

Un año después la familia se traslada a Lima, donde sus padres restablecieron su relación y se establecieron en Magdalena del Mar.

Entre 1947 y 1949, Mario Vargas Llosa cursó estudios en el colegio cristiano "La Salle" y luego ingresó al "Colegio Militar Leoncio Prado" por recomendación del padre, pero al tiempo abandonó, terminando sus estudios en Piura.

Mientras trabajaba como periodista para el periódico local "La Industria", cursó estudios en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y terminó la carrera de Letras, vocación que paulatinamente desplazó a la de periodista.

Tras la exitosa publicación de su primera novela "La ciudad y los perros" (1963), le siguió "La casa verde" (1965), continuando el enorme e inesperado éxito de la primera.

Desde 1977 Mario Vargas Llosa es miembro de la Academia Peruana de la Lengua y de la Real Academia Española desde 1994.

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Perú

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Perú

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Perú

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Perú

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Perú

Síguenos