Frases de Marco Malvaldi

Ahora bien, antes de casarme, me gustaría encontrar una casa. Sin embargo, aún no lo hemos conseguido y la boda es inminente. Y yo estoy harta de buscar. Siempre la misma historia. Te dicen una cosa y te encuentras con otra. Ya estoy harta de las "tres habitaciones con jardín particular" que luego, cuando lo vas a ver, es un tugurio con un patiecito delantero lleno de cagadas de paloma. El rey de los juegos

Frases de Jardín


¡Muy bonito! Se ha olvidado. Mira, joder, que yo tengo ochenta y pico años. Tú tienes cincuenta menos. ¡Si hay alguien aquí que tenga derecho a distraerse soy yo, no tú! El problema es que tú sólo tienes memoria para las cosas que te interesan. Para el bar, sí. Para las matemáticas, sí. Para el fútbol, también. Para tu abuelo, no. ¡Porque a ti tu abuelo te importa un pimiento! El juego de las tres cartas

Frases de Abuelo


(...) Asustados ante la posibilidad de que el automovilista pisano pudiera apoltronarse, los solícitos trabajadores de la concejalía de tráfico habían creado, mediante la red viaria, una auténtica ciudad paralela, una especie de perverso laberinto de direcciones prohibidas, rotondas absurdas y atascos dantescos. La ciudad paralela estaba, a su vez, habitada por ciudadanos paralelos, los automovilistas, avatares temporales de carne y hueso que, aprisionados en el interior de su habitáculo, asimismo embotellado en la ineludible densidad del tráfico urbano. El juego de las tres cartas

Frases de Laberinto


Lo importante, cuando se cotillea, es mantener una actitud formal. El divulgador debe exigir el máximo secreto, y los presentes, estar de acuerdo con ello; después, está claro que harán galopar la noticia por donde puedan. Es sólo cuestión de tiempo. Si alguien pide "sed discretos" no quiere decir "contádselo a la menor cantidad de gente posible", sino "resistid un mínimo de tiempo antes de explotar, así las huellas que conducen hasta mí serán más difíciles de seguir". La brisca del cinco

Frases de Acuerdo


En síntesis, la conclusión a la que habían llegado era que los interinos de la investigación eran considerados por la universidad y por el ministerio más o menos como la flora bacteriana intestinal: unos parásitos. Parásitos buenos, se entiende: necesarios para el buen funcionamiento del organismo (puesto que son los interinos los que realmente trabajan en el laboratorio), pero mantenidos con vida a través de los últimos restos de los recursos ingeridos y, en definitiva, en una situación objetivamente de mierda. El juego de las tres cartas

Frases de Parásitos


Quiero obtener precisamente una mayonesa. Algo que no es agua ni aceite pero que, sin embargo, es mucho más precioso que los componentes de partida y tiene consistencia propia, hasta el punto de que resulta cremosa y sólida aunque se obtenga de la mezcla de líquidos. Por eso, y por la versatilidad que nos consiente aliñarla a nuestro gusto, se la considera con justicia la reina de las salsas. Pero se necesita paciencia y método para lograrla, se debe proceder sin prisa y sin pausa. El caso del mayordomo asesinado

Frases de Mayonesa


Dos homicidios en dos veranos seguidos en una población de cinco mil almas. Esto terminará siendo como el pueblo de la señora de "Se ha escrito un crimen". Sí, ésa que vive en un pueblucho de tres mil habitantes donde cada día matan a una, luego cada tanto la invitan de alguna parte a pasar el fin de semana y ¡Zas! , matan a alguien también allí. Pero ¿Será posible que aún no se hayan dado cuenta de que la vieja señora es gafe? ¿Para qué la invitan al campo? El juego de las tres cartas

Frases de Crimen


En el momento del que se está hablando, el BarLume tenía en la carta diez tipos distintos de café, del que Massimo era, como italiano y como matemático, un enorme admirador, por no decir maniático: desde un Arábica de tostado artesanal que hacía que le enviasen desde un tostadero de Seravezza (y que era servido a quien pedía sencillamente "un café"), al Caracolito de granos pequeños y muy perfumados, por desgracia no siempre disponible, pero del que Massimo se sentía en secreto orgulloso, como si lo hubiera hecho él. La brisca del cinco

Frases de Café


El setenta por ciento de la comunicación humana es no verbal, cuando Bill Clinton aseguró "nunca he practicado sexo con esa mujer" sus manos, que se alejaban del cuerpo con las palmas hacia abajo, están comunicando "estoy mintiendo". Cuando nuestra ex novia, sentada en el sofá, mantenía brazos y piernas estrechamente cruzados mientras le explicábamos por qué habíamos tenido el móvil apagado toda la tarde, nos estaba comunicando "estate atento, guapo, no soy tan tonta como crees. Sé perfectamente con quién estabas y qué hacías, y en cuanto te calles te crucifico". El juego de las tres cartas

Frases de Comunicación


La mañana de un día sereno, después de jornadas de lluvia y viento, siempre pone de buen humor. El aire es terso, límpido y cristalino, está depurado de todas sus nanoscópicas asquerosidades y te entra en los pulmones fácilmente, sin ningún esfuerzo, dándote una maravillosa sensación de convalecencia. Desde lejos, las montañas se muestran en todos sus detalles, ya no ofuscadas por el manto de polvo y contaminación que de costumbre apesta la atmósfera, y la ciudad misma parece más limpia, más definida y más real. El juego de las tres cartas

Frases de Buen humor


El servicio era correcto, pero informal, y la decoración no era rebuscada; además, si alguien, por casualidad, manifestaba alguna contrariedad con respecto a la comida, el comentario siempre hallaba la manera de llegar a oídos del chef de cuisine, Otello Brondi, apodado Tablón. Dicho personaje, si bien dotado de un innegable talento en el arte apiciano, no había sido demasiado favorecido por las musas en el resto de aspectos, por lo cual el comensal crítico se solía encontrar, al lado de la mesa, un metro cúbico de barriga de cocinero guarnecido por dos antebrazos gruesos y peludos como osos, preguntándole "¿Cómo es posible que no te guste?", en tono no precisamente servicial. La brisca del cinco

Frases de Decoración

Autores relacionados

Alicia Giménez Bartlett

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Italia

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Italia

Profesores » Profesores siglo XX » Profesores de Italia

Químicos » Químicos siglo XX » Químicos de Italia

Marco Malvaldi


Frases de Marco Malvaldi: Escritor, novelista, químico y profesor italiano, autor de "La brisca del cinco" (2007), "El juego de las tres cartas" (2008), "El rey de los juegos" (2010) y "El caso del mayordomo asesinado" (2011).

Biografía Marco Malvaldi

Marco Malvaldi nace en Pisa, donde transcurre su infancia y adolescencia.

Estudia Química en la Universidad de Pisa, donde tiempo después fue profesor e investigador en el Departamento de Química y Química Industrial.

En 2007 Marco Malvaldi debuta como escritor con la novela "La brisca del cinco" al tiempo que termina su tesis doctoral en química.

Su novela debut es la primera de la serie conocida como "BarLume", seguida por "El juego de las tres cartas" (2008), "El rey de los juegos" (2010), "La carta piu alta" (2012) y "Il telefono senza fili" (2014).

Entre las obras de Marco Malvaldi, destacan además "El caso del mayordomo asesinado" (2011), "Millones de millones" (2012), "Plata viva" (2013) y "El combate naval" (2016).

Libros destacados

  • La brisca del cinco (2007)
  • El caso del mayordomo asesinado (2011)
  • El combate naval (2016)
  • El juego de las tres cartas (2008)
  • El rey de los juegos (2010)
  • Millones de millones (2012)

Enlaces

Síguenos en