Frases de Marco Malvaldi

Toda persona interactúa con los demás seres humanos en función del papel que atribuye a cada uno de ellos. Frente al maestro hay quien escucha y quien se distrae, y a la vista del papa hay quien se inclina y quien se cabrea. El juego de las tres cartas

Frases de Función


(...) Es uno de esos que dividen el mundo en buenos y malos. Los que están de su parte son buenos, están en lo correcto y dicen siempre la verdad. Los demás son malos, mienten hasta cuando roncan y solo tienen en cuenta sus propios intereses. El juego de las tres cartas

Frases de Correcto


Uno de los aspectos más irritantes del ser humano es la ridícula convicción de que no somos responsables de las consecuencias de nuestras acciones, como testimonia la infantil desenvoltura con que demasiado a menudo atribuimos a la voluntad del Azar el desastroso resultado de nuestras pifias. El juego de las tres cartas

Frases de Convicción


Cuando desafiamos nuestras costumbres, somos plenamente conscientes de que las probabilidades de victoria son exiguas y, precisamente, la excepcionalidad de tal éxito hincha el victorioso pecho de satisfacción y lo cubre con un aura de heroísmo en las raras ocasiones en que conseguimos embaucar a la rutina. El juego de las tres cartas

Frases de Heroísmo


(...) Con cualquier posible estrategia, desde la justificación del acto como no criminal hasta la más obstinada negación de la evidencia. Un comportamiento semejante, el de una persona que se rinde y asume su responsabilidad, aunque haya ido mucho más allá de sus intenciones, no se lo esperaba. El juego de las tres cartas

Frases de Evidencia


(...) Era un hombre que, si acaso, infundía miedo. Alto, corpulento, con dos palas en lugar de manos y una manera de mirar directo entre los ojos que significaba una amenaza continua. El capataz. El que hace que todo avance. Hoy en día se llama manager y de costumbre desarrolla el trabajo contrario. El caso del mayordomo asesinado

Frases de Avance


Lo único agradable que se puede hacer un día de mediados de agosto a las dos en punto de la tarde, cuando se respira calor líquido e intentas no pensar en que aún faltan seis o siete horas para la cena, es ir con algún amigo a tomar algo a un bar. La brisca del cinco

Frases de Bar


(...) Me confirmó que en el ordenador no había ninguno de los programas que sirven para hacer estas cosas y que, por tanto, ese ordenador era prácticamente inútil. Desde el punto de vista usual, tenía incluso razón. Pero desde un punto de vista general, no. El ordenador podía ser usado para desempeñar su función primordial, es decir, hacer cuentas. El juego de las tres cartas

Frases de Ordenador


En el interior del local, en cambio, los autóctonos iniciaban la feliz evolución del proceso peristáltico con el rito que caracteriza desde siempre a los italianos en el bar y que se puede pedir a cualquier hora del día y de la noche sin que el reglamento no escrito de todos los bares de Italia les clasifique como teutones. O sea, el café. La brisca del cinco

Frases de Italia


La ley dice que, cuando una persona muere, un médico debe establecer las causas del deceso. Si las causas del deceso están claras, las apunta en un certificado y la fiesta ha terminado. Si, por lo contrario, no están claras o no son inmediatamente atribuibles a causas naturales, el médico no firma el certificado de defunción y llama a una autoridad judicial. El juego de las tres cartas

Frases de Médico


Que sería el hecho, querido señor comisario, de que yo no sé hacer un pimiento. Disculpad la rudeza, pero estoy a punto de convertirme en plebeyo y será oportuno que me adapte. Nunca en mi vida he trabajado un solo día y, aunque quisiera, no sé cómo se hace. Ayer era poeta y futuro barón; hoy, un gilipollas sin arte ni parte. El caso del mayordomo asesinado

Frases de Señor


Indiferentes a la presencia de un cerebro en el interior de la caja craneal, los responsables de la concejalía habían proyectado y realizado una serie de modificaciones delirantes, sin ninguna consideración por el hecho de que una red viaria debería servir para que los vehículos pudieran viajar y no para las fantasías enfermas de supuestos Le Corbusier con el sentido práctico de una gallina de Guinea. El juego de las tres cartas

Frases de Viajar

Autores relacionados

Alicia Giménez Bartlett

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Italia

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Italia

Profesores » Profesores siglo XX » Profesores de Italia

Químicos » Químicos siglo XX » Químicos de Italia

Marco Malvaldi


Frases de Marco Malvaldi: Escritor, novelista, químico y profesor italiano, autor de "La brisca del cinco" (2007), "El juego de las tres cartas" (2008), "El rey de los juegos" (2010) y "El caso del mayordomo asesinado" (2011).

Biografía Marco Malvaldi

Marco Malvaldi nace en Pisa, donde transcurre su infancia y adolescencia.

Estudia Química en la Universidad de Pisa, donde tiempo después fue profesor e investigador en el Departamento de Química y Química Industrial.

En 2007 Marco Malvaldi debuta como escritor con la novela "La brisca del cinco" al tiempo que termina su tesis doctoral en química.

Su novela debut es la primera de la serie conocida como "BarLume", seguida por "El juego de las tres cartas" (2008), "El rey de los juegos" (2010), "La carta piu alta" (2012) y "Il telefono senza fili" (2014).

Entre las obras de Marco Malvaldi, destacan además "El caso del mayordomo asesinado" (2011), "Millones de millones" (2012), "Plata viva" (2013) y "El combate naval" (2016).

Libros destacados

  • La brisca del cinco (2007)
  • El caso del mayordomo asesinado (2011)
  • El combate naval (2016)
  • El juego de las tres cartas (2008)
  • El rey de los juegos (2010)
  • Millones de millones (2012)

Enlaces

Síguenos en