Frases de Manuel Gutiérrez Nájera

Recordar...Perdonar...Haber amado...Ser dichoso un instante, haber creído...Y luego...Reclinarse fatigado en el hombro de nieve del olvido.

Frases de Olvido


¡Qué hermosa noche para la vida del hogar, para el dúo de los labios y la canción del niño! Si yo tuviera un hijo, me acercaría de puntillas a su cuna para verlo dormir.

Frases de Dormir


El olor de rosas dura poco y el champagne se evapora en impalpables átomos, si le dejamos, olvidadizos, en la copa. Nuestro cariño vuela adonde van las notas que se pierden, gimiendo, en el espacio.

Frases de Champán


Su amor no consistía únicamente en el cambio de dos caprichos y en el contacto de dos epidermis: tenía la fuerza humana y la fuerza divina, el beso de los labios y la sublime comunión de los entendimientos.

Frases de Sublime


Los poetas, esos eternos enamorados de las cosas que mueren y de las cosas que nacen, son los únicos que podrían volver los ojos a los claustros, y preguntar a sus ruinosos paredones el secreto de muchas vidas y de muchas almas.

Frases de Secreto


Ni un solo pensamiento estable había en aquel cerebro, tan voluble como la hoja delgada de una rosa que el viento desbarata. Sus ideas galopaban por países encantados en donde los árboles tienen hojas de esmeralda y frutos de oro.

Frases de Hoja


Ella lo idolatró y Él la adoraba... ¿Se casaron al fin? No, señor, Ella se casó con otro ¿Y murió de sufrir? No, señor, de un aborto. ¿Y Él, el pobre, puso a su vida fin? No, señor, se casó seis meses antes del matrimonio de Ella, y es feliz.

Frases de Matrimonio


Los galanes y los cortejos van a apostar con las señoras, y ofrecen una caja de guantes o un estuche de perfumes, en cambio de la pálida camelia que se marchita en los cabellos de la dama o del coqueto alfiler de oro que detiene los rizos en la nuca.

Frases de Oro


La música es un amante dócil y obediente que se somete a todos los caprichos, como la odalisca que para complacer a su señor le ciñe el cuello con el collar divino de sus brazos, o guarda reposa en actitud discreta refrescando la atmósfera con su abanico.

Frases de Amante


La noche de Navidad es la noche de las resurrecciones y de los recuerdos. Los niños, al dormirse en sus cunas, quedan confiados en el espíritu misterioso que bajará durante el sueño para llenar de dulces y juguetes los botines nuevos que han dejado a propósito en la chimenea.

Frases de Navidad


Las aves al pasar le dicen: ¿No amas? Amar es tener alas. Las flores que pisa le preguntan: ¿No amas? Amor es el perfume de las almas. Y ella pasa indiferente viendo con sus pupilas de acero negro, frías e impenetrables, las alas del pájaro, el cáliz de la flor y el corazón de los poetas.

Frases de Indiferente


El juego es la suprema sensación para aquéllos que no conocen el amor, ese otro juego en que se apuesta el alma. Pero el juego, en el hipódromo, es el juego hecho carne, la sensación de dos mil metros; el juego con peripecias y sobresaltos; el juego que hace a su víctima por los cabellos y la columpia en el espacio.

Frases de Juego

Contexto histórico

Modernismo Parnasianismo Romanticismo

Influencia en las frases de Manuel Gutiérrez Nájera

Autores relacionados

Amado Nervo José Asunción Silva Ramón López Velarde

Ocupación

Críticos literarios » Críticos literarios siglo XIX » Críticos literarios de México

Escritores » Escritores siglo XIX » Escritores de México

Periodistas » Periodistas siglo XIX » Periodistas de México

Poetas » Poetas siglo XIX » Poetas de México

Manuel Gutiérrez Nájera

Frases de Manuel Gutiérrez Nájera

Frases de Manuel Gutiérrez Nájera: Escritor, poeta, crítico literario y periodista mexicano precursor de la poesía modernista y famoso por sus escritos en la prensa bajo numerosos seudónimos.

Nombres

SeudónimoEl Cura de Jalatlaco, El Duque Job, Junius, Mr. Can-Can, Nemo, Omega, Puck, Recamier

Biografía Manuel Gutiérrez Nájera

Manuel Gutiérrez Nájera nace en el seno de una familia de clase media, y se inició en el periodismo a corta edad.

En 1883 publicó "Cuentos frágiles", una antología de cuentos que fue la única obra que publicó en vida.

En 1894 fundó junto a Carlos Díaz Dufóo la "Revista Azul", órgano de difusión del modernismo en México.

Gran parte de su obra apareció en diversos periódicos mexicanos bajo multitud de seudónimos, entre ellos "El Duque Job", "Mr. Can-Can".

Can-Can" y "El Cura de Jalatlaco".

Falleció a los treinta y seis años de edad, y su obra lírica fue recopilada en 1896 en el volumen "Poesías".

Libros destacados

  • Cuentos frágiles (1883)
  • La Duquesa Job (1884)
  • Cuentos de color de humo (1894)
  • Poesías (1896)

Enlaces

Síguenos en