Frases de Magda Szabó

(...) No quería vivir más, porque entre todos habíamos derribado los soportes que habían sostenido su existencia y el aura mítica que la envolvía. Ella era nuestro ejemplo vivo, la protectora de todos, generosa, pródiga con su delantal almidonado con la faltriquera siempre rebosante de caramelos, con su bolsillo del que asomaban como palomas pañuelos blancos de lienzo; Era la reina de la nieve, la seguridad, las primeras cerezas del verano, la primera castaña que caía madura del árbol en otoño, las dulces calabazas al horno en invierno y el brote verde primaveral en el seto del jardín. Era pura, invulnerable, siempre daba lo mejor de sí; Era ella misma y todos nosotros, o más bien era como nos hubiera gustado ser a nosotros. Entrega de premios, La puerta

"La puerta" (1987) Frases de "La puerta" (1987) Frases de Invulnerable


En el fondo, (...) no dejaba de ser una buena persona, generosa y desinteresada, y, aunque negara la existencia de Dios de palabra, lo honraba con sus actos. Poseía una bondad natural y espontánea; en cambio, a mí me habían educado para respetar ciertas normas éticas que me esforzaba en cumplir, imponiéndome de alguna manera a mis propias inclinaciones. Con su sola actitud y sin necesidad de palabras, un día (...) me haría ver que lo que yo creía fe en mí no era más que una forma de budismo, de respeto a la tradición, y que mi moral no era más que una disciplina obligatoria, consecuencia del adoctrinamiento que había recibido en casa y en la escuela, y en el que me había ejercitado por propia voluntad. El ayuno, La puerta

"La puerta" (1987) Frases de "La puerta" (1987) Frases de Tradición


Cuando volvía a Budapest nunca se daba la vuelta, ya que la ponía nerviosa que los dos ancianos la siguieran con la mirada hasta que desaparecía por el pasaje Budenz; temía que se resfriaran o se emocionaran demasiado, pero nunca logró quitarles la costumbre de quedarse allí fuera, hiciera el tiempo que hiciese, agitando manos y pañuelos mientras aún atisbaban un trocito de ella o del taxi. IV. Aire 5, La balada de Iza

"La balada de Iza" (1963) Frases de "La balada de Iza" (1963) Frases de Pañuelo


Sintió que la desconocida la estaba calibrando, dudando de si dirigirle la palabra o no. Casi temblaba de felicidad: por fin alguien quería hablar con ella. II. Fuego 3, La balada de Iza

"La balada de Iza" (1963) Frases de "La balada de Iza" (1963) Frases de Conversación


No sin una inmensa tristeza, debía reconocer que la presencia constante de su anciana madre la irritaba. II. Fuego 4, La balada de Iza

"La balada de Iza" (1963) Frases de "La balada de Iza" (1963) Frases de Mal humor


Nunca pudo comprarse un libro, porque no le alcanzaba con lo que cobraba, pero sí periódicos. Costaban unos céntimos y también servían para aprender, sobre todo, de política. III. Agua 1, La balada de Iza

"La balada de Iza" (1963) Frases de "La balada de Iza" (1963) Frases de Periódico


La noche era suave, demasiado suave para una noche de otoño, y en el jardín los árboles susurraban como al paso de grandes alas algodonosas. IV. Aire 2, La balada de Iza

"La balada de Iza" (1963) Frases de "La balada de Iza" (1963) Frases de Suave


No conocía la zona, y sentía que en otra ocasión podría haber disfrutado de su belleza, pero ahora solo sabía que el austero paisaje le resultaba conmovedor. IV. Aire 2, La balada de Iza

"La balada de Iza" (1963) Frases de "La balada de Iza" (1963) Frases de Paisaje


Si queremos, también tenemos que saber matar. Polett, La puerta

"La puerta" (1987) Frases de "La puerta" (1987) Frases de Matar


Todos estamos solos, queramos o no, irremediablemente, aun cuando compartamos la vida con otro. Polett, La puerta

"La puerta" (1987) Frases de "La puerta" (1987) Frases de Amar con locura


Al que quiere irse, hemos de dejar que se vaya. ¿Para qué iba a retenerla? Polett, La puerta

"La puerta" (1987) Frases de "La puerta" (1987) Frases de Renuncia


Para mantener el equilibrio, lo más indicado sería sumirnos los dos en un estado crónico de agonía o, lo que sería lo mismo, tirarnos a un río y, a punto de ahogarnos, pedirle auxilio; De ese modo, al poder acudir a salvarnos, viviría nuestra relación con la satisfacción y el sosiego necesarios para su economía afectiva. Sorpresa de navidad, La puerta

"La puerta" (1987) Frases de "La puerta" (1987) Frases de Agonía

Autores relacionados

Imre Kertész Marguerite Yourcenar Sándor Márai Virginia Woolf

Ocupación

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Hungría

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Hungría

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Hungría

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Hungría

Traductores » Traductores siglo XX » Traductores de Hungría

Magda Szabó

Frases de Magda Szabó

Frases de Magda Szabó: Escritora, poetisa, ensayista, dramaturga y traductora húngara, autora de "Fresco" (1958), "La balada de Iza" (1963), "Calle Katalin" (1969) y "La puerta" (1987).

Biografía Magda Szabó

Magda Szabó nace en Debrecen, donde se recibe de profesora de latín y húngaro en la Universidad de Debrecen.

Al poco tiempo comienza a trabajar como profesora en una escuela calvinista para niñas en Debrecen y Hódmezovásárhely.

Entre 1945 y 1949 Magda Szabó trabaja para el Ministerio de Religión y Educación y en 1947 contrae matrimonio con el escritor y traductor Tibor Szobotka.

En 1947 debuta como escritora con la publicación de un libro de poemas, "Cordero", seguido por "Regreso a lo humano" (1949).

En 1949 Magda Szabó recibe el Premio Baumgarten, que le fue arrebatado por razones políticas, fue despedida del ministerio y censurada durante el régimen estalinista de Mátyás Rákosi (1949-1956).

En 1958 publica su primera novela, "Fresco", seguida por "La balada de Iza" (1963), "Calle Katalin" (1969) y "La puerta" (1987) entre otras.

Desde entonces, Magda Szabó ha recibido numerosos premios y es considerada una de las mejores novelistas en húngaro de la historia.

Libros destacados

Libros de Magda Szabó »

Enlaces

Síguenos en