Maestro Eckhart - Página 3

(página 3 de 3)

37. Aquí el fondo de Dios es mi fondo, y mi fondo es el fondo de Dios...Desde este fondo interior debes hacer todas tus obras, sin porqué...Si alguien se imagina, verdaderamente, que por la interioridad, la devoción y la gracia especial va a recibir más de Dios que junto al hogar o en el establo, entonces no hace algo distinto que si tomara a Dios y le cubriera la cabeza con una manta...Quien busca a Dios sin modo, lo comprende tal como es en sí mismo... "El fruto de la nada" (1998)

+ Frases de Devoción


38. Si quiero escribir sobre una tablilla de cera, entonces no puede haber nada escrito sobre ella, por muy noble que sea... Si a pesar de todo quiero escribir, entonces debo borrar y vaciar todo lo que está sobre la tabla, y ésta nunca se me presenta tan bien para escribir como cuando no hay absolutamente nada. De forma muy parecida si Dios...Debe escribir en mi corazón, entonces debe salir todo de mi corazón. (...) El corazón separado no pide absolutamente nada... Por eso permanece vacío de todos los rezos, y su oración no es otra cosa que ser uniforme con Dios. "El fruto de la nada" (1998)

+ Frases de Oración


39. Cuando el alma llega a lo uno y allí entra en un rechazo puro de sí misma, encuentra a Dios como en una nada. A un hombre le pareció en un sueño –era un sueño de vigilia– que estaba preñado de la nada, como una mujer lo está de un niño, y en esa nada había nacido Dios; él era el fruto de la nada. Dios había nacido de la nada. (...) Veía a Dios, en quien todas las criaturas son nada. Veía a todas las criaturas como una nada, pues Dios tiene en sí a todos los seres...La nada era Dios. "El fruto de la nada" (1998)

+ Frases de Puro


40. El sexto grado es cuando el hombre ha sido desnudado de su propia imagen y transfigurado por la eternidad divina, y ha conseguido un olvido totalmente perfecto de la vida perecedera y temporal...Por encima no hay más grados, y allí hay paz eterna y bienaventuranza. (...) Cuando un maestro hace una imagen de madera o piedra, no introduce la imagen en la madera, sino que corta las astillas que han ocultado y recubierto la imagen; no añade nada a la madera, sino que golpea y esculpe la cobertura y saca la escoria y entonces resplandece lo que estaba oculto debajo. Ese es el tesoro que estaba oculto en el campo. (Mateo 13, 44). "El fruto de la nada" (1998)

+ Frases de Madera

Autores relacionados

Angelus Silesius San Juan De La Cruz