Frases de Lucy Montgomery

Ahora entiendo por qué algunos hombres no pueden evitar embarcarse -dijo Anne-. Ese deseo que nos viene a todos en algún momento, "navegar más allá de los confines del ocaso", ha de ser muy fuerte cuando nace en alguien. Ana y la casa de sus sueños

Frases de Navegar


El humor es el más picante de los condimentos en el festín de la existencia. Ríanse de sus errores pero aprendan de ellos; alégrense en sus penas pero ganen fuerza con ellas; hagan un chiste de las dificultades, pero vénzanlas. 37. Licenciadas de cuerpo entero, Ana la de la Isla

Frases de "Ana la de la Isla" (1915) Frases de Humor


Me sentí alegre al poder plantar el rosal sobre su tumba, como si estuviera haciendo algo que le gustaba. Espero que tenga rosas así en el cielo. Quizá estén allí las almas de todas esas rositas que él amó durante tantos veranos. 37. La muerte siega una vida, Ana de las Tejas Verdes

Frases de "Ana de las Tejas Verdes" (1908) Frases de Alegre


Sólo se había preocupado por las cosas terrenales, por las pequeñas cosas pasajeras de la vida, olvidando las que llevan hacia la eternidad, las que unen los dos extremos del golfo y hacen de la muerte el paso de un mundo al otro, del amanecer al pleno día. 14. La llamada del más allá, Ana la de la Isla

Frases de "Ana la de la Isla" (1915) Frases de Eternidad


Será aburrido para nosotras -dijo, pensativa-, pero para mucha gente puede que sea un día maravilloso. Algunos estarán locos de felicidad. Tal vez hoy se está llevando a cabo una hazaña magnífica o se ha escrito un hermoso poema, o ha nacido un gran hombre. 20. Gilbert se decide, Ana la de la Isla

Frases de "Ana la de la Isla" (1915) Frases de Aburrido


Nunca veo salir un barco del canal o volar una gaviota por encima del banco de arena sin desear estar a bordo del barco o tener alas, no como una paloma, "para irme volando y descansar", sino como una gaviota, para meterme en el corazón mismo de una tormenta. Ana y la casa de sus sueños

Frases de Gaviota


¿Cómo puedo ser presumida cuando sé que soy fea? -protestó Ana-. Me gustan las cosas bellas y odio mirar al espejo y ver algo que no sea hermoso. Me hace sentir muy triste; igual que cuando veo algo horrible. -Quien hace cosas hermosas es hermoso -dijo Marilla. 10. Ana pide perdón, Ana de las Tejas Verdes

Frases de "Ana de las Tejas Verdes" (1908) Frases de Hermoso


Hay cierta magia en las palabras "seda" y "encaje", ¿No es cierto? -dijo la tía-. Su sonido me hace sentir como si estuviera preparándome para un baile. Y seda amarilla; me hace pensar en un vestido hecho con rayos de sol. Siempre soñé con tener un vestido de seda amarilla. 19. Un interludio, Ana la de la Isla

Frases de "Ana la de la Isla" (1915) Frases de Vestido


-Después de todo -le había dicho Ana a Marilla una vez-, creo que los días más hermosos y dulces no son aquellos en los que ocurren cosas espléndidas, maravillosas o excitantes, sino simplemente los que nos traen pequeños placeres sucesiva y suavemente, como perlas que se sueltan de un collar. Ana la de Avonlea

Frases de Perlas


El viaje desde la estación hasta Tejados Verdes siempre había sido una parte muy agradable de los fines de semana que Anne pasaba en casa. Siempre recordaba su primer viaje desde Bright River, con Matthew. Había sido en primavera, y ahora era diciembre, pero a lo largo del camino, todo parecía decirle: "¿Recuerdas? ¿Recuerdas?" Ana la de Álamos Ventosos

Frases de Fin de semana


La comedia y la tragedia se entremezclan en la vida, Gilbert. Lo único que me persigue todavía es la historia de esos dos que vivieron juntos cincuenta años, odiándose. No puedo creer que haya sido así. Alguien ha dicho que "el odio es solamente el amor que no encontró el camino". Estoy segura de que debajo del odio, en realidad se amaban. Ana la de Álamos Ventosos

Frases de Tragedia


-Lo conocí esta tarde en el parque en medio de la lluvia -respondió la joven apresuradamente-. Mi paraguas se dio la vuelta y él me cobijó bajo el suyo. - ¡Ah! , ¿Y ese incidente tan vulgar justifica el envío de una docena de rosas de larguísimo tallo con una nota romántica? ¿Y es razón para que te ruborices cual candida doncella al leer la nota? Ana, el rostro traiciona nuestros más íntimos pensamientos. 25. Aparece el príncipe encantado, Ana la de la Isla

Frases de "Ana la de la Isla" (1915) Frases de Doncella

Contexto histórico

Primera Guerra Mundial Segunda Guerra Mundial

Influencia en las frases de Lucy Montgomery

Autores relacionados

Charlotte Brontë Edith Wharton Harriet Beecher Stowe Herman Melville Sinclair Lewis

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XIX » Escritores de Canadá

Maestros » Maestros siglo XIX » Maestros de Canadá

Novelistas » Novelistas siglo XIX » Novelistas de Canadá

Lucy Montgomery

Frases de Lucy Montgomery

Frases de Lucy Montgomery: Escritora, novelista y maestra canadiense, reconocida por la serie de novelas "Ana de las Tejas Verdes" y merecedora de la Orden del Imperio Británico.

Nombres

RealLucy Maud Montgomery
SeudónimoL. M. Montgomery, Maud

Biografía Lucy Montgomery

Lucy Montgomery quedó huérfana de madre a los 21 meses, y su padre, Woolner Macneill Montgomery, la dejó al cuidado de sus abuelos Alexander Marquis Macneill y Lucy Woolner Macneill, quienes la criaron.

En 1890 sus abuelos la enviaron a vivir con su padre y madrastra a Príncipe Alberto (Saskatchewan), retornando con ellos un año más tarde.

En 1892, tras completar su educación inicial, continuó sus estudios en el Colegio Príncipe de Gales en Charlottetown, donde rindió el programa de dos años en uno y obtuvo su certificado de enseñanza.

Entre 1895 y 1896, Lucy Montgomery estudió literatura en la Universidad de Dalhousie (Halifax, Nueva Escocia) y comienza a trabajar como maestra en varias escuelas isleñas.

Tras el fallecimiento de su abuelo, en 1898 se muda a Cavendish a vivir con su abuela, trabajando entre 1901 y 1902 para los periódicos locales "Chronicle" y "Echo".

En 1908 publica su primer libro, "Anne de las Tejas Verdes" y tres años después contrae matrimonio con Ewan Mcdonald, ministro presbiteriano, se mudó a Ontario donde él tomó el cargo de ministro de la Iglesia Presbiteriana de San Pablo en Leaskdale (actualmente Uxbridge Township).

Dedicada a tiempo completo a la crianza de sus hijos y a la escritura, Lucy Montgomery publicó toda la serie de libros basados en el personaje de Anne y también varias antologías de relatos.

En 1935 se le concedió la Orden del Imperio Británico y tras su muerte, recibió la distinción de "persona de importancia histórica nacional" y tanto su casa de Leaskdale como la casa de sus abuelos donde se crió fueron declaradas Sitios Históricos Nacionales de Canadá.

Libros destacados

  • Ana de las Tejas Verdes (1908)
  • Ana la de Avonlea (1909)
  • Ana la de la Isla (1915)
  • Ana y la casa de sus sueños (1917)
  • El Camino Alpino: La historia de mi carrera (1917)
  • Ana la de Álamos Ventosos (1936)

Enlaces

Síguenos en