Frases de Leandro Alem

(...) Porque en momentos de angustia olvidamos estos sagrados ideales, porque hicimos de nuestras comodidades materiales, concentración de nuestros sentidos y aspiración única de nuestros espíritus, nos hemos visto vejados, ultrajados y deshonrados en nuestras afecciones más caras, sin que a duras penas asomase el sonrojo en nuestras mejillas y palpitaran de vergüenza nuestros corazones.

Frases de Rubor


Nos hallamos en los principios de la senda colocada frente a nuestros ojos, y es necesario recorrerla hasta el fin, en todas sus escabrosidades, a costa de todos los sacrificios, como corresponde a nuestra historia y a nuestros antecedentes nunca desmentidos ni manchados.

Frases de Senda


La vida política de un pueblo marca la condición en que se encuentra; marca su nivel moral, marca el temple y la energía de su carácter. El pueblo donde no hay vida política, es un pueblo corrompido y en decadencia, o es víctima de una brutal opresión.

Frases de Opresión


La libertad necesita ser conquistada y conservada por la conducta digna y perseverante del mismo pueblo, y si éste en vez de merecer o exigir con entereza gobiernos libres y honrados, se presta dócilmente a la explotación de círculos menguados o de sus gestiones personales, siempre peligrosas, tendrán el gobierno creado por su inepcia y por su cobardía; es decir, tendrán el gobierno que merezca su propia indignidad.

Frases de Gobierno


No hay, no puede haber buenas finanzas, donde no hay buena política. Buena política quiere decir, respeto a los derechos; buena política quiere decir, aplicación recta y correcta de las rentas públicas; buena política quiere decir, protección a las industrias útiles y no especulación aventurera para que ganen los parásitos del poder; buena política quiere decir, exclusión de favoritos y de emisiones clandestinas.

Frases de Especulación


Cuando un hombre está en el poder, necesita el consejo, el apoyo, el cariño y el aliento de sus gobernados, que han de ser sus amigos, no sus vasallos; pero si ese hombre se olvida que se debe al pueblo y no respeta derechos ni constituciones, el pueblo tiene la obligación de recordarle los deberes de la altura, e imponerle su soberanía, ¡si no por la razón, por la fuerza!

Frases de Constitución


¡Ah! Señores. Nada satisface más íntimamente y retempla mejor el espíritu, que recordar con acentuada veneración los esfuerzos desinteresados y patrióticos de aquella juventud, que abandonando la cuna de sus más caras afecciones, cortando algunos el curso de sus carreras universitarias, y despreciando todos sus intereses personales, corría, llena de bríos y de santo patriotismo, a formar en las filas del ejército, que se coronaba de gloria en las batallas libradas por la libertad y el honor nacional.

Frases de Patriotismo


Y si nuestros padres han concurrido con sus esfuerzos a la conquista del derecho y de la libertad en una gran parte del continente Sud Americano, nosotros tenemos el deber de enseñar y difundir ese derecho, conservando siempre celosos el sentimiento de esa libertad en todas sus manifestaciones, perfeccionándonos de día en día, constituyendo una moral propia en todas las esferas de la vida, que sirva de enseñanza y de fuente inspiradora para todos los pueblos.

Frases de América


El desaliento, el quebranto, la inmoralidad, no surgen de los bajos fondos sociales. Vienen de las alturas. Hoy se sacrifica todo, el honor, la palabra, la fe jurada ante los hijos y la patria, para descender luego a los goces materiales, por gustar con fruición de sibaritas los placeres de la sensualidad y el de gobierno. Hoy no se busca la posición política para poner a su servicio talento, carácter, patriotismo, sino para que aquella sirva a los fugaces caprichos de oscuros bienes, de miserables sueños...

Frases de Inmoralidad

Contexto histórico

Suicidio

Influencia en las frases de Leandro Alem

Influencia a... [mostrar]

Autores relacionados

Arturo Illia Bartolomé Mitre

Ocupación

Políticos » Políticos siglo XIX » Políticos de Argentina

Diputados » Diputados siglo XIX » Diputados de Argentina

Senadores » Senadores siglo XIX » Senadores de Argentina

Abogados » Abogados siglo XIX » Abogados de Argentina

Estadistas » Estadistas siglo XIX » Estadistas de Argentina

Revolucionarios » Revolucionarios siglo XIX » Revolucionarios de Argentina

Leandro Alem


Frases de Leandro Alem: Abogado, político, estadista y revolucionario argentino, fundador del partido político "Unión Cívica Radical" (UCR).

Nombres

RealLeandro Antonio Alén

Biografía Leandro Alem

Leandro Alem nace en el seno de una familia humilde, de padre Leandro Alen, pulpero y oficial de "la Mazorca", la fuerza parapolicial de Juan Manuel de Rosas, motivo por el cual fue capturado, fusilado y colgado públicamente.

Con el tiempo cambiaría la última letra de su apellido paterno (n por m) para atenuar la permanente discriminación que sufría, siendo "el hijo del ahorcado" o "el hijo del mazorquero".

Terminada su educación inicial, Leandro Alem ingresa a la Facultad de Derecho de Buenos Aíres, pero en 1865 la abandona para pelear en las batallas de Cepeda (1859), Pavón (1861) y en la Guerra del Paraguay (1865-1870), donde alcanzó el grado de Capitán.

En 1869 se gradúa y comienza a trabajar en un estudio jurídico, a la vez que se une al "Partido Autonomista" de Adolfo Alsina donde pronto se destacó por sus dotes para la oratoria y su carisma en los debates.

En 1872 Leandro Alem es elegido diputado provincial y ante las diferencias internas que surgen en el Partido Autonomista y la conciliación de éste con el "Partido Nacional" conducido por Bartolomé Mitre, se separa y funda junto a otros el "Partido Republicano".

Luego de pasar unos años alejado de la política, funda junto a Bartolomé Mitre la "Unión Cívica" y organiza en 1890 un levantamiento armado contra el presidente Miguel Celman, que se vio forzado a renunciar.

Al año siguiente la Unión Cívica presenta a Mitre como candidato a la presidencia, pero ante las negociaciones de éste con Julio Argentino Roca, jefe del oficialismo, se fractura el partido, quedando Mitre como jefe de la "Unión Cívica Nacional" y Leandro Alem como titular de la "Unión Cívica Radical".

Tras un levantamiento exitoso, los revolucionarios son vencidos por el ejército al mando de Carlos Pellegrini en Tucumán y por el ejército al mando de Julio Argentino Roca en Rosario (Santa Fe).

Leandro Alem estuvo preso un tiempo, y decepcionado por el alejamiento de muchos de sus partidarios, se suicida en Buenos Aires en 1896.

Enlaces

Síguenos en