Frases de Knut Hamsun

Me había dormido echado en el banco y era el agente quien me despertaba. Me devolvían implacablemente a la vida y a la miseria. Mi primer sentimiento fue una estúpida extrañeza al encontrarme fuera de la hermosa estrella, pero pronto dejó lugar a un amargo descorazonamiento. Estaba a punto de llorar de pena por estar aún en la vida.

Frases de Amargo


A partir de ese día, nos veíamos todos; y antes de gozar de la dulzura de verla, mi deseo le salía al encuentro. Ya hace de eso dos años, y el recuerdo ocupa a menudo mi imaginación, pues todo en esta aventura me complació y distrajo. Nos citábamos en lugares distintos: junto al molino, en cualquier vereda, en mi misma cabaña. Eduarda, dócil, a nada se oponía. Llegaba siempre antes de la hora, y a su jubiloso "buenos días" respondía el mío, jubiloso y trémulo también.

Frases de Cabaña


¡No, no volvería aquella noche al bosque, pasara lo que pasase! No tenía fuerzas, ¡Y el camino era tan infinitamente largo! Procuré acomodarme lo mejor posible, decidido a pernoctar en donde estaba. Si llegase a hacer demasiado frío, podría pasearme un poco por el lado de la iglesia; ¡No tenía intención de dar más paseos! Me recosté contra la pila de planchas, bien acurrucado. El ruido disminuía a mi alrededor, las tiendas se cerraban, los pasos de los peatones eran cada vez menos frecuentes, y poco a poco se hizo la oscuridad en todas las ventanas...

Frases de Frío


Has empleado la fuerza contra mí, ¿Acaso no sabes que nunca me doblego ante la adversidad? ¿No deberías saber eso? ¿Estabas dormido cuando creaste mi corazón? Mi vida entera y cada gota de mi sangre se alegran de insultarte y de escupir sobre tu gracia. A partir de este momento renunciaré a todo lo que has hecho y a todo lo que eres, maldeciré a mi pensamiento si vuelve a pensar en Ti, y me arrancaré los labios si vuelven a mencionar tu nombre. Si existes te digo la última palabra en la vida y en la muerte: adiós. Y luego me callo, te doy la espalda, y me marcho...

Frases de Pensar en ti


(...) No sentía ningún dolor; El hambre me había embotado la sensibilidad; Por el contrario, me sentía deliciosamente vacío, sin ningún contacto con lo que me rodeaba, y feliz por no ser visto de nadie. Extendí las piernas sobre el banco y me volví hacia atrás; Así podía sentir mejor todo el bienestar de la separación. No había ni una nube en mi alma, ninguna sensación de malestar y, tan lejos como podía llegar mi pensamiento, no envidiaba nada, no tenía ni un deseo insatisfecho. Estaba tumbado con los ojos abiertos, en un estado singular; Estaba ausente de mí mismo, me sentía deliciosamente lejano.

Frases de Hambre


Sí, ¿Qué era el amor? Un viento que susurra entre las rosas... ¡Oh! , no, una fosforescencia amarilla que recorre la sangre. El amor era una música cálida, diabólica, que hace latir hasta los corazones más ancianos. Era como la margarita que, en cuanto llega la noche, se abre plenamente, y era la anémona que a un soplo de aire se cierra y muere al ser tocada. Así era el amor. Abatía a un hombre y de nuevo lo levantaba para volverlo a abatir; hoy me anima a mí, mañana a ti, a otro la noche siguiente, tal es su inconstancia. Pero también podía perdurar, semejante a un sello infrangible, quemar como un fuego continuo, hasta el momento supremo, de tal forma era eterno.

Frases de Inconstancia


Todo fue voluntad de papá, porque está arruinado, casi en la miseria, y Otto había de reunir tanto dinero algún día..."Es preciso que te cases con él", me decía papá. Y yo cada vez me negaba..."Piensa en tus padres, en el Castillo, en nuestro rancio nombre, en mi honor". "Bien, sí, lo aceptaré –respondí-, espera tres años, y lo aceptaré". Papá me lo agradeció y esperó. Otto esperó también. Todos esperaron. Pero desde el primer momento tuve mi sortija de prometida. Luego, transcurrido mucho tiempo, vi que todo era inútil. ¿Por qué demorarlo más? "Ya puedes enviar a buscar al que ha de ser mi marido", dije a papá. "Dios te bendiga", dijo, agradeciéndome una vez más por lo que iba a hacer.

Frases de Marido


Un hongo no florece ni se mueve, pero hay algo imponente y monstruoso en él, parece un pulmón que vive desnudo, sin cuerpo.

Frases de Hongos


¡Allí va un mendigo! Uno de esos seres que recibe comida de la gente por debajo de las puertas.

Frases de Mendigo


Cerré las puertas, pero un efluvio desconocido penetraba no sé por dónde en mi cabaña, haciéndome estremecer, suspirar...

Frases de Cabaña

Contexto histórico

Premio Nobel de Literatura Segunda Guerra Mundial

Influencia en las frases de Knut Hamsun

Autores relacionados

John Fante Sigrid Undset

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XIX » Escritores de Noruega

Novelistas » Novelistas siglo XIX » Novelistas de Noruega

Knut Hamsun

Frases de Knut Hamsun

Frases de Knut Hamsun: Escritor y novelista noruego, autor de "Hambre" (1890), "Pan" (1894) y la llamada "Trilogía del vagabundo", compuesta por "Bajo las estrellas de otoño" (1906), "Un vagabundo toca con sordina" (1909), y "La última alegría" (1912).

Nombres

RealKnut Pedersen

Libros destacados

  • Hambre (1890)
  • Misterios (1892)
  • Pan (1894)
  • Atardecer (1898)
  • Victoria (1898)
  • Tierra nueva (1893)

Enlaces

Síguenos en