Frases de Kenzaburo Oe

Durante aquel juego sin gracia, miramos un viejo reloj de pared que había sacado de una casa uno de nuestros camaradas o tratamos de calcular la hora por la posición del sol. Pero el tiempo transcurría tan despacio que parecía eterno. Pensé, irritado, que el tiempo había dejado de pasar, que, como los animales domésticos, no se movía sin la supervisión humana. Que, como los caballos o las ovejas, no daba un paso si no se lo ordenaba un adulto. Cuando el tiempo se estanca, nuestro cuerpo y nuestra mente quedan como en suspenso. No tenemos nada que hacer. Sin embargo, no hay sensación más dura, irritante y ponzoñosamente fatigante que sentir en lo más íntimo de tu ser que estás encerrado y no tienes nada que hacer. Arrancad las semillas, fusilad a los niños

Frases de Reloj


A fin de acallar mis gemidos, abrí la boca y jadeé como un perro. Traté de penetrar con los ojos el aire tenebroso de la noche y me preparé para el ataque de los aldeanos cogiendo piedras en mis manos heladas. No pensaba rendirme sin pelear. Arrancad las semillas, fusilad a los niños

Frases de Rendirse


Ni siquiera el más atrevido de nosotros habría tenido valor para echar a correr y meterse en el inmenso bosque, tranquilo como un mar en calma, pero en cuyo interior se desataban de repente terribles tempestades. Arrancad las semillas, fusilad a los niños

Frases de Tempestad


(...) Es un tipo raro; No le interesa especialmente dormir conmigo, pero sí estar presente cuando estoy en la cama con otro, por si lo necesitamos. Ya sabes, espera a que alguien esté conmigo para presentarse. ¡Y eso que los celos lo consumen! Una cuestión personal

Frases de "Una cuestión personal" (1964) Frases de Adulterio


Si uno miente para salir de un apuro, debe hacerlo de manera que no necesite mentir otra vez cuando se conozca la verdad. Una cuestión personal

Frases de "Una cuestión personal" (1964) Frases de Mentiroso


Si quiero enfrentar mi responsabilidad, sólo tengo dos caminos: o le estrangulo con mis propias manos o lo acepto y lo crío. Lo sé desde el principio, pero no he tenido valor para aceptarlo... Una cuestión personal

Frases de "Una cuestión personal" (1964) Frases de Enfrentar


La ira y la desesperación le dominaron. Hasta ese momento, víctima del miedo y la confusión, sólo había atinado a escapar. Pero ahora no tenía intenciones de hacerlo. Una cuestión personal

Frases de "Una cuestión personal" (1964) Frases de Confusión


Homosexual es alguien que ha escogido atreverse a amar a una persona de su mismo sexo...Yo tomé esa decisión por mi cuenta y riesgo. La responsabilidad es sólo mía. Una cuestión personal

Frases de "Una cuestión personal" (1964) Frases de Homosexual


Eran los primeros mapas de África que compraba con intención de usarlos en el propio lugar. Se preguntó con inquietud si alguna vez llegaría a pisar suelo africano y a mirar su cielo a través de unas gafas oscuras. ¿O en ese preciso instante estaba perdiendo de una vez para siempre toda oportunidad de emprender el viaje a África? ¿Se vería obligado, muy a su pesar, a despedirse de la última ocasión de experimentar su única y obsesiva tentación de juventud? Una cuestión personal

Frases de "Una cuestión personal" (1964) Frases de Africano


Su figura parecía flotar torpemente, como el cadáver de un ahogado, en el oscuro lago de los escaparates... Una cuestión personal

Frases de "Una cuestión personal" (1964) Frases de Cadáver


(...) Se recuperó de una dolorosa borrachera de setecientas horas y descubrió en sí mismo, desgraciadamente sobrio, la desolación de una ciudad destrozada por la guerra. Una cuestión personal

Frases de "Una cuestión personal" (1964) Frases de Desolación


Era como un débil mental al que sólo le quedara una mínima oportunidad de recuperarse, pero tenía que volver a ordenarlo todo, no sólo a sí mismo sino también sus relaciones con el mundo exterior. Una cuestión personal

Frases de "Una cuestión personal" (1964) Frases de Débil

Contexto histórico

Existencialismo Pacifismo Premio Nobel de Literatura Realismo mágico Segunda Guerra Mundial

Influencia en las frases de Kenzaburo Oe

Autores relacionados

Haruki Murakami Junichiro Tanizaki Yasunari Kawabata Yukio Mishima

Ocupación

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Japón

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Japón

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Japón

Profesores » Profesores siglo XX » Profesores de Japón

Kenzaburo Oe

Frases de Kenzaburo Oe

Frases de Kenzaburo Oe: Escritor, novelista, ensayista y profesor japonés, autor de "Una cuestión personal" (1964), "El grito silencioso" (1967), "Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura" (1969) y "Las aguas han invadido mi alma" (1973).

Biografía Kenzaburo Oe

Kenzaburo Oe nace en el seno de una familia numerosa, siendo el tercer hijo de siete que tuvieron sus padres.

En 1944 su padre muere en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y su madre se encarga de educarlo.

Tras finalizar sus estudios secundarios en una escuela de Matsuyama, se traslada a Tokio para estudiar Filosofía y Letras en la Universidad de Tokio.

En 1958 recibe el Premio Akutagawa por su novela "La Presa", en la que narra sus vivencias infantiles.

En 1960 Kenzaburo Oe contrae matrimonio con Yukari Itami y tiempo después realiza viajes a China, Rusia y Europa, donde conoce a Sartre en París (Francia).

En 1963 nace el primero de tres hijos que tiene el matrimonio, presentando una deficiencia mental que se transformaría en tema recurrente en su obra, especialmente en "Una cuestión personal" (1964).

En 1967 publica "El grito silencioso" y dos años después "Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura" (1969), obras que reciben varias distinciones.

En 1994 por lograr con su obra trascender lenguajes y culturas, eliminando las barreras del idioma, se le concedió el Premio Nobel de Literatura.

Kenzaburo Oe posee un estilo directo, de frases breves y contundentes, en las que trata de los conflictos entre las tradiciones y cultura de oriente y occidente y el aislamiento individual y social.

Libros destacados

  • Una cuestión personal (1964)
  • El grito silencioso (1967)
  • Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura (1969)
  • Las aguas han invadido mi alma (1973)
  • ¡Despertad, oh jóvenes de la nueva era! (1983)
  • Mordido por el hipopótamo (1985)

Enlaces

Síguenos en