Frases de Kenzaburo Oe

01. Una vez que se ha pensado algo, es inevitable la mediación del lenguaje. "Salto mortal" (1999)

+ Frases de Inevitable + Pensamientos de "Salto mortal"


02. Para dominar el miedo, tienes que aislarlo. Y para ello tienes que definir su objeto con precisión. "Una cuestión personal" (1964)

+ Frases de Dominar + Pensamientos de "Una cuestión personal"


03. Era el amanecer. Los árboles de ginkgo a ambos lados estaban cubiertos de hojas oscuras, cada una hinchada por toda al agua absorbida. "Una cuestión personal" (1964)

+ Frases de Amanecer + Pensamientos de "Una cuestión personal"


04. La tarde caía y la fiebre de comienzos del verano había abandonado el ambiente, al igual que la temperatura abandona a un gigante muerto. "Una cuestión personal" (1964)

+ Frases de Fiebre + Pensamientos de "Una cuestión personal"


05. Guiador es quien me ha hecho ver que no puedo hacer eso, al tiempo que me ha aconsejado poner lo experimentado en palabras, y me ha ayudado a ello. "Salto mortal" (1999)

+ Frases de Hecho + Pensamientos de "Salto mortal"


06. Las cosas sólo se pueden entender correctamente cuando se capta su espíritu mismo con pureza, lejos de las palabras e imágenes que las representan. "Salto mortal" (1999)

+ Frases de Pureza + Pensamientos de "Salto mortal"


07. Si existe la otra vida, las almas de los muertos vivirán allí eternamente, y tal como estaban en el instante de morir, es decir, con todos sus recuerdos. "Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura" (1969)

+ Frases de Muertos + Pensamientos de "Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura"


08. Cuando quiero mirar nuestro mundo con los dos ojos, lo que percibo son dos mundos superpuestos: uno luminoso y claro, sorprendentemente nítido; el otro impreciso y sutilmente sombrío. "Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura" (1969)

+ Frases de Mirar + Pensamientos de "Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura"


09. La niebla rojiza que flotaba sobre el suelo era un reflejo del neón del barrio de placer. Una gota de lluvia humedeció la mejilla de Bird: el césped olía tan bien porque estaba a punto de llover. "Una cuestión personal" (1964)

+ Frases de Niebla + Pensamientos de "Una cuestión personal"


10. La facultad de decidir se la confío a mis sentidos. Para encontrar los temas de mi música recorro ese mismo proceso. Por consiguiente, nada de esto guarda relación con una inspiración poética ni cosa parecida. "Salto mortal" (1999)

+ Frases de Facultad + Pensamientos de "Salto mortal"


11. En la vida siempre me acechan estos peligros latentes, a la espera de que tropiece y me caiga...En esta trampa no puedo desmayarme, ni morir en forma violenta; sólo puedo mirar fijamente, aturdido hacia la empalizada de la trampa por siempre. "Una cuestión personal" (1964)

+ Frases de Trampa + Pensamientos de "Una cuestión personal"


12. Desde lo que le sucedió a mi bebé, he querido frenar este crecimiento continuado, y por eso he dejado de vivir en el tiempo de este mundo. Al hacerlo, no descubro nada nuevo ni veo desaparecer nada, de modo que mi cielo, a cien metros de altura, no experimenta ninguna modificación. "Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura" (1969)

+ Frases de Crecimiento + Pensamientos de "Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura"

Influencias

Autores relacionados

Haruki Murakami Junichiro Tanizaki Yasunari Kawabata Yukio Mishima

Kenzaburo Oe

Kenzaburo Oe

Escritor, novelista, ensayista y profesor japonés, autor de "Una cuestión personal" (1964), "El grito silencioso" (1967), "Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura" (1969) y "Las aguas han invadido mi alma" (1973).

Sobre Kenzaburo Oe

Kenzaburo Oe nace en el seno de una familia numerosa, siendo el tercer hijo de siete que tuvieron sus padres.

En 1944 su padre muere en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y su madre se encarga de educarlo.

Tras finalizar sus estudios secundarios en una escuela de Matsuyama, se traslada a Tokio para estudiar Filosofía y Letras en la Universidad de Tokio.

En 1958 recibe el Premio Akutagawa por su novela "La Presa", en la que narra sus vivencias infantiles.

En 1960 Kenzaburo Oe contrae matrimonio con Yukari Itami y tiempo después realiza viajes a China, Rusia y Europa, donde conoce a Sartre en París (Francia).

En 1963 nace el primero de tres hijos que tiene el matrimonio, presentando una deficiencia mental que se transformaría en tema recurrente en su obra, especialmente en "Una cuestión personal" (1964).

En 1967 publica "El grito silencioso" y dos años después "Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura" (1969), obras que reciben varias distinciones.

En 1994 por lograr con su obra trascender lenguajes y culturas, eliminando las barreras del idioma, se le concedió el Premio Nobel de Literatura.

Kenzaburo Oe posee un estilo directo, de frases breves y contundentes, en las que trata de los conflictos entre las tradiciones y cultura de oriente y occidente y el aislamiento individual y social.

Libros destacados

Enlaces

Ocupación

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Japón

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Japón

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Japón

Profesores » Profesores siglo XX » Profesores de Japón

Síguenos