Frases de Kazuo Ishiguro

¿Qué se gana con estar mirando siempre atrás? ¿Con culparnos del hecho de que la vida no nos haya llevado por el camino que deseábamos? Por duro que parezca, la realidad para la gente como ustedes o como yo es que no tenemos más opción que dejar nuestro destino en manos de esos grandes personajes que guían el mundo y que contratan nuestros servicios. ¿Para qué preocuparse tanto por lo que deberíamos haber hecho o dejado de hacer para dirigir el curso que tomaban nuestras vidas? Para personas como usted o como yo, la verdad es que basta con que intentemos al menos aportar nuestro granito de arena para conseguir algo noble y sincero. Y los que estamos dispuestos a sacrificar una gran parte de nuestra vida para lograr estas aspiraciones, debemos considerar el hecho en sí motivo de satisfacción y orgullo, cualquiera que sea el resultado. Lo que queda del día

Frases de "Lo que queda del día" (1989) Frases de Motivo


¡Tu herida, tu pequeña y estúpida herida! Ése es tu verdadero amor, Leo: esa herida. ¡El verdadero amor de tu vida! Sé cómo sería todo si volviéramos a intentarlo; por mucho que lográramos volver a construir algo juntos...Y la música. Tampoco sería diferente con la música. Por mucho que te hayan aceptado esta noche, por mucho que volvieras a ser apreciado en esta ciudad, lo destruirías todo, echarías por tierra todo lo que te rodea, como hiciste antes...Y todo por esa herida. Yo, la música, no somos para ti más que concubinas en las que buscar consuelo. Porque siempre volverás a tu amor verdadero. ¡A esa herida! Y ¿Sabes lo que me pone realmente furiosa? Leo, ¿Me escuchas? Que tu herida no tiene nada de especial, nada en absoluto. En esta ciudad, sin ir más lejos, conozco muchas personas con heridas peores. Y sin embargo siguen adelante, todos ellos, con mucho más coraje que el que tú has tenido en toda tu vida. Ellos siguen con sus vidas. Llegan a ser personas de provecho. Pero tú, Leo, mírate. Siempre volviendo a tu herida. Los inconsolables

Frases de Verdadero amor


Madame nos tenía miedo. Pero nos tenía miedo del mismo modo en que a alguien podían darle miedo las arañas. No estábamos preparadas para eso. Jamás se nos había ocurrido preguntarnos cómo nos sentiríamos nosotras al ser vistas de ese modo, al ser las arañas de la historia. Nunca me abandones

Frases de "Nunca me abandones" (2005) Frases de Asustado


Creo que percibí que más allá de aquella línea había algo más duro, más oscuro, y no quería traspasarla. Ni por mí ni por ninguna de nosotras. Nunca me abandones

Frases de "Nunca me abandones" (2005) Frases de Línea


Tendréis que reconocer que a veces es así como funcionan las cosas en este mundo. Las opiniones de la gente, sus sentimientos, un día van en una dirección, y otro día en otra. Nunca me abandones

Frases de "Nunca me abandones" (2005) Frases de Opinión


Se os trajo a este mundo con una finalidad, y vuestro futuro, el de todos vosotros, ha sido decidido de antemano. Nunca me abandones

Frases de "Nunca me abandones" (2005) Frases de Opresión


Son sólo palabras (... ). Es lo que la gente dice cuando siente lástima de sí misma. Palabras... Nunca me abandones

Frases de "Nunca me abandones" (2005) Frases de Lástima


(...) Aguardé un poco, volví al coche, y me alejé en él hacia dondequiera que estuviera dirigiendo. Nunca me abandones

Frases de "Nunca me abandones" (2005) Frases de Coche


(...) Pero me preocupaba que pudiera resultar muy evidente nuestra falta de intimidad física. Nunca me abandones

Frases de "Nunca me abandones" (2005) Frases de Evidente


Si antes reculaba al verme ante situaciones o cosas delicadas, ahora me planteaba más y más preguntas, si no en voz alta sí al menos en mi fuero interno. Nunca me abandones

Frases de "Nunca me abandones" (2005) Frases de Preguntas


(...) Otro comentó lo extraño que tenía que ser vivir en un sitio así, en el que uno podía suicidarse cuando le viniera en gana con sólo tocar la alambrada. Nunca me abandones

Frases de "Nunca me abandones" (2005) Frases de Alambrada


Vuestras vidas están fijadas de antemano. Os haréis adultos, y luego, antes de que os hagáis viejos, (...) empezaréis a donar vuestros órganos vitales. Nunca me abandones

Frases de "Nunca me abandones" (2005) Frases de Prisión

Contexto histórico

Surrealismo

Influencia en las frases de Kazuo Ishiguro

Influenciado por... [mostrar]

Autores relacionados

David Mitchell Haruki Murakami Ian Mcewan Margaret Atwood Salman Rushdie

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Japón

Guionistas » Guionistas siglo XX » Guionistas de Japón

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Japón

Kazuo Ishiguro


Frases de Kazuo Ishiguro: Escritor, novelista y guionista inglés nacido en Japón, autor de "Un artista del mundo flotante" (1986), "Lo que queda del día" (1989), "Los inconsolables" (1995) y "Nunca me abandones" (2005).

Biografía Kazuo Ishiguro

Kazuo Ishiguro nace en Nagasaki (Japón), pero en 1959 la familia se traslada a Londres (Inglaterra), donde fija su residencia.

En Londres recibe una formación absolutamente occidental, desde la educación primaria hasta los estudios superiores, que cursa en la Universidad de Kent (Kent).

Posteriormente Kazuo Ishiguro realiza un doctorado en Escritura creativa por la Universidad de Anglia del Este (Norwich, Norfolk), donde recibe la influencia del escritor y profesor Malcolm Bradbury.

En 1982 publica su primera novela, "Pálida luz en las colinas", por la que recibe el Premio Winifred Holtby y tiempo después aparece "Un artista del mundo flotante" (1986), por la que se hizo acreedor del premio "Whitbread" de Literatura.

Su tercera novela, "Lo que queda del día" (1989), recibe el Premio Booker y es llevado al cine por el director estadounidense James Ivory en 1993.

En 1995 Kazuo Ishiguro sorprendió con "El desconsolado", un relato introspectivo de una larga pesadilla interior.

Tiempo después aparecen "Cuando fuimos huérfanos" (2001), "Nunca me abandones" (2005), "Nocturnos: cinco historias de música y crepúsculo" (2009) y "El gigante enterrado" (2015).

Libros destacados

  • Un artista del mundo flotante (1986)
  • Lo que queda del día (1989)
  • Los inconsolables (1995)
  • Nunca me abandones (2005)
  • Pálida luz en las colinas (1982)
  • Cuando fuimos huérfanos (2000)

Enlaces

Síguenos en