Frases de Katherine Mansfield - Página 4

01. Siempre sentí que el gran privilegio, el alivio y la comodidad de la amistad era que uno no tenía que explicar nada.

+ Frases de Privilegio


02. Y aquella tarde perfecta fue avanzando lentamente, difuminándose lentamente, cerrando lentamente sus pétalos. "Fiesta en el jardín" (1922)

+ Frases de Pétalos + Pensamientos de "Fiesta en el jardín"


03. Así era como había que vivir -despreocupadamente, temerariamente, entregándose del todo. "Fiesta en el jardín" (1922)

+ Frases de Profundos sentimientos + Pensamientos de "Fiesta en el jardín"


04. ¿Qué es lo que más quiero hacer? Esto es lo que no debo dejar de preguntarme ante las dificultades.

+ Frases de Dificultades


05. La felicidad de aquel gesto era tanta que no pudo seguir soñando. "Fiesta en el jardín" (1922)

+ Frases de Gesto + Pensamientos de "Fiesta en el jardín"


06. La señorita Meadows se acercó al piano. Y Mary Beazley, que había estado esperando aquel instante, hizo una inclinación; sus rizos le cayeron sobre las mejillas mientras susurraba: —Buenos días, señorita Meadows —y, más que darle, le ofrendaba un maravilloso crisantemo amarillo. Aquel pequeño rito de la flor se repetía desde hacía mucho tiempo, al menos un trimestre y medio. Yya formaba parte de la lección con la misma entidad, por ejemplo, que abrir el piano. "Fiesta en el jardín" (1922)

+ Frases de Piano + Pensamientos de "Fiesta en el jardín"

Influencias

Autores relacionados

Edith Wharton Graham Greene James Joyce

Katherine Mansfield

Katherine Mansfield

Escritora y cuentista neozelandesa, autora de "En una pensión alemana" (1911), "Felicidad y otros cuentos" (1921), "Fiesta en el jardín" (1922) y "El nido de la paloma y otros cuentos" (1923).

Biografía Katherine Mansfield

Katherine Mansfield nace en una familia socialmente prominente, hija del banquero Harold Beauchamp, que llega a ser presidente del Banco de Nueva Zelanda.

Siendo muy joven contrajo una enfermedad venérea que padeció durante mucho tiempo y finalmente terminó con su vida, a los treinta y dos años.

Katherine Mansfield representa la transgresión del orden establecido en una época de rígidas reglas, las cuales consideró inútiles y superficiales.

Libros destacados

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Nueva Zelanda

Síguenos