Frases de Julian Barnes

Quizá esto fuese una de las tragedias que la vida urdía para nosotros: es nuestro destino ser en la vejez lo que en la juventud nos hubiera merecido el más grande desprecio. El ruido del tiempo

Frases de "El ruido del tiempo" (2016) Frases de Vejez


Había sido un proceso lento y doloroso descubrir que la teoría del amor no coincidía con la realidad de la vida. Era como creer que podías escribir una sinfonía porque en una ocasión habías leído un manual de composición. El ruido del tiempo

Frases de "El ruido del tiempo" (2016) Frases de Realidad de la vida


En un mundo ideal, un joven no debería ser irónico. A esa edad, la ironía impide el crecimiento, atrofia la imaginación. Lo mejor es empezar la vida con un estado mental alegre y abierto, creyendo en los demás, siendo optimista, franco con todo el mundo en todo. Y después, cuando llegas a entender mejor las cosas y a las personas, desarrollar un sentido de la ironía. La progresión natural de la vida humana va del optimismo al pesimismo, y un sentido de la ironía ayuda a atenuar el pesimismo, ayuda a producir equilibrio, armonía. Pero este mundo no era un mundo ideal y por eso la ironía crecía de formas extrañas y súbitas. De la noche a la mañana, como un hongo; desastrosamente, como un cáncer. El ruido del tiempo

Frases de "El ruido del tiempo" (2016) Frases de Irónico


En una novela, todas sus inquietudes vitales, la mezcla de fortaleza y debilidad, su potencial para la histeria se las habría llevado un torbellino de amor que conducía a la dichosa calma del matrimonio. Pero una de las muchas desilusiones de la vida consistía en que nunca era una novela, ni de Maupassant ni de ningún otro. Bueno, quizá un cuento satírico de Gógol. El ruido del tiempo

Frases de "El ruido del tiempo" (2016) Frases de Potencial


Esto quitaría complicación a las cosas, y la vida siempre rechazaba la simplicidad. El ruido del tiempo

Frases de "El ruido del tiempo" (2016) Frases de Simplicidad


¿Y quién se atrevería a decir cuál de las opciones era la mejor? Sólo lo sabías después de comer, cuando ya era demasiado tarde. El ruido del tiempo

Frases de "El ruido del tiempo" (2016) Frases de Opciones


La música -la buena, la gran música- poseía una pureza dura, irreductible. Podía ser amarga y desesperada y pesimista, pero nunca podía ser cínica. Si la música es trágica, los que tienen orejas de burro la acusan de ser cínica. Pero cuando un compositor es amargo, o está desesperado o es pesimista, esto sigue significando que cree en algo. El ruido del tiempo

Frases de "El ruido del tiempo" (2016) Frases de Compositor


Maniobras ultracomplicadas para lograr la conclusión más sencilla; estupidez; autocomplacencia; indiferencia a la opinión ajena; repetición de los mismos errores. ¿No reflejaba todo aquello, magnificado en millones y millones de vidas, cómo habían sido las cosas bajo el sol de la Constitución de Stalin, un vasto catálogo de pequeñas farsas que llegaban a ser una inmensa tragedia? O, por adoptar una imagen distinta, una sacada de su propia infancia: la casa de veraneo de la familia en Irinovka, en aquella hacienda cuyo suelo era rico en franjas de turba. La casa de algún sueño o pesadilla, con habitaciones espaciosas y ventanas diminutas que a los adultos les hacían reír y a los niños temblar de miedo. Y ahora caía en la cuenta de que el país en el que había vivido tanto tiempo era también parecido. Era como si los arquitectos, cuando elaboraban sus planos para la Rusia soviética, hubieran sido reflexivos, meticulosos, bienintencionados, pero hubiesen fracasado en un aspecto muy básico: habían confundido metros con centímetros, y otras veces al revés. El resultado era que la casa del comunismo estaba desproporcionada y carecía de dimensión humana. Te inspiraba sueños, te daba pesadillas y asustaba tanto a los adultos como a los niños. El ruido del tiempo

Frases de "El ruido del tiempo" (2016) Frases de Rusia


Parecía haber pasado muy poco tiempo desde que todos se estaban riendo de la definición de un musicólogo que daba el profesor Nikolayev. Imaginad que estamos comiendo huevos revueltos, decía el profesor. Los ha preparado Pasha, mi cocinero, y vosotros y yo los estamos comiendo. Viene un hombre que no ha cocinado los huevos y no los está comiendo, pero habla de ellos como si no tuvieran secretos para él: eso es un musicólogo. El ruido del tiempo

Frases de "El ruido del tiempo" (2016) Frases de Profesor


La historia se repetía: la primera vez como una farsa, la segunda como una tragedia. El ruido del tiempo

Frases de "El ruido del tiempo" (2016) Frases de Farsa


Los que gozaban de su favor raramente lo conservaban; era sólo cuestión de cuándo lo perdían. El ruido del tiempo

Frases de "El ruido del tiempo" (2016) Frases de Favor


Él sabía poco de artes plásticas y difícilmente podía discutir de abstraccionismo con aquel poeta; pero consideraba a Picasso un bastardo y un cobarde. ¡Qué fácil era ser comunista cuando no vivías bajo el comunismo! Picasso se había pasado la vida pintando sus mierdas y aclamando al poder soviético. Pero Dios no quiera que cualquier pobre artistilla sometido a la férula soviética intente pintar como Picasso. Era libre de decir la verdad: ¿Por qué no lo hizo en nombre de quienes no podían? En vez de eso, vivía como un hombre rico en París y en el sur de Francia pintando una y otra vez su repugnante paloma de la paz. Él aborrecía aquella puñetera paloma. Y aborrecía la esclavitud de las ideas tanto como la esclavitud física. El ruido del tiempo

Frases de "El ruido del tiempo" (2016) Frases de Artes plásticas

Influencias

Autores relacionados

Gustave Flaubert Ian Mcewan Kazuo Ishiguro Paul Auster

Julian Barnes


Escritor, novelista, ensayista, editor y crítico inglés, autor de "El loro de Flaubert" (1984), "Hablando del asunto" (1991), "Inglaterra, Inglaterra" (1998), "Nada que temer" (2008) y "El sentido de un final" (2011).

Nombres

RealJulian Patrick Barnes
SeudónimoDan Kavanagh, Edward Pygge, Fat Jeff, PC49, Waugh-lilke Basil Seal

Biografía Julian Barnes

Julian Barnes nace en Leicester, de padres profesores de francés, y seis meses después la familia se traslada a los suburbios de Londres.

Entre 1957 y 1964 estudia en la "Escuela Ciudad de Londres" y luego en el Colegio Magdalen (Oxford), donde estudia Lenguas Modernas.

Tiempo después Julian Barnes trabaja como lexicógrafo para el "Diccionario Inglés de Oxford" y posteriormente se desempeña como editor literario y crítico cinematográfico, al tiempo que escritor.

Entre sus libros destacan "El loro de Flaubert" (1984), "Arthur & George" (2005), "Nada que temer" (2008), "El sentido de un final" (2011) y "El ruido del tiempo" (2016).

Libros destacados

  • El loro de Flaubert (1984)
  • Hablando del asunto (1991)
  • Inglaterra, Inglaterra (1998)
  • Nada que temer (2008)
  • El sentido de un final (2011)
  • Amor, etcétera (2000)

Enlaces

Ocupación

Críticos » Críticos siglo XX » Críticos de Inglaterra

Editores » Editores siglo XX » Editores de Inglaterra

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Inglaterra

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Inglaterra

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Inglaterra

Síguenos en