Frases de Juan Villoro

El fútbol es la reserva donde los profesionales sueltan flemas en público. Al término de una jugada, la cámara se acerca al protagonista. Lo vemos alzar los ojos al cielo, donde viven su abuela y las esperanzas de chutar mejor; luego lo vemos menear la cabeza, como si fallar por un milímetro le hubiera dejado agua en las orejas; por último lo vemos escupir. ¿Por qué escupen los futbolistas? Un problema de puntuación, Balón dividido

Frases de "Balón dividido" (2014) Frases de Jugador de Fútbol


Estuve a punto de morir con los Tucanes de Mexicali. He visto fotos de gente que juega en campos minados. En cualquier guerra hay personas desesperadas, suficientemente desesperadas para que no les importe perder un pie con tal de chutar un balón. Tal vez si yo estuviera en la guerra sentiría que no hay nada más chingón que patear algo redondo como el cráneo de tu enemigo. El silbido, Los culpables

Frases de "Los culpables" (2007) Frases de Rival


Me concentré en el cuerpo tendido en el suelo de mármol. (...) Tenía una postura extraña, como si intentara una brazada. También tenía un arpón en la espalda. Un silencio grave dominaba el lugar. El silencio impuesto por un cadáver... Aun muerto, conservaba la expresión ilusa de quien mira una gaviota. No había rastros de agua. Lo habían matado ahí, con el traje de neopreno puesto. I, Arrecife

Frases de "Arrecife" (2012) Frases de Cadáver


Siempre he querido ser gordo. Se trata de un anhelo frívolo, lo sé, pero admiro a los hombres que administran sus carnes con satisfacción y adquieren una contundencia que no admite discrepancias. Un gordo culto convence más fácilmente que uno enjuto. La gordura parece una asimilación del saber; en cambio, los flacos absorbemos cosas sin evidencia. En un hombre público, la gordura produce un respeto que se perfecciona con una calva. Conferencia sobre la lluvia

Frases de Calvo


Tengo una teoría: la televisión no pertenece a la cultura sino a la neurología; estimula un enlace de neurocircuitos que te permite ver en estado de zombi, suspendiendo el juicio. Y no sólo eso, también los que están dentro de la pantalla se encuentran alterados; el efecto de las cámaras produce una especie de trance, como el aura luminosa que ven los afectados de jaquecas y que tantas veces se confundió con las apariciones religiosas. 32. Eleno, El testigo

Frases de "El testigo" (2004) Frases de Televisión


En el viaje anterior nos habían advertido: "Los van a asaltar en el Istmo de Tehuantepec". En aquella ocasión viajamos en un camión Flecha Turquesa o Astro de la Mañana. Nos asaltaron a bordo del camión. Un hombre sometió al conductor con un machete mientras otro nos revisaba los bolsillos. Recuerdo sus ojos inyectados de sangre y su aliento a mezcal cuando dijo: "Es su día de suerte: nomás imaginen que se hubieran caído a una barranca". El crepúsculo maya, Los culpables

Frases de "Los culpables" (2007) Frases de Bolsillos


Estoy tan a disgusto con la realidad que los aviones me parecen cómodos. Me entrego con resignación a las películas que no quiero ver y la comida que no quiero probar, como si practicara un disciplinado ejercicio espiritual. Un samurai con audífonos y cuchillo de plástico. Suspendido, con el teléfono celular apagado, disfrutando el nirvana en el que no hay nada que decidir. La aviación es eso para mí: una manera de posponer los números que pueden alcanzarme. Patrón de espera, Los culpables

Frases de "Los culpables" (2007) Frases de Nirvana


Como la generación digital dispone de una comunicación más ubicua y portátil que la transmigración de las almas, sus funciones resultan más profanas. Así como la ciencia ficción perdió impulso cuando las naves de Estados Unidos y la Unión Soviética comenzaron a surcar el espacio exterior, la posibilidad de hablar desde cualquier sitio y en cualquier momento frenó la búsqueda de rarezas auditivas. No he sabido de nadie que baje el alma de su abuelo por internet. Amor celular, ¿Hay vida en la Tierra?

Frases de "¿Hay vida en la Tierra?" (2012) Frases de Tecnología


En la tarde decidí entrar al Pabellón de Plata. La casualidad me había llevado a esa orilla de Kioto y me gusta ver la arena bajo la lluvia.. .Las figuras de arena no parecían amenazadas sino alejadas por la lluvia. Como el resto de los visitantes, me había quitado los zapatos. Una gota escurrió del techo y dio en mi pie. Vi la mancha helada en el calcetín. La expresión no es incorrecta: sólo al verla sentí frío. Hay cosas que entendemos por los ojos. Forward: Kioto

Frases de Señales


La Estatua de la Libertad muestra los versos de Emma Lazarus para dar la bienvenida a gente sin otro capital que su esperanza: Dadme a los que están cansados, los que son pobres, Vuestras masas amontonadas sedientas de aire puro, Los desechos miserables de vuestra tierra superpoblada. Enviadme a esos sin patria que la tormenta tambalea, Yo levanto mi antorcha junto a la puerta de oro... Los egresados de los potreros donde bota el balón no son muy distintos. Democrático en grado extremo, el fútbol se inventó para superar la tiranía atlética y darle una oportunidad a los que patean descalzos y superan sus limitaciones con ingenio. La decena mágica, Balón dividido

Frases de "Balón dividido" (2014) Frases de Jugador de Fútbol


Cruyff ejerció la omnipresencia del "fútbol total" pero fue estrafalario en todas partes, comenzando por el vestidor, donde comía un sandwich antes del partido y fumaba un cigarro en el medio tiempo. Fue el primer 10 al que el pelo largo le sentó de maravilla, promovió la libertad sexual en las concentraciones y descubrió que la ruta más corta entre dos puntos es el zigzag. No caracoleaba como Pelé: corría en breves y cambiantes diagonales sin perder la pelota. Tres veces Balón de Oro, subcampeón del mundo en 1974, es considerado el mejor futbolista europeo de la historia. Como entrenador del Barcelona, hizo suficientes declaraciones para saber que también sus neuronas se mueven en zigzag: "Si tienes la pelota, no es preciso que defiendas porque sólo hay una pelota". Platini: el Arquitecto, Balón dividido

Frases de "Balón dividido" (2014) Frases de Entrenador


El país está jodido y eso nos beneficia. ¿Sabes por qué? (...) Porque no vendemos tranquilidad -continuó-. En todos los periódicos del mundo hay malas noticias sobre México: cuerpos mutilados, rostros rociados de ácido, cabezas sueltas, una mujer desnuda colgada de un poste, pilas de cadáveres. Eso provoca pánico. Lo raro es que en lugares tranquilos hay gente que quiere sentir eso. Están cansados de una vida sin sorpresas. Si tú quieres, son unos perversos de mierda o son los mismos animales de siempre. Lo importante es que necesitan la excitación de la cacería, ser perseguidos. Si sienten miedo eso significa que están vivos: quieren descansar sintiendo miedo. Lo que para nosotros es horrible para ellos es un lujo. El tercer mundo existe para salvar del aburrimiento a los europeos. I, Arrecife

Frases de "Arrecife" (2012) Frases de Tercer mundo

Influencia en las frases de Juan Villoro

Autores relacionados

Elena Poniatowska Octavio Paz

Ocupación

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de México

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de México

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de México

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de México

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de México

Juan Villoro


Frases de Juan Villoro: Escritor, novelista, ensayista y periodista mexicano, autor de "El testigo" (2004), "Dios es redondo" (2006), "El libro salvaje" (2008) "Conferencia sobre la lluvia" (2013) y "Balón divido" (2014).

Nombres

RealJuan Villoro Ruiz

Biografía Juan Villoro

Juan Villoro nace en la Ciudad de México, donde estudia Sociología en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y conduce un un programa de Radio Educación entre 1977 y 1981.

En 1981 es designado agregado cultural en la Embajada de México en Berlín Oriental, dentro de la entonces República Democrática Alemana, cargo que ocupa hasta 1984.

Juan Villoro ha sido profesor de literatura en la Universidad Nacional Autónoma de México y profesor invitado en las universidades de Yale, de Boston, Pompeu Fabra y de Princeton.

Colabora además con numerosos medios de prensa, entre ellos "Vuelta", "Nexos", "Proceso", "Cambio", "Unomásuno", "Reforma" y "La Jornada", en esta última dirige el suplemento "La Jornada Semanal" entre 1995 y 1998.

En 1991 publica su primer novela, "El disparo de argón", seguida por "Materia dispuesta" (1997), "El testigo" (2004) y "Conferencia sobre la lluvia" (2014) entre otras.

Entre los ensayos escritos por Juan Villoro destacan "Tiempo transcurrido" (1986), "Los once de la tribu" (1995), "Dios es redondo" (2006) y "Balón divido" (2014).

Entre sus obras infantiles y juveniles destacan "Las golosinas secretas" (1985), "El profesor Zíper y la fabulosa guitarra eléctrica" (1992), "El libro salvaje" (2008) y "La gota gorda" (2010).

Libros destacados

  • El testigo (2004)
  • Dios es redondo (2006)
  • El libro salvaje (2008)
  • Conferencia sobre la lluvia (2012)
  • El profesor Zíper y la fabulosa guitarra eléctrica (1992)
  • La casa pierde (1999)

Libros de Juan Villoro »

Enlaces

Síguenos en