Frases de Juan Rulfo

Se trabaja con imaginación, intuición y una verdad aparente; cuando esto se consigue, entonces se logra la historia que uno quiere dar a conocer. Creo que eso es, en principio, la base de todo cuento, de toda historia que se quiere contar.

Frases de Cuento


(...) Ella no se imaginaba a la muerte sino de un modo tranquilo: tal como un río que va creciendo paso a paso, y va empujando las aguas viejas y las cubre lentamente; Más sin precipitarse como lo haría un arroyo nuevo. La vida no es muy seria en sus cosas

Frases de Muerte


Yo imaginaba ver aquello a través de los recuerdos de mi madre; de su nostalgia, entre retazos de suspiros. Siempre vivió ella suspirando por Comala, por el retorno; pero jamás volvió. Traigo los ojos con que ella miró estas cosas.

Frases de Suspiro


Estas pláticas que yo tengo con mi conciencia son a veces muy largas, duran días enteros; por eso no resulta que me ponga a contártelas en esta pobre carta. De verdad, cuídate mucho, come y duerme bien y sueña con los angelitos y no en esta cosa maligna que soy yo. Pero no me olvides.

Frases de Carta


La novela, dicen, es un género que abarca todo, es un saco donde cabe todo, caben cuentos, teatro o acción, ensayos filosóficos o no filosóficos, una serie de temas con los cuales se va a llenar aquel saco; en cambio, en el cuento tiene uno que reducirse, sintetizarse y, en unas cuantas palabras, decir o contar una historia que otros cuentan en doscientas páginas.

Frases de Género


Conforme se publica un cuento o un libro, ese libro está muerto; el autor no vuelve a pensar en él. Antes, en cambio, si no está completamente terminado, aquello le da vueltas en la cabeza constantemente: el tema sigue rondando hasta que uno se da cuenta, por experiencia propia, de que no está concluido, de que algo se ha quedado dentro; entonces hay que volver a iniciar la historia, hay que ver dónde está la falla, hay que ver cuál es el personaje que no se movió por sí mismo.

Frases de Cuento


Me mataron los murmullos. Pedro Páramo

Frases de "Pedro Páramo" (1955) Frases de Murmullo


Cada suspiro es como un sorbo de vida del que uno se deshace. Pedro Páramo

Frases de "Pedro Páramo" (1955) Frases de Suspiro


El día que te fuiste entendí que no te volvería a ver. Ibas teñida de rojo por el sol de la tarde, por el crepúsculo ensangrentado del cielo; Sonreías. Dejabas atrás un pueblo del que muchas veces me dijiste: "Lo quiero por ti; pero lo odio por todo lo demás, hasta por haber nacido en él". Pensé: "No regresará jamás; no volverá nunca". Pedro Páramo

Frases de "Pedro Páramo" (1955) Frases de Exilio


¿Qué haré ahora con mis labios sin su boca para llenarlos? ¿Qué haré de mis adoloridos labios? Pedro Páramo

Frases de "Pedro Páramo" (1955) Frases de Labios


Aquello está sobre las brasas de la tierra, en la mera boca del infierno. Con decirle que muchos de los que allí se mueren al llegar al infierno regresan por su cobija. Pedro Páramo

Frases de "Pedro Páramo" (1955) Frases de Infierno


Esa noche volvieron a sucederse los sueños. ¿Por qué ese recordar intenso de tantas cosas? ¿Por qué no simplemente la muerte y no esa música tierna del pasado? Pedro Páramo

Frases de "Pedro Páramo" (1955) Frases de Recordar

Contexto histórico

Fotografía Realismo mágico

Influencia en las frases de Juan Rulfo

Autores relacionados

Carlos Fuentes Gabriel García Márquez Jorge Luis Borges Juan José Arreola Octavio Paz

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de México

Fotógrafos » Fotógrafos siglo XX » Fotógrafos de México

Guionistas » Guionistas siglo XX » Guionistas de México

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de México

Juan Rulfo

Frases de Juan Rulfo

Frases de Juan Rulfo: Escritor, novelista, guionista y fotógrafo mexicano, autor de "El Llano en llamas" (1953), "Pedro Páramo" (1955) y "El gallo de oro" (1980).

Nombres

RealJuan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno

Biografía Juan Rulfo

Juan Rulfo nace en el seno de una familia de buena posición, que perdió todo durante la Revolución Mexicana (1910-1920).

Su niñez se vio afectada por la Guerra Cristera (1926-1929), un conflicto armado entre el gobierno de Plutarco Calles y milicias de laicos, presbíteros y católicos, donde el padre fue asesinado.

Tiempo después fallece la madre, por lo que Juan Rulfo estuvo un tiempo a cargo de la abuela y luego pasó a un orfanato de Guadalajara.

En 1934 se traslada a la ciudad de México, donde tras fallar en el examen de ingreso para estudiar leyes, comienza a trabajar como agente de inmigración en la Secretaría de la Gobernación.

En 1938 Juan Rulfo comienza a viajar por algunas regiones del país en comisiones de servicio, lo que le permitió entrar en contacto con las comunidades campesinas mexicanas, mantenidas en la marginalidad y el olvido.

En 1947 contrae matrimonio con Clara Aparicio y al siguiente año comienza a publicar cuentos en la revista "América".

En 1953 Juan Rulfo publica "El Llano en llamas" y dos años más tarde "Pedro Páramo", considerada por la crítica como una de las obras maestras de la literatura universal.

Libros destacados

  • El llano en llamas (1953)
  • Pedro Páramo (1955)
  • El gallo de oro (1980)
  • Inframundo, el México de Juan Rulfo (1983)
  • La vida no es muy seria en sus cosas (1945)

Libros de Juan Rulfo »

Enlaces

Síguenos en