Frases de José Lezama Lima

Un error de su naturaleza lo llevaba a mostrarse inexorable cuando se esperaba algo de él, tenía que aparecer la sobreabundancia, en la sorpresa, su intervención tenía que sentirla como un sortilegio. Pero Rialta no se decidió a intervenir en ese laberinto, y soltó su pregunta, vibrándole el cuerpo por el amor de iniciar un tema sin desarrollo melódica:- ¿Quién era el amigo que te acompañaba?

Frases de Sorpresa


(...) En nuestra época la crítica musical tenía que reflejar el sueño que borra el tiempo y la casualidad. El sueño era el reflejo de lo simultáneo. Existía pues un sonido que estaba por encima de la sucesión de sonidos. Así como pueblos primitivos conocieron la visión completiva, por encima de toda unidad visual, existe también la sonoridad completiva por encima de toda sonoridad abandonada al tiempo.

Frases de Casualidad


Un día vi en el zoológico un oso tibetano, se siente siempre intranquilo, aunque nada a su alrededor tienda a irritarlo, gira, persigue un enemigo que no llega, enarca las orejas, escarba, mira con odio a una invisible fruta que descuelga. Exteriormente impasible, pero por dentro la inútil intranquilidad del oso tibetano. ¿Cuál será su sueño? ¿Cómo hacer que ocurran al mismo tiempo la amistad visible y la enemistad invisible?

Frases de Oso


Los primeros días vengaba su soledad acostándose en la cama camera y contemplándose anadiomena en el espejo. A medida que fue asegurando las proporciones y números claves de la cronología de regreso de la prima, fue extendiéndose por los corredores. Ahora se sentaba frente al caserón colonial hasta que empezaba la verdad de la noche, allá por las doce y media. El ceñimiento de Olaya había alcanzado la vía unitiva. Se veía que para los dos aquél sería un día mayor en las secesiones lunares. La defensora de la pitahaya se desmayaba sobre su hombro, comenzando a gemir.

Frases de Cama


Se decide antes que yo, llega antes que yo, me doy cuenta que es un animal más fino. No siento deseos de irritarlo, sino de acatarlo. Me gustaría que me confiase secretos. No quisiera pincharlo, sino si le pasase algo desagradable, si lo asaltasen en el campo unos ladrones y lo amarrasen a un árbol, me gustaría ser el que lo zafase, el que lo ayudó a zafar en nudo, y sin que él me dijese nada, ni siquiera las gracias, pero que existiese ese hecho, eso que a mí me parecería buena suerte, buena sangre para unos cuantos días. No hacerle ningún daño yo, sino que se lo haga otro, entonces llegar yo para ayudarlo, cortas las cuerdas de la silla donde lo amarraron.

Frases de Buena suerte

Influencias

Autores relacionados

Alejo Carpentier Guillermo Cabrera Infante Reinaldo Arenas

José Lezama Lima


Escritor, poeta, novelista, ensayista y abogado cubano, uno de los escritores más importantes de la literatura latinoamericana y autor de "Muerte de Narciso" (1937), "Enemigo rumor" (1941), "La fijeza" (1949), "La expresión americana" (1957), "Paradiso" (1966) y "Oppiano Licario" (1977).

Nombres

RealJosé María Andrés Fernando Lezama Lima

Libros destacados

  • Muerte de Narciso (1937)
  • Enemigo rumor (1941)
  • La fijeza (1949)
  • La expresión americana (1957)
  • Paradiso (1966)
  • Oppiano Licario (1977)

Enlaces

Ocupación

Abogados » Abogados siglo XX » Abogados de Cuba

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Cuba

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Cuba

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Cuba

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Cuba

Síguenos en