Frases de Joris-Karl Huysmans

El matrimonio acababa con todo. Habían llegado a tutearse, habían vivido una misma existencia, no podían pasar los unos sin los otros y ahora casi no se saludaban si se encontraban por la calle. I, A la deriva

Frases de "A la deriva" (1882) Frases de Crisis matrimonial


¡De qué corta duración fue ese sosiego experimentado en la coexistencia con una mujer cuya parlanchinería era moderada -por consiguiente, tolerable- y cuyas necesidades de vaivén en las veladas y los teatros eran nulas! VI, En rada

Frases de "En rada" (1887) Frases de Duración


La carne hedía, los vasos tenían cercos de otras bocas, los cuchillos estaban mellados y grasientos y los cubiertos conservaban en los bordes y entre las púas restos amarillentos de huevos ingeridos por anteriores comensales. II, A la deriva

Frases de "A la deriva" (1882) Frases de Suciedad


Después, el espectáculo exterior del paisaje ahuyentó por algunos minutos las visiones internas. Sus ojos se detuvieron en la carretera, trataron de ver, y su atención desvió las zozobras del corazón, que se acallaron. I, En rada

Frases de "En rada" (1887) Frases de Carreteras


Entonces buscaba consuelos, paliativos, y se veía reducido a decirse que la religión es la única que sabe todavía aplacar, con los más suaves ungüentos, los más intensos escozores de las llagas. Allá abajo

Frases de "Allá abajo" (1891) Frases de Creencia


El dinero le había llegado demasiado tarde, cuando ya ningún placer lo seducía. I, A la deriva

Frases de "A la deriva" (1882) Frases de Demasiado tarde


-No hay nada mejor para el estómago -afirmó... Pero los parisienses hicieron una mueca cuando probaron esa tisana que parecía un enjuague dentífrico. Prefirieron el coñac que la tía trajo en una botella de pociones. IV, En rada

Frases de "En rada" (1887) Frases de Elixir


Ella acariciaba a cada uno según su temperamento, según sus ilusiones y sus manías, según su edad, y se ofrecía a su concupiscencia de certidumbre en todas las posturas, sobre todas las caras, a elección. X, En rada

Frases de "En rada" (1887) Frases de Caricia


Era poco lo que le importaban las emociones corrientes o las asociaciones de ideas vulgares, cuando ya su espíritu estaba tan ahíto y sólo quedaba espacio en él para las sensaciones superfinas, las dudas religiosas y las angustias sensuales. XIV, A contrapelo

Frases de "A contrapelo" (1884) Frases de Vulgaridad


Pasaba horas leyendo o soñando despierto, gozando de su abundante ración de soledad hasta que caía la noche; y de tanto rumiar los mismos pensamientos, su inteligencia se tornó más aguda y sus ideas adquirieron madurez y precisión. Prólogo, A contrapelo

Frases de "A contrapelo" (1884) Frases de Precisión


(...) Sabía a la perfección que el momento de que habla Lacordaire, ese momento de gracia "cuando el último rayo de luz entra en el alma y atrae a un centro común todas las verdades que allí yacen esparcidas", nunca iba a llegarle. VII, A contrapelo

Frases de "A contrapelo" (1884) Frases de Rayo


Cautivado por la prodigiosa prosa de Flaubert, des Esseintes escuchaba con expectante reverencia el aterrorizado dúo, estremeciéndose de pies a cabeza cuando la Quimera pronunció la fórmula mágica y solemne: -Busco nuevos perfumes, flores más grandes, placeres aún no paladeados. IX, A contrapelo

Frases de "A contrapelo" (1884) Frases de Quimera

Contexto histórico

Decadentismo Naturalismo Simbolismo

Influencia en las frases de Joris-Karl Huysmans

Autores relacionados

Guy De Maupassant Michel Houellebecq Stéphane Mallarmé

Ocupación

Críticos » Críticos siglo XIX » Críticos de Francia

Escritores » Escritores siglo XIX » Escritores de Francia

Novelistas » Novelistas siglo XIX » Novelistas de Francia

Pintores » Pintores siglo XIX » Pintores de Francia

Poetas » Poetas siglo XIX » Poetas de Francia

Joris-Karl Huysmans


Frases de Joris-Karl Huysmans: Escritor, novelista, poeta, pintor y crítico de arte francés, autor de "Aguas grises" (1880), "A la deriva" (1882), "El arte moderno" (1883), "A contrapelo" (1884) y "En rada" (1887).

Nombres

RealCharles Marie Georges Huysmans

Biografía Joris-Karl Huysmans

Descendiente de una larga línea de pintores flamencos, Joris-Karl Huysmans nace en París, hijo del litógrafo profesional de origen holandés Godfried Huysmans y la maestra Malvina Badin.

En 1856 su padre muere y se trasladan junto a su madre a la casa de sus abuelos, donde al poco tiempo comienza sus estudios en la "Pensión Hortus".

En 1866 Joris-Karl Huysmans obtiene su licencia y tiempo después inicia su carrera como empleado de sexta clase en el Ministerio del Interior y de Cultos.

Publica por su cuenta en 1874 su primer compilación de poemas en prosa, "Le Drageoir a épices" (La cajita de especias).

Dos años después Joris-Karl Huysmans publica sus primeras novelas, "Marta" (1877) y "Las hermanas Vatard" (1879), inspiradas por el Naturalismo de Émile Zola.

Inspirado por el pesimismo de Arthur Schopenhauer comienza a cambiar su perspectiva, expresando disgusto por la vida moderna, publicando entre otras obras "Aguas grises" (1880), "A la deriva" (1882) y "A contrapelo" (1884).

Tras una crisis radical, en 1892 Joris-Karl Huysmans vira hacia las enseñanzas de la Iglesia Católica, se retira en 1899 al monasterio benedictino de Ligugé, donde vive dos años.

En 1902 tiene las primeras manifestaciones de cáncer de boca, enfermedad que acaba con su vida en 1907.

Biografía de Joris-Karl Huysmans

Libros destacados

  • A la deriva (1882)
  • A contrapelo (1884)
  • En rada (1887)
  • Las hermanas Vatard (1879)
  • La catedral (1898)
  • Marta (1877)

Libros de Joris-Karl Huysmans »

Enlaces

Síguenos en