Frases de John Lanchester

Índice de frases

48 frases de John Lanchester, periodista alemán, autor de "en deuda con el placer" (1996), "el señor phillips" (2000), "el puerto de los aromas" (2002), "capital" (2012) y "cómo hablar de dinero" (2014)

Frases de En deuda con el placer (1996)

01.El artista le dice al cosmos: lo único que pido es un amor infinito; ¿Es que eso está tan mal? Y el cosmos ni siquiera se molesta en responder. En deuda con el placer

Frases de Cosmos


02.Todo recuerdo implica cierto grado de pérdida; todos somos exilados de nuestro propio pasado, del mismo modo que, al levantar la vista de un libro, descubrimos de nuevo nuestro destierro del luminoso mundo de la imaginación y la fantasía. Un ferry que cruza el canal, con sus ceniceros rebosantes y sus niños vomitando, es un sitio tan bueno como otro cualquiera para reflexionar sobre el ángel que sostiene una espada llameante ante la puerta que se abre a todos nuestros ayeres. En deuda con el placer

Frases de Destierro


03.Dicen que hay momentos determinados que constituyen la memoria colectiva de una generación: guerras, triunfos deportivos, asesinatos execrables, alunizajes...Al mismo tiempo, se supone que hay momentos que son los hitos de la vida de cada uno: las primeras experiencias sexuales, los accidentes de coche, las muertes de los parientes...Para una generación concreta de gente de determinada edad, la primera vez que vieron una televisión en color. Esa colonización brutal de la vida interior no me interesa nada, y supongo que tampoco a la mayoría de los auténticos artistas. Me interesan más las cosas que no puedo recordar: las ausencias, elisiones, vacuidades, negatividades, lagunas, aporías, la nada. En deuda con el placer

Frases de Memoria colectiva


04.Como dice Confucio, en determinadas circunstancias se puede perdonar el asesinato; pero la irracionalidad no. En deuda con el placer

Frases de Irracionalidad

Volver al índice

Frases de El señor Phillips (2000)

01.A menudo, el deseo de los hombres de no ser ridículos es lo que los hace ridículos. El señor Phillips

Frases de Ridículo


02.Ha descubierto que existen muchos secretos en torno al sexo, secretos que superan con mucho a los que lo rodeaban cuando él, de joven, se hacía ilusiones al respecto: cuando el sexo era el país de las posibilidades, el territorio de las películas y la música pop, la cosa más prohibida y más excitante del mundo. El sexo en sí mismo constituía un secreto en el que te iniciabas de una vez y para siempre; y todo lo que le concernía tenía que ver con los secretos, algunos de los cuales no eran ciertos («una chica no puede quedarse embarazada a no ser que se corra», «si te pajeas demasiado, te quedas ciego») y otros, al final, sí (como que era lo mejor del mundo). Pero todos esos secretos no son nada comparados con el auténtico secreto, la verdad que nadie quiere contarte y que ni siquiera los adultos discuten o admiten, y que, como todos los secretos importantes, es sorprendente y radical y obvio: es decir, que nadie lo practica nunca. El señor Phillips

Frases de Sexualidad


03.No todos los sueños son eróticos. Ni todas las mujeres, reales. El señor Phillips

Frases de Erótico


04.El prever un día de duro trabajo siempre le hace sentirse como Supermán frente a un villano que empuña un trozo de criptonita. El señor Phillips

Frases de Villano


05.El sueño es una cuenta corriente en la que uno ingresa dinero cuando es joven y lo va sacando a medida que se hace mayor. El señor Phillips

Frases de Sueño


06.Un tren, uno de esos trenes pequeños de pasajeros, sin gracia alguna, que parecen cajas, asoma por la curva a unos cuatrocientos metros de distancia y empieza a frenar al entrar en la estación. Los pasajeros que llenan el andén se congregan junto a las puertas, que se abren con una especie de resuello, y varias decenas de personas salen de los vagones rápidamente, fijándose en el hueco, antes de que otras doscientas entren en tropel. Al igual que muchos pasajeros habituales experimentados, el señor Phillips tiene toda una serie de técnicas para coger sitio: rodear a hurtadillas el lateral de la puerta y deslizarse sobre uno de los trasportines o apresurarse hasta alcanzar el extremo del vagón, abriéndose paso entre los grupos de pasajeros, maletines, periódicos y piernas extendidas. El señor Phillips

Frases de Tren

Volver al índice

Frases de El puerto de los aromas (2002)

01.Me gusta que el Mar de la China Meridional sea tan cambiante. A veces el agua es azul y translúcida, y otras adquiere un color marrón sucio y turbulento. Hoy el mar era verdigris y estaba picado. Una tenue bruma difuminaba la vista de la isla de Hong Kong. El puerto de los aromas

Frases de Hong Kong


02.El dinero no miente. No puede. La gente miente sobre él, pero eso es distinto. El puerto de los aromas

Frases de Dinero


03.La posición de la mujer en la sociedad tradicional china es de subordinación. El puerto de los aromas

Frases de China


04.Así que se puede describir Hong Kong de una forma totalmente contraria a la habitual: como un triunfo de la legislación, la planificación y la política socia. El puerto de los aromas

Frases de Hong Kong


05.No te engañes con la pinta de los edificios; parecen bloques de apartamentos, pero muchos tienen dentro fábricas, restaurantes diminutos, burdeles, casas de juego, lo que tú quieras. Hasta talleres donde explotan a los empleados. Sí, sobre todo eso. El puerto de los aromas

Frases de Edificios


06.Dios es amor. Pero a veces el amor puede ser terrible. El puerto de los aromas

Frases de Dios


07.Algunas cosas son universales y son iguales en todos los idiomas. A la gente la ha creado el mismo creador en todas partes y, por tanto, en lo esencial es muy parecida. El puerto de los aromas

Frases de Creador


08.El mayor obstáculo a la hora de aprender es el miedo. El puerto de los aromas

Frases de Aprender


09.¿Qué significaba, para un expatriado que intentaba salir adelante (para cualquier expatriado), haberse "adaptado" a Hong Kong? No es un sitio al que puedas "adaptarte". El puerto de los aromas

Frases de Hong Kong


10.Un buen conejo tiene tres madrigueras. El puerto de los aromas

Frases de Conejos

Volver al índice

Frases de ¡Huy! Por qué todo el mundo debe a todo el mundo y nadie puede pagar (2009)

01.Los clientes depositan dinero en un banco por intereses; El banco presta ese dinero a otras personas a una tasa de interés más alta. ¡Huy! Por qué todo el mundo debe a todo el mundo y nadie puede pagar

Frases de Banco

Volver al índice

Frases de Capital (2012)

01.Desde el punto de vista moral no es posible ser demasiado buenos; pero desde el punto de vista de la experiencia cotidiana, cuando seguimos nuestro camino y exigimos nuestra ración de las cosas buenas del mundo, hay una forma de ser buenos que no nos sirve. Capital

Frases de Moral


02.Un tumor cerebral no es una forma de cáncer. Pero usted tiene un tumor y lamento decirle que hay indicios de que está creciendo. Capital

Frases de Cáncer


03.La persona que se preocupa por otra lo vive como una forma de amor; La persona objeto de la preocupación lo vive como una forma de control. Capital

Frases de Control


04.Saber que uno se ha equivocado, y de qué manera, no era lo mismo que saber cómo rectificar. Capital

Frases de Equivocación


05.Tenía una sencilla máxima para todas las situaciones competitivas o de confrontación: averiguar qué es lo que menos espera la otra parte y hacerlo. Liberar emociones era bueno, pero la mejor maniobra era ponerle las cosas difíciles a la persona que quería ponértelas a ti. Capital

Frases de Competición


06.(...) Pero lo que había hecho que se enamorase de ella, enamorarse perdidamente, era que parecía una mujer serena, callada y triste. Rodeada por ruidosos banqueros que no paraban de exhibirse y por sus avasalladoras, avarientas, ansiosas o competitivas cónyuges, la joven parecía de otro mundo; De un mundo donde la gente cargaba con sus propias responsabilidades; Un mundo más grandioso, más real y más honorable. Capital

Frases de Enamorarse


07.El bar estaba atestado a pesar de ser martes por la noche, aunque la verdad es que siempre estaba de bote en bote, como todo en aquella parte de la ciudad. Capital

Frases de Bar


08.Se oía decir a la gente que tener cuarenta años era como volver a los treinta, que tener cincuenta era como volver a tener cuarenta y que tener sesenta era como volver a los cuarenta y cinco, pero nadie decía que tener ochenta fuese volver a ninguna otra edad. Ochenta años eran ochenta años. Capital

Frases de Años


09.Londres tenía mucha vida, era además muy verde y estaba llena de detalles: llena de materia forjada, comprada, situada, arreglada, formada, limpiada y expuesta, como si toda la ciudad estuviese en venta. Capital

Frases de Londres


10.Los humanos forjan su propia historia, pero no en circunstancias elegidas por ellos. Capital

Frases de Circunstancias


11.Fue como si de pronto comprendiera que había llegado su turno de envejecer, de percibir que el mundo cambiaba, que se apartaba de las antiguas formas de ser y comportarse, y una pasaba a ser una extraña en el lugar donde vivía. Capital

Frases de Envejecer


12.La planificación y preparación adecuadas impiden el rendimiento defectuoso. Capital

Frases de Planificación


13.Las personas rompían. Era difícil, pero sucedía todo el tiempo. Las personas sostenían discusiones finales, definitivas, y se decían cosas que no podían desdecirse; las personas despertaban una mañana y se daban cuenta de que no podían proseguir con aquella vida tal como estaba organizada. Las personas llegaban a la conclusión de que ya no estaban enamoradas y en consecuencia se marchaban. Y a veces, además, de manera amistosa. Capital

Frases de Separación


14.Estaba más gordo, más pálido, y era más prosaico. Como si viviera exclusivamente de carbohidratos y resentimiento. Capital

Frases de Resentimiento


15.No estaba inquieto por algo que le hubieran hecho, sino por algo que había hecho él. Capital

Frases de Hecho


16.Por desgracia, decirse a uno mismo que estaba sometido a un código estilo samurái no contribuía a reducir la resaca. Capital

Frases de Samurái


17.Nadie podía pasar su vida entera sometido a la clave de las cosas. No había clave de las cosas. Las cosas sólo eran cosas. Nadie podía vivir según ellas ni para ellas. Capital

Frases de Sumisión


18.Como los suyos eran operadores, es decir, comerciantes, y los comerciantes, en teoría, debían ser competitivos, ambiciosos y agresivos -un operador que no fuese estas cosas sería una mierda en su trabajo-, los obligaba a hacer cosas que iban a favor de la corriente. Nada de aumento de la cooperatividad o de la conciencia, nada de retiros para hacer meditación budista. Capital

Frases de Comerciantes


19.(...) Quien tuviera que ponerse traje para trabajar, moría un poco por dentro todos los días. Capital

Frases de Traje


20.(...) Era el espíritu libre de la familia kamal: un soñador, un idealista, un trotamundos, o, como decía (...), un vago y un inútil. Capital

Frases de Idealista


21.La idea del lujo, incluso la palabra "lujo", era importante para ella. Lujo significaba algo caro por definición, pero tan bonito, tan encantador, que no importaba, en realidad era tan encantador que el encarecimiento era parte de su razón de ser, parte de la diferencia entre la gente que no se podía permitir cierta cosa y la minoría selecta que no sólo podía, sino que además entendía que fuera deseable pagar mucho por ella. Arabella sabía que había personas desconsideradamente ricas que se lo podían permitir todo; ella no se consideraba tal, pero sí miembro de una minoría privilegiada que conocía el valor del dinero y se podía permitir lo que deseaba; y conocer el valor del dinero añadía un sabor especial al drama de los precios elevados. Amaba las cosas caras porque sabía lo que significaba el encarecimiento. Su comprensión de los significantes era total. Capital

Frases de Lujo


22.Las amistades podían ser un tema delicado: se necesitaban amistades que pensaran igual. Y que tuvieran dinero para comportarse en consecuencia. Capital

Frases de Dinero


23.En tiempos difíciles, como en la vida en general, lo mejor era aceptar las cosas como venían. Capital

Frases de Grandes problemas


24.(...) También era consciente de la paradoja de que él, que valoraba su libertad y su disposición a buscar la verdad, había conocido las más altas cotas de felicidad cuando había tenido un objetivo concreto, un sentido del deber y la obligación, y una intención definida. Capital

Frases de Obligación


25.(...) Otras simplemente se obsesionaban con la idea de que habían cometido un error fatal. Habían cometido una equivocación irreversible yendo a Inglaterra y nunca recuperarían su vida: vida que nunca más volvería a ser vida, sólo la historia del tremendo error que habían cometido. Capital

Frases de Inglaterra

Volver al índice

Frases de Cómo hablar de dinero (2014)

01.Medir el progreso es la única manera de lograr un éxito duradero. Cómo hablar de dinero

Frases de Medir


02.La psicología mira a la gente desde el interior. La economía los mira desde afuera. Cómo hablar de dinero

Frases de Psicología

Autores relacionados

Ian Mcewan J. M. Coetzee Nadine Gordimer Orhan Pamuk

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Alemania

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Alemania

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Alemania

John Lanchester


Frases de John Lanchester: Escritor, novelista y periodista alemán, autor de "En deuda con el placer" (1996), "El señor Phillips" (2000), "El puerto de los aromas" (2002), "Capital" (2012) y "Cómo hablar de dinero" (2014).

Nombres

RealJohn Henry Lanchester

Biografía John Lanchester

John Lanchester nace en Hamburgo (Alemania), aunque su infancia y adolescencia transcurren en Hong Kong (República Popular China) e Inglaterra.

Entre 1972 y 1980 estudia en la escuela "Gresham's School" de Holt (Norfolk, Inglaterra) y luego en el "Saint John's College" (Oxford, Inglaterra).

Tras obtener el título de periodista, John Lanchester comienza a colaborar con numerosos periódicos y revistas, entre ellas "Granta", "The Observer", "The New York Review of Books", "The Guardian", "the Daily Telegraph" y "The New Yorker".

En 1996 debuta como escritor con "En deuda con el placer", libro que relata la vida de un inglés en Francia y por el cual obtiene el Premio "Costa Book Awards" y el "Hawthornden Prize".

Tiempo después John Lanchester publica entre otros "El señor Phillips" (2000), "El puerto de los aromas" (2002), "Novela familiar" (2007), "Capital" (2012) y "Cómo hablar de dinero" (2014).

En la actualidad vive en Londres y tiene la nacionalidad inglesa, está casado con la historiadora Miranda Carter y tiene dos hijos.

Libros destacados

  • En deuda con el placer (1996)
  • El puerto de los aromas (2002)
  • Capital (2012)
  • El señor Phillips (2000)
  • Cómo hablar de dinero (2014)
  • Novela familiar (2007)

Síguenos en